LA MAYORÍA CONSIDERA QUE LA COMUNIDAD LE ABRE NUEVAS OPORTUNIDADES DE TRABAJO

Los beneficiarios de las BEME se muestran dispuestos a acoger la invitación de Feijóo de quedarse en Galicia

| 23 de junio de 2021, 19:34

Las becas BEME, para alumnos del exterior, traen desde hace cuatro cursos a Galicia a jóvenes con expedientes brillantes dispuestos a ampliar con másters y cursos de postgrado su formación académica en alguna de las tres universidades gallegas. El martes de esta semana recibieron el diploma acreditativo los 150 beneficiarios de la cuarta edición, a los que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, invitó a quedarse en Galicia para contribuir a su progreso. Una mayoría así lo contempla, según ellos mismos atestiguan en entrevistas concedidas a ‘Crónicas de la Emigración’.

 

 

Olga Fernández Portas

Estudiar Enfermería en España conlleva casi de manera indefectible tener que salir al extranjero a buscar trabajo. El caso de Olga Fernández Portás no es una excepción. Esta gallega con Grado en Enfermería se trasladó un tiempo a Reino Unido para desarrollarse profesionalmente, porque en España “no había trabajo”, y fue en el quirófano en un hospital de la capital londinense donde encontró su oportunidad. 

Reino Unido ofrece “más oportunidades para formarte en las áreas que te gustan y más estabilidad a nivel profesional”, asegura. Pero el recuerdo de la familia y los amigos despiertan en más de uno lo que en Galicia se conoce como ‘morriña’ –un sentimiento que llama constantemente a los que se van fuera a volver a la tierra para probar suerte de nuevo– y del que parece difícil sustraerse.

Olga no fue una excepción y para resarcirse de ello trató de retornar aprovechando las becas que, desde hace cuatro cursos, concede la Secretaría Xeral de Emigración para los gallegos residentes en el exterior. Se apuntó en el máster de Atención Sanitaria, Gestión y Cuidados, que se imparte en la Universidad de Santiago, y tuvo ocasión de realizar prácticas en una UCI de pediatría, un campo distinto al que estaba acostumbrada en el país británico. 

Una vez finalizado el curso, se dispone a buscar empleo en Galicia convencida de que los estudios realizados recientemente le abrirán algunas puertas, porque es un máster que “tiene bastantes salidas”, comenta. 

Partiendo de su experiencia, valora la concesión de becas por parte de la Xunta como “muy buena”, porque la ayuda económica que prestan –entre 7.000 y 11.000 euros, dependiendo del máster y de la procedencia del beneficiario– sirve de “colchón” para que aquellos que quieren volver lo hagan sin la sensación de “saltar al vacío”.

 

 

Claudia Cedeño González

El caso de Claudia Cedeño González es bien distinto. Ella llegó de Cuba para cursar en Galicia un máster en Servicios Culturales después de estudiar en el país caribeño un Grado en Arte Danzario. Bailadora profesional y profesora, nunca se le había pasado por la cabeza abandonar el país caribeño para establecerse en el lugar de procedencia de su bisabuela, natural de Lugo. Pero el estallido de la pandemia y el cese de buena parte de las actividades que llevó parejo le hizo aflorar la idea y le dio la oportunidad de conocer esa parte del planeta del que proceden una parte de sus ancestros. 

Una vez en Galicia, afrontó el máster como “una oportunidad para abrirse camino y desarrollar un futuro profesional más solido y con más posibilidades de trabajo”, porque “a los profesionales en Cuba no les va muy bien”, dice.

Después de un tiempo en la comunidad autónoma y con el diploma acreditativo de haber realizado un máster ya bajo el brazo, cataloga como “un trabajo digno de aplauso” el que lleva a cabo la Xunta con estas becas, que sirven, dice, para “enriquecer muchísimo a Galicia”, aprovechando el talento de los descendientes de gallegos repartidos “alrededor del mundo”.

En su caso, la experiencia le está resultando “muy positiva”, porque le “encanta Galicia” y la “energía del lugar” y le parece “importante seguir expandiéndose en el mundo de las artes y la cultura”. 

