Opinión

Fachada del ‘Obradoiro’, refulgente luz compostelana

“La fachada del ‘Obradoiro’ vino a sustituir, en el siglo XVIII, a la anterior, románica, de la que se perdieron las partes que ahora no se ven en el conjunto del ‘Portico de la Gloria’.
Fachada del ‘Obradoiro’, refulgente luz compostelana
“La fachada del ‘Obradoiro’ vino a sustituir, en el siglo XVIII, a la anterior, románica, de la que se perdieron las partes que ahora no se ven en el conjunto del ‘Portico de la Gloria’. Era éste el que cerraba la Catedral por el Oeste; pero, entre la compasión por el daño que en su policromía hacía el tiempo y el gusto por la exuberancia barroca, surgió la gran obra del maestro Fernando de Casas y Nóvoa, con quien colaboraron otros muchos artistas”, señala el erudito Jesús Precedo Lafuente en su libro Guía de la Catedral de Santiago de Compostela, Ediciones Aldeasa, Madrid, 2002. Artistas que fueron, por ejemplo, Gregorio Fernández, oriundo de Sarria aunque de la escuela de Valladolid. O bien Antonio Vaamonde, Lens y Gambino. Nogueira, Pose, López, Ramos y Montero, en cuento a escultores y tallistas se refiere. También el pintor García Bouzas. Conviene recordar que, encima del cuerpo inferior de las torres románicas, se alzaron las barrocas, cuyos nombres son “de la Carraca” la del Norte, y “de las Campanas” la del Sur, en la cual intervino el maestro Peña de Toro.
Si consideramos la iconografía, es preciso resaltar la imagen de Santiago, acompañado de las de sus dos discípulos Atanasio y Teodoro. Y a su lado, las de Santiago el Menor y Santa Bárbara, San Juan Evangelista y Santa Susana. Para salvar el desnivel entre la Plaza y la Basílica, dos escaleras del siglo XVII. Debajo de estas escaleras existe una iglesia que, no de modo exacto, denominan “Catedral Vieja”, constituida con el fin de evitar un relleno más costoso, cuando había que traer los materiales desde mucha distancia. La Plaza del “Obradoiro” se halla cerrada por tres edificios. El que está a la espalda de la Catedral, el “Palacio de Rajoy”, que debe su nombre al arzobispo que lo hizo edificar para Consistorio a la vez que residencia de confesores de la santa Catedral. Ahí mismo se encuentran tanto el Ayuntamiento como la Presidencia de la “Xunta de Galicia”, el Gobierno de la Comunidad Autónoma gallega. A la derecha, el “Colegio de San Jerónimo de Artistas” del siglo XVII –desde hace ya años sede del Rectorado de la Universidad de Santiago–, mas con portada del siglo XV, cuya procedencia es del anterior edificio. Y a la izquierda, el “Hospital real”, que fundaran los Reyes Católicos para los peregrinos y, desde muchas décadas, afamado y lujoso Hotel.
La única fachada de la Catedral que mantiene su estructura de estilo Románico es la llamada de “Platerías”, aun cuando nos presente tanto modificaciones como añadidos de figuras procedentes de otros lugares de la misma Catedral. No cabe duda, desde luego, que esto no facilita una, digamos, “interpretación racional del proyecto, si bien parece que su mensaje es el de ‘Cristo, Luz del Mundo’, lección a la que se agregaron, acaso originariamente, algunas representaciones con trasfondo mitológico, posiblemente reinterpretado cristianamente”, a juicio del sabio profesor Precedo Lafuente.
Ante nuestra mirada, la “Plaza de Platerías”, la escalinata y la lírica “Fuente de los Caballos” y, arriba de la columna, el triunfo de la Fe Eucarística. Al costado de las escaleras, sobre la piedra, la “vieira” o “venera” jacobea. La de “Cristo Rey” es la primordial figura, a la que dan escolta figuras de santos.

Fachada del ‘Obradoiro’, refulgente luz compostelana