NATURAL DE CANTABRIA, EMIGRÓ PARA MEJORAR SUS CONOCIMIENTOS DE ALEMÁN

Ramón Polanco, un histórico de la emigración, fallece en Hamburgo

Ramón Polanco Miera, el último presidente del CRE de Hamburgo y uno de pioneros de la emigración española a Alemania, ha muerto en esta ciudad el pasado 2 de agosto.
Ramón Polanco, un histórico de la emigración, fallece en Hamburgo
 Polanco fue asesor laboral del Ministerio de Asuntos Exteriores español.
Polanco fue asesor laboral del Ministerio de Asuntos Exteriores español.

Ramón Polanco Miera, el último presidente del CRE de Hamburgo y uno de pioneros de la emigración española a Alemania, ha muerto en esta ciudad el pasado 2 de agosto. Su inesperado fallecimiento, a causa de un infarto, ha sido motivo de gran pesar entre sus numerosos amigos y compañeros. Procedente de Cantabria, Polanco había llegado a Hannover en 1957 con el fin de mejorar sus conocimientos de alemán, adquiridos en los estudios realizados en la entonces Escuela de Comercio en España.

Durante los tres primeros años de residencia en Alemania realizaba trabajos temporales para financiar su estancia y ampliar los estudios de la lengua alemana, hasta que en 1960, con la llegada de los primeros  emigrantes españoles a la ciudad, consiguió un empleo de intérprete en la empresa de maquinaria y automoción Hanomag. Cuatro años después se trasladaba a Hamburgo, empleado por el Ministerio de Asuntos Exteriores español como asesor laboral, actividad que desarrolló primero en la Oficina Federal de Empleo alemana ‘Arbeitsamt’ y luego en el Consulado General de España, en el que permaneció hasta jubilarse en 1999.
A lo largo de toda su vida laboral, Polanco mantuvo estrechas relaciones con la emigración, lo que le motivó, tras la jubilación, a continuar dedicándole su atención desde el voluntariado. Elegido presidente del Consejo de Residentes Españoles de Hamburgo, puesto que mantuvo durante once años, puso gran empeño en impulsar la participación de la ciudadanía española de esta demarcación consular en las elecciones al CRE y en fomentar la igualdad de género dentro de la institución. Durante el tiempo que duró su mandato, se esforzó en dar a conocer la función de los Consejo de Residentes en su papel de intermediarios entre las autoridades consulares y el colectivo español,   resaltar sus logros en favor de los emigrantes y promover el diálogo entre los diferentes CRES de Alemania. 
Para ayudar a solucionar la situación crítica en que se encontraba la Casa de España de Hamburgo,  el jubilado entró también temporalmente a formar parte de la directiva, colaborando con su gestión  a que esa veterana asociación  pudiese mantenerse y no tuviera que cerrar sus puertas.
El pasado mes de abril, Polanco escribía una carta a sus compañeros de los CRE, comunicándoles que no presentaría su candidatura en las próximas elecciones. Aludía a su edad y a la intención de pasar temporadas más largas en España, pero también a su decepción ante el comportamiento del Gobierno y de los partidos políticos con él aliados para restar derechos a los españoles residentes en el exterior. Su última reunión con el Consejo de Residentes de Hamburgo, ahora inexistente, tuvo lugar en el Centro Gallego de esta ciudad el pasado mes de junio.
Tras cincuenta y tres años de emigración, la muerte de Ramón Polanco cierra un capítulo más de la historia de la emigración española en Alemania que prevalecerá en la memoria de todos los que le conocieron.
 

Ramón Polanco, un histórico de la emigración, fallece en Hamburgo