El presidente se pronunció en Twitter sobre el acuerdo al que llegaron los partidos

Sánchez considera que la derogación del voto rogado elimina “las trabas burocráticas” para los emigrados

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se pronunció el jueves de esta semana sobre la derogación en el Congreso del voto rogado, un requisito que calificó como una “injusticia democrática”, y afirmó que ahora los españoles residentes en el extranjero podrán ejercer su derecho al voto “sin trabas burocráticas”.

Sánchez considera que la derogación del voto rogado elimina “las trabas burocráticas” para los emigrados

Los diputados de los distintos grupos parlamentarios aprobaron ese día casi por unanimidad (339 votos a favor, frente a uno en contra y dos abstenciones) una nueva reforma del artículo 75 de la Loreg, que obligaba a los españoles en el exterior a solicitar el sufragio para poder votar en los comicios a los que tienen derecho: autonómicos, generales y europeos.

“Hoy damos un importantísimo paso para derogar el voto rogado y acabar con una injusticia democrática. La voz de tantos españoles y españolas en el exterior será, por fin, escuchada sin trabas burocráticas. El derecho a voto no se ruega, se ejerce”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

El artículo 75 de la Loreg ya se modificó en el año 2011 para extremar las medidas contra el fraude de los votos que llegaban del CERA (Censo Electoral de residentes Ausentes) , del que se había alertado tras varios procesos electorales. Entonces se implantó el voto rogado, que obligaba a los españoles residentes en el exterior a solicitar el sufragio para poder participar en los comicios que se celebran en España y a cumplir con una serie de requisitos de identificación que alejaran cualquier sospecha acerca de la fiabilidad del voto exterior.

El procedimiento de solicitud de voto resultó de difícil ejecución, lo que provocó un descenso más que considerable en la participación de los residentes en el exterior, al pasar del más del 30 por ciento registrado antes de  entrar en vigor la reforma de 2011 a poco más del cuatro por ciento en algunos casos.

La reforma de la Loreg aprobada en 2011 también redujo los derechos de los votantes del CERA para participación en los comicios que se celebran en España, al prohibirles votar en las elecciones las municipales, medida que todavía sigue vigente.

Sánchez considera que la derogación del voto rogado elimina “las trabas burocráticas” para los emigrados