badii

Libero Badii

Desde el momento mismo en que –hace siglos– el hecho de poner una piedra sobre otra, de cierta manera, comenzó a tener un sentido para los hombres, la escultura había nacido. Esa acción desencadenaba, conscientemente o no, una serie infinita de resonancias. Esas piedras eran riqueza latente, aliento, comunicación.

Hemeroteca