El presidente de los empresarios gallegos en São Paulo defiende un ‘lobby’ gallego

Felipe Pousada cree que las asociaciones de empresarios en el exterior “tienen que transformarse en puntos de presencia estratégica de Galicia”

El presidente de la Asociación de Empresarios de Gallegos en São Paulo, Felipe Pousada, defiende la necesidad de un cambio en el ámbito de las asociaciones gallegas del exterior que “tienen que avanzar y modernizarse”. “Las asociaciones –explica– no se pueden quedar en ser una reunión de empresarios, tienen que transformarse en puntos de presencia estratégica de Galicia en el exterior”.

Felipe Pousada cree que las asociaciones de empresarios en el exterior “tienen que transformarse en puntos de presencia estratégica de Galicia”
Felipe Pousada 1
Felipe Pousada, presidente de la Asociación de Empresarios de Gallegos en São Paulo.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Gallegos en São Paulo, Felipe Pousada, defiende la necesidad de un cambio en el ámbito de las asociaciones gallegas del exterior que “tienen que avanzar y modernizarse”. “Las asociaciones –explica– no se pueden quedar en ser una reunión de empresarios, tienen que transformarse en puntos de presencia estratégica de Galicia en el exterior”.

Pousada asegura que hay que salir del perfil clásico de las asociaciones para que se conviertan en entidades prestadoras de servicios como acogimiento, asesoramiento o consultoría. “Cambia el perfil de las asociaciones que pasan a ser centros de negocios y esto es lo que estamos intentando hacer en São Paulo desde que conseguimos recuperar la Asociación”.

El presidente de los empresarios gallegos, que reconoce que no todas las asociaciones comparten su visión de la necesidad de este cambio, se lamenta de que “no haya una política de gobierno para la emigración empresarial”.

Según explica, desde los tiempos en los que gobernaba Fraga se adoptó la doctrina de apoyo a los gallegos del exterior. “Donde esté un gallego fuera, allí está la Xunta junto a él” y esto, asegura Pousada, se ha mantenido desde entonces y “ha generado una política de atención social muy bien hecha y bien construida en estos años”.

Pero esta política de apoyo social no ha ido a la par con una política de apoyo a la emigración empresarial, se lamenta el presidente de los empresarios gallegos en São Paulo, quien explica que esto se debe a una cuestión de competencias. “La Secretaría Xeral de Emigración, por más que hace un gran trabajo de atención a todas las colectividades gallegas del exterior, en su abanico de competencias, la emigración empresarial no está contemplada”, asegura Pousada, quien explica que esta parcela de la emigración la debería atender el Igape, pero “no tiene, no ha tenido y no quiere tener una política de atención a la emigración empresarial porque tienen una visión de que la emigración no puede aportar nada”.

Pousada incluso va más allá y afirma que, debido a la “inoperancia, inercia y total abandono de la emigración empresarial, hay gente que aboga para que estas competencias se trasladen a Emigración porque ellos entienden lo que significa la emigración, mientras que en el Igape tienen una postura muy elitista y les parece que la emigración es un lastre y no una opción de negocio”, asegura.

‘Lobby’ gallego

Felipe Pousada defiende la creación de un ‘lobby’ de empresarios gallegos, ya que Galicia tiene un nivel de penetración muy alto en todo el mundo. “Yo comparo la diáspora gallega con una diáspora tan fuerte y potente como la diáspora judía y armenia”, explica Pousada, quien se lamenta de que no se haya puesto en práctica la idea de construir el ‘lobby’ gallego que el director del Igape, Fernando Guldrís, anunció durante la celebración del Encuentro de Empresarios Gallegos que tuvo lugar el pasado mes de julio en A Toxa.

El presidente de los empresarios gallegos en São Paulo defiende que Galicia navega entre el mundo hispánico y la lusofonía, lo que le permite tener una gran presencia en Brasil y, a la vez, ser la puerta de entrada de Brasil hacia Europa. “Galicia tenía que ser la puerta de entrada a Europa desde Brasil, porque tiene esa parte de lusofonía, pero además es una comunidad que pertenece a un país con una economía mucho más potente y sólida que Portugal”.

Además, Pousada se lamenta de que Galicia no sea conocida en Brasil “más allá del Camino de Santiago” y esto es algo que el trabajo conjunto entre el Igape y las asociaciones de empresarios puede cambiar.

Pousada asegura que la emigración empresarial es una de las “menos atendidas”. “Yo no pido dinero, estoy hablando de acciones de trabajo y un plan para hacer Galicia en el exterior” de manera que sea conocida y que se pueda crear ese ´lobby’.

Felipe Pousada cree que las asociaciones de empresarios en el exterior “tienen que transformarse en puntos de presencia estratégica de Galicia”