EL AUTOR DE UNO DE LOS LIBROS MÁS LEÍDOS DE LA LITERATURA GALLEGA, ‘MEMORIAS DUN NENO LABREGO’

Fallece a los 87 años Xosé Neiras Vilas, el escritor que dio voz a los emigrantes

| 27 de noviembre de 2015, 16:14
SANTIAGO

13,00 h.-    O titular do Goberno galego, Alberto Núñez Feijóo, acompañado dos membros do Executivo autonómico, presidirá o acto de imposición das Medallas de Galicia 2015. No Museo da Cidade da Cultura. Intervención aberta aos medios. Tras a cerimonia, haberá unha fotografía de grupo. 

foto xoán crespo
24/07/15
Neira Vilas recibe el aplauso de Núñez Feijóo, tras recibir la Medalla de Galicia en julio de este año.

Neira Vilas emigró a Buenos Aires en 1949, donde trabajaba durante el día y estudiaba durante la noche. Cursó estudios de Comercio y Música y se licenció en Periodismo.
El autor descubrió Galicia en Buenos Aires, donde se adentró en la historia y la identidad cultural de su país de origen, lo que le llevó a publicar sus primeros trabajos en prensa gallega de la emigración y rodeado de personalidades como Luís Seoane, Rafael Dieste, Ramón Suárez Picallo, Lorenzo Varela, Eduardo Blanco Amor o Ramón de Valenzuela.
En Buenos Aires también asistió a cursos de lengua, literatura, historia, arte, geografía y economía de Galicia, y extendió su colaboración periodística a publicaciones de Uruguay y México, lo que le permitió adquirir una cultura universal al tiempo que profundizar en sus raíces gallegas.
Fundó, junto a otros jóvenes emigrantes, las Mocedades Galeguistas, de la que fue secretario, y el periódico ‘Adiante’. También representó a la juventud gallega ante la galeuzca Xuvenil refundada en Buenos Aires. Además fue designado por el Consello de Galicia para la Secretaría da Comisión Organizadora del histórico Primer Congreso da Emigración Galega, en 1956.
En 1957, se casó con Anisia Miranda, hija de gallegos, con quien fundó la editorial ‘Follas Novas’ para la edición de libros gallegos en América. Cuatro años más tarde se fue a Cuba, donde ocupó diversos cargos administrativos y colaboró en diversos periódicos y revistas.
En 1992 regresó a su Gres natal, donde presidió la Fundación con su nombre y que cumple un servicio cultural a la comarca de Val do Ulla, con biblioteca pública, salas de lectura, museo etnográfico y sala de exposiciones y conciertos.
Neira Vilas era miembro numerario de la Real Academia Galega, doctor ‘honoris causa’ por las universidades de A Coruña y de La Habana e ‘Hijo Predilecto’ del Ayuntamiento de Vila de Cruces. 
Hasta el edificio de la Fundación Xosé Neira Vilas se trasladaron distintas autoridades tras conocerse el fallecimiento del escritor, como el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, o el propio conselleiro de Cultura e Educación, Román Rodríguez, además de personalidades del panorama cultural gallego.
El Panteón dos Galegos Ilustres acogió la capilla ardiente en recuerdo al escritor, que fue enterrado en la tarde del pasado sábado en la parroquia de Gres.


Pésame de la Xunta
Tras conocerse la noticia han sido numerosos los organismos que han mostrado su pésame por el fallecimiento del insigne escritor gallego. La presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, destacó el sitio “preferente” que Neira Vilas ocupa en la historia de las letras gallegas “como autor de la obra más leída, editada y traducida de la literatura gallega, ‘Memorias dun neno labrego”.
“Toda la obra literaria de Neira Vilas tiene un valor excepcional, pero ‘Memorias dun neno labrego’ constituye una crónica de valor extraordinario sobre la realidad de la Galicia rural en un tiempo pretérito”, aseguró Rojo, a la vez que destacó la contribución del escritor fallecido a la normalización de la lengua gallega y la puesta en valor de la cultura de Galicia.
Por su parte, el Patronato de la Fundación Curros Enríquez transmitió su profundo pesar por el fallecimiento de Neira Vilas, “una figura muy ligada a Celanova y principalmente a esta Fundación”.
“Desde los últimos años Xosé Neira Vilas estuvo en constante colaboración con la Fundación Curros Enríquez. Presto a apoyar la actividad de esta entidad en cuanto tenía oportunidad, además de recordar  su generosidad y disposición, en 1989 la Fundación Curros Enríquez tuvo la oportunidad de reconocer su trayectoria literaria concediéndole el premio ‘Celanova, Casa dos Poetas’, pasando a ser desde entonces patrón de honor. Fueron numerosas las ocasiones en las que contamos con su presencia en la entrega anual de este galardón, siendo cuestión de salud el motivo por el que no se desplazara a Celanova en este mismo año”, recuerda el Patronato.
“Queremos destacar –prosigue la nota de la Fundación– la cercanía con la que trataba a todo aquel que se acercaba y el cariño que siempre demostró por estas tierras de Celanova, principalmente a través de su mujer, Anisia Miranda, oriunda de las tierras de Ansemil y de Portela, entre Celanova e Verea”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca