SEGÚN EL ESTUDIO ‘EVOLUCIÓN DEL RACISMO Y LA XENOFOBIA EN ESPAÑA. INFORME 2010’

La sociedad española se adapta a la diversidad en la población inmigrante

La sociedad española se adapta a la diversidad y valora los beneficios que ésta le aporta. Esta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Evolución del racismo y la xenofobia en España. Informe 2010’, impulsado por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración y difundido el pasado día 15.
La sociedad española se adapta a la diversidad en la población inmigrante
La sociedad española se adapta a la diversidad y valora los beneficios que ésta le aporta. Esta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Evolución del racismo y la xenofobia en España. Informe 2010’, impulsado por la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración y difundido el pasado día 15.
El análisis, elaborado en el marco del Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (Oberaxe), constata cómo el imaginario colectivo tiene mayores menciones positivas sobre la inmigración que negativas o neutras, e, incluso, se registra una evolución al alza.
Lo que más valora la ciudadanía es la riqueza cultural que aportan los extranjeros.
Así, la tolerancia hacia la inmigración prosigue la tendencia ascendente que inició en 2005. En todas las cuestiones (en función de la religión, raza, cultura o país de origen de los extranjeros) los resultados positivos son superiores a los obtenidos en 2008.
Sobre la percepción del fenómeno migratorio, el estudio constata que existe una imagen distorsionada de la cifra de ciudadanos extranjeros que vive en España. El informe señala que la población piensa que hay un 21,3% de inmigrantes, casi el doble del 12% real (porcentaje que incluye tanto a ciudadanos comunitarios como a extracomunitarios).
La posición socioeconómica de los encuestados tiene un impacto determinante en la percepción de los españoles sobre el fenómeno migratorio, apunta el análisis, elaborado por M. Ángeles Cea D’Ancona y Miguel S. Valles Martínez.


Convivencia
Convivir o tener una relación cotidiana con personas extranjeras también es un elemento importante a la hora de definir la percepción que los ciudadanos tienen de los inmigrantes. Según el estudio, la convivencia es cada vez más aceptada: la relación laboral o de estudio la aceptan el 81% de la población española. Mientras, las relaciones de amistad entre autóctonos y extranjeros siguen creciendo según destaca el informe.
A pesar de que la población valora las aportaciones de los inmigrantes, a los extranjeros se les sigue viendo como un colectivo sobreprotegido, que percibe más de lo que aporta y acapara ayudas escolares sanitarias. Imágenes “estereotípicas que tienen mayor incidencia en los grupos de población más vulnerables”, se señala.
El Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (Oberaxe) realiza cada año un informe sobre las actitudes de los españoles hacia la inmigración. La evolución de 2010 es la tercera edición del estudio, elaborada a partir de una encuesta a ciudadanos de 275 municipios.
El informe se puede consultar en la web www.obersaxe.es.

La sociedad española se adapta a la diversidad en la población inmigrante