Opinión

El ‘Almanaque’ de Vigo y Salvador Fernández de la Cigoña Fraga

Salvador Fernández de la Cigoña Fraga es el autor de Vigo. Días en blanco y negro. Almanaque urbano y fotográfico (1870-1935), excelente obra editada por la Diputación de Pontevedra, Editorial, 2011, conmemoración del 175º aniversario de su creación como Corporación Provincial.
El ‘Almanaque’ de Vigo y Salvador Fernández de la Cigoña Fraga
Salvador Fernández de la Cigoña Fraga es el autor de Vigo. Días en blanco y negro. Almanaque urbano y fotográfico (1870-1935), excelente obra editada por la Diputación de Pontevedra, Editorial, 2011, conmemoración del 175º aniversario de su creación como Corporación Provincial. Con el diseño de la cubierta a cargo de Margarita Crespo, el diseño y realización corresponde a ‘Táktika Comunicación’ de Vigo. Las valiosísimas imágenes del libro son de la Colección del propio autor, Archivo de la familia Yáñez y Memoria del Puerto de Vigo de 1927. “A mi segundo y recién nacido hijo Gonzalo. Tan querido y vigués como el primero”, he ahí el dedicatario a quien el autor quiere significar al frente de su tan voluminosa como espléndida publicación histórica.
“Fiel, leal y valerosa; y siempre benéfica ciudad de Vigo. La lectura atenta y la contemplación de los cientos de imágenes antiguas recogidas en esta publicación se erigen como un retrato objetivo del pasado de esta próspera puerta del Atlántico”, escribe el Presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra Rafael Louzán Abal en la antesala del libro, agregando: “La obra que tenéis entre las manos es, pues, un hermoso recorrido visual, documental e histórico por la memoria de la ciudad de Vigo entre los siglos XIX y XX. En ella cientos de instantáneas dan fe de las décadas en que ‘Vicus’ pasó de ser una pequeña villa marinera nacida en O Berbés a ser una potente ciudad, llena de contrastes”.
“Se asoma usted a mi última obra, Vigo, días en blanco y negro, y es mi obligación , como la de cualquier autor, justificar su composición, orientar al lector y, cómo no, excitar la atención y preparar su ánimo para abordar sus más de trescientas páginas”, señala Salvador Fernández de la Cigoña en su ‘Introducción’. Y en seguida añade: “Nace este libro con dos objetivos fundamentales, el primero ordenar cronológicamente la historia de Vigo en el último tercio del siglo XIX y el primero del XX, lo que podría denominarse un almanaque de almanaques. El segundo, no menos importante, es dar a conocer una parte de nuestro patrimonio fotográfico, para lo cual he aportado innumerables vistas de postales y fotografías antiguas, la inmensa mayoría de mi archivo personal y otras gentilmente cedidas por la familia Yáñez; gracias a todas ellas el lector se verá inmerso en un fantástico viaje a través del tiempo”.
 “Hechos inesperados”, nos recuerda su autor, “unos, buenos; o malos, otros”. La realidad en sus puros huesos. Aquella sociedad fragmentada y dividida por la guerra civil española de 1936. Aquella “suerte” de un número premiado en la lotería de Navidad de 1935, cuyos “décimos” reparte un carpintero de los tranvías y no pocos afortunados. Y así tantos y tantos que a lo largo y ancho de estas páginas como un inefable tesoro vamos descubriendo. Pasados los años de la postguerra, la historia de Vigo así como la de la “tarjeta postal” nos presentan una metamorfosis. Debido a la “industrialización” la ciudad del Olivo se acrecienta por la Gran Vía y Coia, Travesas y Venezuela, entre otra calles y avenidas. La “edad de oro” de las cartulinas impresas ya era agua pasada. Aquel hermoso viaje –cuyos albores databan de 40 años atrás– estaba a punto de clausurarse. Así lo testimonia en 1903 Doña Emilia Pardo Bazán en su artículo La vida contemporánea, publicado en la célebre revista La Ilustración Artística del 14 de septiembre de ese año. El volumen se completa con la rigurosa bibliografía, el “ultílogo” con una cita literaria de El Bosque Animado de Wenceslao Fernández Flórez y con los precisos agradecimientos.

El ‘Almanaque’ de Vigo y Salvador Fernández de la Cigoña Fraga