En las Fiestas en honor de la Virgen de Guadalupe

Los emigrantes gomeros en Caracas honraron a su patrona

Los gomeros residenciados en Caracas rindieron homenaje a la Virgen de Guadalupe, patrona de la Isla Colombina, el domingo 10 de noviembre. Los organizadores de la festividad, la Asociación Civil Benéfico Cultural Isla de La Gomera y la Fundación Garajonay, llegaron desde muy temprano en la mañana al Hogar Canario Venezolano (HCV) de la capital venezolana con la finalidad de que lo planificado durante varias semanas se cumpliera tal como estaba previsto.

Los emigrantes gomeros en Caracas honraron a su patrona
Los ‘Ropa Vieja’ prepararon la garbanzada.

Los gomeros residenciados en Caracas rindieron homenaje a la Virgen de Guadalupe, patrona de la Isla Colombina, el domingo 10 de noviembre. Los organizadores de la festividad, la Asociación Civil Benéfico Cultural Isla de La Gomera y la Fundación Garajonay, llegaron desde muy temprano en la mañana al Hogar Canario Venezolano (HCV) de la capital venezolana con la finalidad de que lo planificado durante varias semanas se cumpliera tal como estaba previsto.
Era el mediodía cuando la imagen, ataviada con un lindo manto color rosa intenso, donado por Marina Vera Marín, salió en procesión del Oratorio de la entidad a hombros de sus devotos al ritmo de los tambores del ‘Grupo Coros y Danzas de La Gomera en Venezuela’.
En el ‘Salón Principal’, lugar en el que se llevó a cabo la ceremonia religiosa, le esperaban los feligreses para ofrecerle su respeto y fidelidad con una misa cantada por la Rondalla Típica del HCV. El sacerdote José Antonio Clemente García (hijo de gomeros de Agulo), párroco del Santo Cristo, entonó un ‘Viva la Morenita de Puntallana’, seguido con fuerza por todos los asistentes. A continuación, procedió con manifiesta vocación al oficio religioso.
El momento de las ofrendas fue una verdadera expresión de hermandad canario-venezolana con la presentación de los productos de las tierras gomera y venezolana.
Antes de la bendición, los asistentes pudieron disfrutar de un auténtico recital canario dedicado a la Virgen de Guadalupe con los poetas José ‘Pepe’ González, Julián Barrera, Guillermo Morales Vera y Enrique Plasencia Herrera, quien, con un poema lleno de sentimiento a su patrona y de reconocimiento a su familia, emocionó al auditorio.
A la ceremonia asistieron el cónsul general de España en Caracas, Paulino González Fernández-Corugedo; el delegado del Gobierno de Canarias en Venezuela, Jacinto Pérez Acosta; los presidentes del HCV, Javier Medina Padrón; de la ACBC Isla de La Gomera, Enrique Plasencia Herrera, y de la Fundación Garajonay, Mario Vera Marín. Igualmente, estaban presentes presidentes y directivos de entidades canarias en Venezuela, así como agrupaciones folclóricas y numerosos devotos de la advocación de la Guadalupe. La jefa de ceremonia fue Cristel Sanglibeli Plasencia.
Al finalizar el acto religioso, el público se dirigió a diferentes recintos de la institución para disfrutar del almuerzo con platos típicos canarios, como la ‘garbanzada’ preparada por el grupo de isleños llamado ‘Ropa Vieja’.
En horas de la tarde se llevó a cabo el acto cultural, con manifestaciones folclóricas del Archipiélago presentadas por varios grupos que mantienen y difunden la música canaria en instituciones españolas residenciadas en diversos lugares de Venezuela.


Virgen de Guadalupe
La Virgen de Guadalupe es una advocación de la Virgen María, patrona de la isla de La Gomera (Canarias, España). La imagen se venera en la Ermita de Nuestra Señora de Guadalupe en la zona de Puntallana en San Sebastián de La Gomera.
Un navío del siglo XVI, en ruta hacia América, pasó cerca de la isla de La Gomera. Sus tripulantes advirtieron en tierra muchas luces brillantes que salían de una cueva. Atraídos por ello descendieron a tierra y encontraron en la cueva una pequeña imagen de la Virgen María con su hijo en brazos. Los marineros trasladaron la prodigiosa imagen al barco.
Pero tras esto, por más que lo intentasen no podían navegar, además una bandada de gaviotas enloquecidas se avalanzó sobre el barco, incluso una de estas aves intentó atrapar la imagen mariana con sus garras y picos. Los marineros entendieron que era voluntad de la Señora morar en su cueva, en donde fue hallada, por lo que los tripulantes de la nave devolvieron la imagen al mismo lugar que la encontraron. Se dirigieron al puerto cercano de San Sebastián de La Gomera, informando a las autoridades de todo lo sucedido. Todos fueron al lugar, llamado Puntallana y allí se le construyó una ermita.
Su ermita está en una marisma a la que se accede en pequeños barcos de vela. No está claro el origen de la advocación de “Guadalupe” para esta imagen, es probable que fuera proclamada con esta advocación guadalupana debido a las buenas relaciones entre el primer conde de La Gomera, Guillén Peraza de Alaya y Bobadilla (quien edificó la ermita), y el monasterio de Guadalupe en Cáceres (Extremadura), donde también se venera una imagen de la Virgen de Guadalupe con tradición propia.
En 1964, la imagen de Guadalupe realizó una peregrinación extraordinaria con motivo de la construcción del Seminario Diocesano Nivariense, en la cual recorrió toda la isla. Peregrinaciones similares ocurrieron en las demás islas de la Diócesis de Tenerife con sus respectivas patronas insulares.

Los emigrantes gomeros en Caracas honraron a su patrona