La opinión de
rafael-del-naranco

Un largo meandro de libros

Existen textos literarios que nos llevan sobre un trayecto placentero entre setos o fulgores alargados.  Esto nos está sucediendo al releer las conversaciones que el fotógrafo Brassaï...

Píldoras afrodisíacas

Hubo un tiempo no tan lejano, antes de la llegada del émulo afrodisíaco o de fortaleza interior llamado ‘Viagra’, en que los viajeros de Cuba venían con unas cajas que la imaginación o la...

Piel desmembrada

Una de las últimas noches, con un libro de trovadores griegos en las manos, me quedé adormilado, fajado entre un vaho de bajamares, capiteles, promontorios jónicos, y unas estrofas empujadas por...

Bienhechora siesta

Todos los días –si una causa mayor no lo impide– duermo la siesta. Al mediodía el reloj biológico se para en cierta forma, dejo el mundo bullicioso y atareado y me introduzco dentro de un sopor...

Amados libros

Con el ir de los años y un poco más de sosiego sobre la propia vida, leemos libros como si intentáramos recuperar el tiempo perdido. Si bien no recordamos haber dejado de avizorar un libro...

Buñuelos y toronjas

Madre poseía un pequeño receptor de pilas que la acompañó media vida. Con aquel pedazo de alcalina negra, la soledad se le hizo algo más llevadera y el mundo, que se alejaba de su mirada, se le...

Palabras del expatriado

La vista, en esa hora en que el sol se aletarga sobre el horizonte, era placentera. Una brisa ceñida en salitre movía las ramas del pino carrasco, en esta tierra de pinares y palmitos...

La sempiterna duda

En una monografía de antropología se dice que la mayoría de los creyentes, cualquiera sea su culto, tienen interiorizado un modelo extremadamente antropocéntrico de...

La sempiterna duda

En una monografía de antropología se dice que la mayoría de los creyentes, cualquiera sea su culto, tienen interiorizado un modelo extremadamente antropocéntrico de...

La luz no nace en Europa

Intentamos releer una vez más ‘Los palacios de la memoria’ de la turca Alev Lytle Croutier, una saga familiar desarrollada en la ciudad de Esmirna que marcha paralela con la...

Necesidad de unir palabras

Cada hombre o mujer posee un terreno baldío interior en el que vamos desgranando nuestros abatimientos o afabilidades afectivas.  El armenio William Saroyan trazó...

Palabras encendidas

En nuestro ambular en tierras ahumadas de Galicia recorrimos un pequeño retazo del camino de los peregrinos y nos postramos, cual cristianos viejos y zarandeados, ante el Apóstol de...

Alarga años de vida

Una experimentación de laboratorio hizo posible prolongar la existencia de la mosca de la fruta. Ese insecto, en lugar de respirar 80 días como marca su ciclo vital, lo hizo durante...

Elogio a la siesta

Somos durmientes de profesión, es decir, amantes de la siesta, ya que desde siempre hemos creído que ella es una de las acciones humanas más acordes con el descanso...

Viejos violines

Los seres humanos reverdecen de diversas maneras y solamente los recuerdos nos hermanan. Los nuestros se levantan con frecuencia sobre ciudades recónditas, pueblecitos, calles...

Croniquilla viajera

En este penúltimo viaje, igual a otros ya perdidos entre la memoria apretujada, íbamos de la mano de Stendhal, el autor de ‘La Cartuja de Palma’, cicerón de lujo...

Cuando no había dioses

Los balcones son promontorios en los que, en noches revestidas de insomnio, asomamos el cansancio interior al hálito taciturno de la vereda, lugar en que encalló hace años el...

El nacimiento del diálogo

A razón de afluentes de risas, dudas, un poco de sangre, una lágrima y algo de pasión afectiva, supimos que Grecia es la bruma tras la ventana, un recuerdo...

Arrecifes de hiel

Habiendo dejado atrás su pueblo natal en Nigeria –el país de la sal–, cruzó tras largas semanas el perímetro fronterizo de una ciudad africana enclavada al...

Viento del pueblo

Se llamaba Miguel Hernández Gilabert, se llama para la inmortalidad, Miguel Hernández. Lo habíamos leído a sorbos en una juventud cimbreada, al tener la certidumbre de...