Opinión

La Revista ‘San Martín’ y don José Pacífico Otero

“En agosto de 1935, a poco más de dos años de la creación del Instituto Sanmartiniano, aparecía en el nº 1 de la Revista ‘San Martín’, que según el ‘editorial’ firmado por el Dr.
La Revista ‘San Martín’ y don José Pacífico Otero
“En agosto de 1935, a poco más de dos años de la creación del Instituto Sanmartiniano, aparecía en el nº 1 de la Revista ‘San Martín’, que según el ‘editorial’ firmado por el Dr. José Pacífico Otero, tenía una finalidad eminentemente docente”, leemos en el primer párrafo del ‘Editorial’ de la Nueva Revista ‘San Martín’ que edita el Instituto Nacional Sanmartiniano bajo los auspicios de ‘Cultura Nación’ de la Secretaría de Cultura y la Presidencia de la Nación Argentina. A lo largo de 20 años se llegaron a alcanzar 36 números que fomentaron el conocimiento de diversas perspectivas de la modélica vida y hechos del designado ‘Padre de la Patria’, a la vez que a propagar las múltiples actividades socioculturales de la Academia Sanmartiniana. Fue en septiembre de 1955 cuando vio la luz el postrer número de la Revista, pues muchas razones frenaron la continuidad de su publicación. Desde hace escasos años el Instituto Nacional cuenta con la alegría del primer número de la 2ª Época. Desde luego que su finalidad es idéntica a la que emprendiera el citado fundador del Instituto. “Nuestra aspiración es llegar a todas las Asociaciones Culturales Sanmartinianas que funcionan a lo largo y ancho del territorio nacional y a todos los compatriotas que se interesan en el conocimiento de la personalidad ejemplar del ‘Padre de la Patria”, matiza con firmeza el ‘Editorial’ con que se abre la Nueva Revista Académica.
Diego Ignacio Sarcona nos ilumina con su estudio titulado ‘Los Padres de San Martín’. A continuación, leemos atentamente ‘El plan estratégico continental del general San Martín’, obra de la autoría de Diego Alejandro Soria, General de Brigada VGM y Presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano de Buenos Aires. ‘San Martín y las logias revolucionarias’ es el documentado trabajo de Julio M. Luqui Lagleyze, en el cual se incide en el comentario de las cinco Logias que el general José de San Martín integró o bien fundó durante su carrera militar y política con el único fin de conspirar desde Europa por la Independencia de América, en primer lugar, y después ya en el Nuevo Continente. El general de Brigada Jorge César Estol, director de Extensión Sanmartiniana, nos ilustra acerca de ‘La Descendencia Directa de San Martín (1816-1924)’.
‘Puerto’ es un hermoso soneto del coronel Orlando Mario Punzi: “Y desde el mar y el ventanal abierto, / llega –con un relámpago batiente– / la tormenta final… Yo soy el puerto”. Nos admiramos con la fotografía del frente de la casa que habitara José de San Martín en la ciudad francesa de Boulogne-sur-Mer, en la actualidad, desde hace años, convertida en Museo Sanmartiniano. A nuestra vista tenemos el afamado daguerrotipo de 1848 (en una ampliación) del General Libertador, ya en efigie de “abuelo”. Asimismo, un óleo anónimo ‘Muerte de San Martín’, de fines del siglo XIX, que se encuentra en la ‘celda de San Martín’, convento de Santo Domingo, en la provincia argentina de San Juan. Rememoramos a Louis Joseph Daumas, autor de la estatua fundida en bronce, inaugurada en 1860, que luce, frondosos árboles y luz de mediodía, en la mítica Plaza San Martín de la capital porteña.
En la Plaza Gran Bourg de Buenos Aires –frente a la sede del Instituto Nacional– nos mira, bondadoso, ‘El Abuelo Inmortal’: la escultura en bronce cincelada por Ángel Ibarra García, con sus dos nietas, María Mercedes y Josefa Dominga. Y en los frisos: ‘Cuidando las dalias’, ‘Un paseo con las niñas’ y ‘Limpiando las armas’.

La Revista ‘San Martín’ y don José Pacífico Otero