En Aragua tomó contacto con los paisanos en la ciudad y en municipios limítrofes

El presidente canario aboga por seguir ayudando a los residentes en Venezuela porque “cuando las cosas se tuercen, hay que ser solidarios”

El viaje que el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, realiza por Venezuela para tomar contacto con la amplia colectividad canaria asentada en el país, le llevó el pasado viernes al municipio de Aragua, lugar en el que se congregaron conciudadanos residentes en el lugar, así como en Maracay y en ciudades limítrofes, como Cagua o Turmero.
El presidente canario aboga por seguir ayudando a los residentes en Venezuela porque “cuando las cosas se tuercen, hay que ser solidarios”

En el Centro Hispano Venezolano de Aragua, donde se celebró el acto, Torres se dirigió a los presentes recordando su procedencia –“Nací en Arucas, al norte de Gran Canaria”, dijo–, así como algunas de las actuaciones en forma de ayudas económicas que el Gobierno que preside adoptó en su tiempo de mandato –que se inició en 2019, recordó–, para colaborar con los canarios en Venezuela. Unas ayudas que irán en aumento, aseguró, y que se prevé tengan repercusión en aquellos lugares apartados de la capital, Caracas, pero donde también están afincados canarios que atraviesan por dificultades y a los que hay que prestar respaldo económico, destacó. 

En estos tres años, dijo Torres, “hemos aumentado la ayuda al exterior”, porque “sabemos que las cosas ahí también están mal”, y se seguirá haciendo un esfuerzo para ver en qué aspectos “se puede mejorar”, añadió, respecto a un asunto sobre el que tiene previsto concretar en breve con el ministro Escrivá.

“El compromiso del Gobierno de Canarias es firme” a este respecto, puntualizó, y tanto en este año 2023, como en el 2024 y 2025 “iremos aumentando las cantidades de las ayudas del exterior para aquellos que viven fuera” que, en la primera mitad del siglo XX, tuvieron que dejar su casa, muchos de ellos, con rumbo a Venezuela, donde “encontraron un hogar”.

“Aquí tuvimos, presente y futuro”, recordó Torres, quien se mostró partidario de que “cuando las cosas se tuercen, ser solidarios”, dijo, a propósito de la situación que atraviesa el país bolivariano, en el plano político, social y económico.

Así, Torres anunció que la convocatoria de ayudas para alimentos destinada a los que residen en el exterior se publicará en breve, y que ya se han incrementado las partidas para la adquisición de medicamentos en el país, al pasar de los 600.000 euros a 1,6 millones, de ahí que el número de los que reciben tratamiento gracias a la ayuda del Gobierno de Canarias haya crecido de los 5.000 a los 12.000.

Lo importante a este respecto, añadió el presidente, es “buscar mecanismos para llegar a más personas; salir de la metrópoli para acercarse a las zonas menos centralizadas”.

El mensaje fue recibido con aplausos por los presentes en un escenario decorado con las banderas que representan a los allí congregados: la bandera canaria, la venezolana y la de Aragua, que lucen “los colores del mar, la arena, el cielo, la nieve”, dijo Torres, pero también de “las libertades, de las singularidades de los distintos pueblos” a los que representan, puntualizó.

El presidente canario recordó que algunas de las medidas que se han adoptado en este tiempo se han llevado a cabo “en tiempos difíciles”, debido a la pandemia, y también por la situación internacional, apuntó, en referencia a la guerra que Putin desató en Ucrania. Pero, incluso en un momento complicado, “se han dado pasos para asentar el estado de bienestar”, afirmó, aprobando leyes como la de renta ciudadana, que asegura un “ingreso mínimo” para que “las familias no quedan desvalidas” o la ley contra el cambio climático, entre otras.

El presidente Torres, que mostró el respaldo de todo el Gobierno de Canarias, así como de todos los parlamentarios, a los residentes en Venezuela, reconoció que en el viaje “sabía que me iba a encontrar gente cercana, humilde, sensible, pero ha sido muy superior a lo que pensaba”, corroboró, y añadió, al tiempo que dio cuenta de las innumerables muestras de cariño que recibió por parte de la colectividad: “En cada rincón he sentido el calor, el amor y la pasión de los canarios”, declaró. Por lo que “me iré convencido de que Canarias es una zona, no existen fronteras; las fronteras las levantamos los seres humanos, pero cuando se habla de sentimientos te sientes en un solo pueblo”.

El presidente canario aboga por seguir ayudando a los residentes en Venezuela porque “cuando las cosas se tuercen, hay que ser solidarios”