ORGANIZADA POR EL INSTITUTO NACIONAL DE BELLAS ARTES

México valoró en una ‘Jornada’ el legado del exilio español al país azteca

En la jornada ‘Si me quieres escribir… autores del exilio español en México’, varios especialistas analizaron el legado artístico e intelectual que originó el intercambio de ideas entre personalidades españolas y mexicanas durante el exilio derivado de la Guerra Civil Española. El evento estuvo organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, y se desarrolló el 19 de julio en la Capilla Alfonsina de la Ciudad de México.
México valoró en una ‘Jornada’ el legado del exilio español al país azteca
En la jornada ‘Si me quieres escribir… autores del exilio español en México’, varios especialistas analizaron el legado artístico e intelectual que originó el intercambio de ideas entre personalidades españolas y mexicanas durante el exilio derivado de la Guerra Civil Española. El evento estuvo organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, y se desarrolló el 19 de julio en la Capilla Alfonsina de la Ciudad de México.   
La Capilla Alfonsina es un centro cultural erigido sobre la figura de Alfonso Reyes, un gran humanista y escritor mexicano del siglo XX conocido también por acoger a intelectuales españoles que huyeron de la Guerra Civil (1936-1939).


La figura de Lázaro Cárdenas

Varias charlas de académicos e intelectuales contribuyeron a la jornada ‘Si me quieres escribir… autores del exilio español en México’. Uno de ellos fue el consejero de Asuntos Políticos de la Embajada de España en México, Ignacio Díaz de la Guardia. El funcionario destacó la figura del presidente Lázaro Cárdenas, presidente de México de 1934 a 1940, quien pasó a la historia por haber brindado asilo político a los exiliados españoles durante la Guerra Civil.
“Hay muchos sucesos que nos hablan del humanitarismo del general Cárdenas y del pueblo de México, comenzando por España, donde la Embajada mexicana permitió a los primeros refugiados guarecerse de la persecución entre sus muros”, comentó.
Ignacio Díaz de la Guardia mencionó que el régimen de Franco fue absolutamente anti intelectual, persiguiendo incluso a los catedráticos universitarios por considerarlos un peligro para su régimen, además de incitadores de la discordia. “La gente tiende a olvidar el pasado. El proceso de recuperación del exilio se hizo tardíamente, así como las reflexiones de todo lo que abarcó a nivel político, social y moral”. Y agregó: “Antes del régimen existían 500 académicos de gran nivel en España. Años después, casi la mitad había desaparecido. Creo que estos sucesos históricos deben conocerlos las nuevas generaciones, pero sobre todo saber los profundos lazos que estrecharon España y México a través de toda una generación”.
El académico César Callejas destacó las contribuciones que hicieron escritores españoles exiliados en México entre 1936 y 1939, como Álvaro Custodio, Max Aud, Ramón Sender y María Zambrano, a la literatura iberoamericana.
Callejas Hernández recordó que una parte importante de los fundadores de imprentas que se instalaron en México eran exiliados españoles, quienes desde el principio participaron en puntos clave del tejido social del país azteca.
“La primera literatura que surgió de esos autores españoles que llegaron era de una resistencia política contra Franco, teniendo los exiliados la convicción de que mientras el fascismo existiera en su tierra ellos no iban a regresar. Federico García Lorca afirmaba que sólo México podía tomarse de la mano con su país”, afirmó.
Alicia Reyes, nieta del intelectual mexicano Alfonso Reyes, rememoró la labor diplomática de su abuelo, quien en un acto humanista dio asilo a prominentes literatos españoles, y en general a gente relacionada con las artes y cultura de la “madre patria”, como León Felipe y Enrique Díez.
“Alfonso Reyes fue uno de los hombres que más hizo por estas personas, con quienes compartió muchos gustos culturales y literarios. Él fue uno de los fundadores de la Casa de España en México, donde recibió a todos esos amigos que había conocido en España. En más de un sentido fue el inspirador para que la llamada generación de 1927 siguiera diversas rutas literarias”, indicó.
Otro participante de ‘Si me quieres escribir… autores del exilio español en México’ fue Miguel Capistrán, quien afirmó que los recuerdos más remotos de su contacto con la literatura provienen de los maestros españoles que llegaron a México.
Capistrán agradeció que varios intelectuales españoles se hayan refugiado en México, ya que muchos de ellos fueron parte importante en la construcción de un país moderno, además de que fungieron como mentores de distintas generaciones de estudiantes.
Los participantes de la jornada concluyeron que el exilio español marcó para siempre a dos naciones que han continuado a lo largo de las décadas una ruta cultural en común.

México valoró en una ‘Jornada’ el legado del exilio español al país azteca