Opinión

La Nueva Revista del Instituto Nacional Sanmartiniano

“El General San Martín merece, sin ninguna duda, sin más estímulo que la justicia, que la Argentina toda le tribute el testimonio de su admiración y agradecimiento”, leemos en el ‘Editorial’ de la Nueva Revista ‘San Martín’ perteneciente al Instituto Nacional Sanmartiniano de Buenos Aires, cuya presidencia ostenta el General de Brigada VGM Diego Alejandro Soria.
La Nueva Revista del Instituto Nacional Sanmartiniano
“El General San Martín merece, sin ninguna duda, sin más estímulo que la justicia, que la Argentina toda le tribute el testimonio de su admiración y agradecimiento”, leemos en el ‘Editorial’ de la Nueva Revista ‘San Martín’ perteneciente al Instituto Nacional Sanmartiniano de Buenos Aires, cuya presidencia ostenta el General de Brigada VGM Diego Alejandro Soria. Y prosigue: “No debemos olvidar que sacrificó su vida, sus bienes, su ambición y tranquilidad, cuanto generalmente halaga al corazón humano, a la realización del ideal al que dedicó su capacidad y sus esfuerzos: la independencia patria, la libertad de los pueblos sudamericanos, su derecho a la autodeterminación, el respeto a las normas jurídicas que regulan la vida de los países civilizados, esos bienes inestimables de cuyos frutos podemos disfrutar actualmente”.
“Orígenes del Libertador. Los ‘San Martín’ de Castilla la Vieja” es el título del estudio realizado por el miembro de número de la Academia Sanmartiniana Florencia Grosso de Andersen. El Presidente del Instituto Nacional Don Diego Alejandro Soria nos ilustra magníficamente en torno a ‘San Martín, Cadete’, recordándonos cómo el 21 de julio de 1789 sentó plaza como cadete en España en el célebre ‘Regimiento de Murcia’, nombrado ‘El Leal’. A continuación el coronel Juan Lucio Torres escribe sobre ‘Los cuatro pilares de San Martín. Una visión ética’. La conducta sostenida siempre por el honor, la disciplina, el “espíritu de cuerpo” y la templanza. “La amistad entre San Martín y O’Higgins (1814-1842)” es el artículo que desarrolla en abril de 2006 el General de Brigada Jorge César Estol, director de Extensión Universitaria.
Más adelante, nos admiramos ante la presencia del trabajo llevado a término por el miembro correspondiente de la Academia en Estados Unidos Cristián García Godoy, titulado ‘Carta inédita de Doña María de los Remedios de Escalada de San Martín y Matorras. Su carácter, su temperamento’. Con lírica delectación leemos el ‘Romance de los tres granaderos de Chacabuco’, cuya pluma responde al poético acento del coronel Orlando Mario Punzi.
En cuanto a las ‘Actividades del Instituto Nacional Sanmartiniano en 2005’ conviene decir que, durante los años 2003 y 2004, la Casa de Grand Bourg –sede del Instituto Nacional Sanmartiniano de Buenos Aires– fue sometida a destacadas obras de mantenimiento que estuvieron a cargo de la Secretaría de Obras Públicas de la Presidencia de la Nación; en noviembre de 2004 de nuevo pudo utilizarse la elegante Casa de Grand Bourg, a fin de realizarse las visitas de delegaciones estudiantiles y un buen número de conferencias que fueron dictadas en otras instituciones. Mediante la fotografía y el sugerente texto evocamos “El Monumento ‘Retorno a la Patria’ en el Manzano Histórico de Tunuyán”. En la provincia de Mendoza hallamos la memoria del regreso del General San Martín a su país tras su gesta libertadora. Emplazado en el paraje donde se encontró con su antiguo subordinado, el capitán Manuel de Olazábal, que había ido a recibirlo cuando retornaba de Chile por el paso de Piuquenes. El 29 de enero de 1823 –al pie del renombrado ‘Manzano Histórico’– tuvo lugar el “encuentro”, una vez pasado el Portillo Argentino. El monumento fue inaugurado en 1950, esculpido por el artista Luis Perlotti. Ahora contemplamos el afamado óleo ‘San Martín, Gobernador de Cuyo’, de Antonio González Moreno. El que nos recuerda el ascenso aquel 10 de enero de 1815, con la banda de General en Jefe del Ejército de los Andes.

La Nueva Revista del Instituto Nacional Sanmartiniano