CONSIDERA RESTRICTIVA LA CUANTíA Y PRESENTA ENMIENDAS A LOS PGE

El PSOE propone subir el presupuesto para la ciudadanía en el exterior en 16,9 millones de euros

El Partido Socialista presenta una serie de enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en las que propone subir la partida final destinada para la ciudadanía en el exterior a 91,5 millones de euros, lo que supone 16,9 millones más que lo presupuestado por el Gobierno para el ejercicio 2014.

El PSOE propone subir el presupuesto para la ciudadanía en el exterior en 16,9 millones de euros

El Partido Socialista presenta una serie de enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en las que propone subir la partida final destinada para la ciudadanía en el exterior a 91,5 millones de euros, lo que supone 16,9 millones más que lo presupuestado por el Gobierno para el ejercicio 2014. Los socialistas, que consideran “extremadamente restrictivos” los presupuestos para dar protección a los españoles en el exterior, resaltan que la partida experimentó un descenso de un 36,2% entre 2011 y 2014, al pasar de 117 millones a los 74,6 presupuestados para el año próximo.

La secretaria federal de emigración del PSOE y diputada por Pontevedra, Carmela Silva, considera “inaceptable” que por tercer año consecutivo se meta “la tijera en aquellas partidas que garantizan la atención social hacia nuestra ciudadanía exterior”. Así mismo, asegura que “este recorte tan abrupto e injusto no puede esconderse, como pretende el Ejecutivo de Mariano Rajoy, tras una cortina que solo ellos se creen”.

Los socialistas consideran que los recortes se concentran en las partidas más sociales. Así, destacan que la partida que dota a las pensiones asistenciales de ancianidad a españoles de origen retornados y la partida para las prestaciones por razón de necesidad a favor de los españoles residentes en el exterior y sus familiares, contempla un recorte de 1,2 millones de euros.

La subida de 16,9 millones que proponen los socialistas se repartiría, principalmente, en las partidas destinadas a atención puramente social de la ciudadanía exterior, proponiendo incrementar, por ejemplo, en 1,5 millones la partida destinada a las ayudas para emigrantes, retornados y entidades que trabajen en favor de estos. Además, se ha solicitado incrementar en 500.000 euros más las pensiones asistenciales por ancianidad para retornados, dejando así la partida de las pensiones asistenciales de ancianidad en 2,35 millones de euros; recuperar con un fondo de 250.000 euros las ayudas a la UNED en el ámbito migratorio que permitirán trabajar así en beneficio de la educación de la ciudadanía exterior, y un importante aumento de 500.000 euros más, lo que la dejaría con un capital cercano al millón de euros, en la partida 790 para centros e instituciones asociativas de la emigración española, que el PSOE considera esencial en su labor de ayuda y contención de los ciudadanos residentes en el exterior.

A todo ello se sumarían 1,9 millones para la partida del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación que dota la protección de españoles en el extranjero para su asistencial social, evacuaciones, hospitalizaciones y repatriaciones y 10 millones de euros más destinados a cubrir las prestaciones por razón de necesidad a los ciudadanos emigrantes y sus familias Se trata de una gran prioridad para el partido socialista, pues contempla las ayudas a las situaciones más difíciles y precarias que pueden vivir los españoles en el exterior.

Los socialistas critican la actitud del Gobierno “que mira para otro lado ante la nueva salida masiva de españoles al exterior”. Se trata de “jóvenes formados que podrían ser un baluarte para la salida de la crisis” del país y que “se ven abocados a la emigración en busca de nuevas oportunidades laborales que el Partido Popular es incapaz de ofrecer a través de planes activos de empleo juvenil u otras medidas similares”, aseguran. Ante este hecho, el grupo socialista también ha presentado una enmienda a los presupuestos de 500.000 euros, para la creación de una partida que permita desarrollar en los consulados una asistencia específica para estos nuevos emigrantes, garantizándoles la intermediación de las instituciones españolas ante las administraciones de los países de acogida, que consiga facilitar su integración rápidamente y pueda ayudarles a solventar problemas de vivienda, de asistencia sanitaria, o de cualquier otra índole.

La propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy de incluir una disposición adicional a la Ley General de la Seguridad Social en la que se establece que todo aquel ciudadano que reside en España perderá el derecho que tuviera para acceder al sistema sanitario español cuando pase en el extranjero más de 90 días al año, es considerada por los socialistas “un nuevo ataque a los derechos” de los ciudadanos, “especialmente los retornados que, si bien residen en España y pagan sus impuestos” en el país, “mantienen unos lazos muy fuertes con los que fueron sus países de residencia, en muchos casos sus hijos continúan establecidos en ellos”, lo que supone que los ciudadanos pasan largas temporadas visitando esos países. “Ni siquiera tiene en cuenta a aquellos que, por motivos laborales, salen al exterior a intentar establecer redes de exportación o similares”, apostillan.

El PSOE propone subir el presupuesto para la ciudadanía en el exterior en 16,9 millones de euros