Consciente de que “los bailarines tienen una carrera muy corta”, se propone aprovechar la inercia que se crea en Europa con la ‘Agenda 20-30’, que concede a la “cultura un lugar muy importante”, porque “cada vez nos damos más cuenta de que sin cultura no somos nada”, y “es muy importante valorarla, conocerla y estudiarla”.

Su idea, confirma, es quedarse en Galicia y conseguir trabajo y poder hacer su aportación al desarrollo de la comunidad autónoma, al tiempo que se propone “seguir creciendo profesionalmente”.

 

 

Joao Gabriel Gutiérrez Faria

Otro que también aspira a quedarse en la comunidad autónoma es Joao Gabriel Gutiérrez Faria, quien llegó a Galicia el pasado año procedente de Brasil. Estudió ingeniería en Río de Janeiro, y en el campus de Lugo –perteneciente a la Universidad de A Coruña– completó su formación con un máster en Dirección de Proyectos.

Le “encanta Galicia”, “la gente, la comida, las tradiciones”, confiesa. En Galicia, todo le suena a su “abuelita”, que era de A Coruña, y se muestra “encantado” de volver a su tierra. Está convencido al cien por cien que quiere quedarse y encontrar trabajo, una vez finalice las prácticas.

 

 

Alejandro Javier López Rodríguez

Alejandro López llegó a Galicia para “reencontrarse con parte de su familia, que está en Lugo”, al tiempo que ampliaba conocimientos con un máster en Dirección de Pymes. Califica la experiencia como “muy emotiva”. 

Su padre nació en la comunidad autónoma, pero emigró a Argentina con sus abuelos siendo muy pequeño. 

En su caso, nunca había salido al extranjero, pero la beca le dio la oportunidad, y solo piensa en quedarse, con su novia, que se ha desplazado también desde Argentina para acompañarlo en esta aventura. Después de un tiempo disfrutando de trabajo temporal, también ella se afana en buscar un nuevo empleo. 

En el último tramo del máster, Alejandro encontró una oportunidad en una empresa de Porriño y eso le reafirma todavía más en la idea de establecerse en Galicia. 

Respecto a las becas, las considera una idea “excelente”, que aportará “muchos beneficios para Galicia”, por lo que lo considera una iniciativa política “con mucho futuro”.

 

 

Juliana Leiro Ribeiro Pomponet

Juliana Leiro estudió Comunicación en el campus de Pontevedra de la Universidad de Vigo. Hija de gallego, de Moscoso (Pontevedra), su lugar de procedencia es Salvador de Bahía (Brasil). A Galicia asomó con la idea de ampliar conocimientos y encontrar un empleo que le permita quedarse con su novio, con el que ya reside en la comunidad autónoma. Ese es ahora su objetivo, una vez finalizado el periodo de prácticas.

 

 

Felipe Paredes Granata

Tras estudiar un grado en Río de Janeiro en Administración de Empresas y Relaciones Internacionales, Felipe Paredes se aventuró a ampliar conocimientos en su área de especialización y a fijar los que ya había estudiado en la carrera. Fue por ello que este curso se apuntó al máster de Dirección de Empresas que se imparte en la Universidad de Santiago de Compostela y hasta la capital gallega se trasladó dispuesto a superar los obstáculos que este año de pandemia le pudiera deparar. Desde el punto de vista académico, la experiencia fue “muy buena”, dice, y en el plano personal, alude a los problemas derivados de la falta de comunicación que impusieron las medidas restrictivas para frenar los contagios. Pero él lo considera “un desafío psicológico” que mereció la pena afrontar con tal de añadir un master de España a su currículum.

 

Todos ellos forman parte de los 150 alumnos que el martes de esta semana recogieron el diploma acreditativo de haber cursado un máster en una universidad de Galicia.

El acto, que tuvo lugar en el Museo Gaiás de la Cidade da Cultura (Santiago de Compostela), estuvo presidido por el máximo dirigente gallego, Alberto Núñez Feijóo. Este invitó a todos los presentes a quedarse en Galicia para desarrollarse profesionalmente, puesto que la comunidad autónoma necesita de talentos brillantes como los que acreditan los beneficiarios de las becas BEME, para que contribuyan al desarrollo de la región, tanto desde el punto de vista económico como demográfico, para que ayuden a paliar el descenso de población que viene registrando la región de forma preocupante en los últimos años, debido a la baja natalidad.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca