PRETENDE ACTIVAR LA CLÁUSULA DE SALVAGUARDA SOBRE LIBRE CIRCULACIÓN DE PERSONAS PREVISTA EN EL ACUERDO UE-SUIZA

Suiza planea frenar la llegada de emigrantes desde España, Italia y Portugal

| 6 de febrero de 2013, 14:23

Suiza pretende frenar la llegada de emigrantes procedentes de España, Italia y Portugal antes de que termine el mes de abril, ante la cantidad de extranjeros que llegan en busca de trabajo. El flujo de emigrantes españoles hacia ese país se ha reactivado tras la crisis en España y en los últimos cuatro años el censo de residentes españoles en el país helvético se ha incrementado en 9.000 personas.

El Consejo Federal Suizo va a intentar buscar, antes de abril, la manera de limitar el número de trabajadores inmigrantes europeos que llegan a la Confederación Helvética, según publicó el periódico francés ‘Les Echos’. Según el rotativo, Suiza pretende activar la cláusula de salvaguarda sobre libre circulación de personas prevista en el acuerdo firmado entre la UE y Suiza.

El Gobierno de Berna, apunta ‘Les Echos’, había utilizado esta salvaguarda el pasado año, aplicada entonces para limitar la entrada al país de inmigrantes procedentes de los ocho nuevos países comunitarios (Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia y República Checa). La cláusula puede ser activada unilateralmente cuando el aumento del número de autorizaciones de residencia emitidas supera en un 10% a la media de las emitidas en los tres últimos años. Con el ritmo actual de llegada de inmigrantes de forma masiva procedentes de España, Italia y Portugal, apunta el diario galo, ese 10% se superará el 31 de mayo.

El consejero federal Didier Burkhalter aseguraba el pasado sábado a una cadena de televisión que “la cuestión de imponer la cláusula a todos los miembros de la UE está sobre la mesa”, según avanzó el diario francés.

Esta cláusula no podría durar más que un año y el Gobierno suizo podría verse forzado a levantarla para dejar entrar a trabajadores de sectores estratégicos para el país, como la agricultura o el turismo, que dependen de la mano de obra extranjera. Además, Berna no tiene interés en estos momentos en causar algún tipo de malestar o desacuerdo a Bruselas, que en su momento mostró su disconformidad con la entrada en vigor de la cláusula en abril pasado por su “carácter discriminatorio”.

El Consejo Federal, antes de aplicar la excepción que impediría la entrada a nuevos inmigrantes del sur de Europa, debe tener también en cuenta consideraciones de política interior ya que, por ejemplo, el partido populista de derecha (UDC) ha lanzado recientemente una campaña “contra la inmigración en masa” y la asociación Ecología y Población está recogiendo las firmas necesarias para someter a referéndum una ley que frene la “sobrepoblación”.

De momento, los emigrantes obtienen el llamado permiso ‘B’ cuando tienen un contrato de trabajo indefinido, por cinco años, en principio. Si van sin trabajo pueden tener el llamado permiso ‘L’, por periodos de tres, seis o nueve meses. Si no se renueva deben regresar al país de origen.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca