EL LEGADO SE ABRIRá EL 5 DE ENERO DE 2031, FECHA DE SU CENTENARIO

Juan Goytisolo depositó dos manuscritos inéditos en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes

Dos días antes de recoger de manos del Rey el Premio Cervantes 2014, Juan Goytisolo ha depositado este martes en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes dos manuscritos inéditos que permanecerán guardados en una caja de seguridad hasta el 5 de enero de 2031, fecha en la que el escritor cumpliría –o cumplirá– cien años de edad.

Juan Goytisolo depositó dos manuscritos inéditos en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes
Cervantes.legado goytisolo1
De izda. a dcha., Beatriz Hernanz, Víctor García de la Concha, Jesús Gracia, José María Lassalle y Rafael Rodríguez-Ponga.

Dos días antes de recoger de manos del Rey el Premio Cervantes 2014, Juan Goytisolo ha depositado este martes en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes dos manuscritos inéditos que permanecerán guardados en una caja de seguridad hasta el 5 de enero de 2031, fecha en la que el escritor cumpliría –o cumplirá– cien años de edad.

El narrador y ensayista ha desvelado que los manuscritos son “un poemario devocionario con dos citas de san Juan de la Cruz y un manuscrito completo que mezcla memoria, autoficción y una especie de inventario”. Ese es el contenido del legado personal que ha depositado en la caja número 1.500 de la antigua cámara acorazada de la sede central del Instituto.

Han acompañado a Goytisolo el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y los secretarios de Estado de Cultura, José María Lassalle, y de Cooperación Internacional, Jesús Gracia.

Tras agradecer al Instituto este homenaje, el autor barcelonés ha destacado la estrecha relación que mantiene desde hace años con la institución, en especial con dos centros de Marruecos: Tánger, cuya biblioteca lleva el nombre de Juan Goytisolo, y Marrakech, ciudad en la que reside y a cuyo centro Cervantes va dos veces por semana para recoger y contestar la correspondencia y así, ha dicho, “comunicarme con el mundo exterior”.

Víctor García de la Concha ha recibido a Goytisolo con un “bienvenido a casa” y ha elogiado la obra “heterodoxa” de “un viajero permanente” que “está en constante evolución”. “Hoy –ha dicho– celebramos con verdadera alegría tu Premio Cervantes, que no es nada heterodoxo, sino lo más ortodoxo que se ha hecho” con el principal galardón de las letras españolas.

Tras firmar en el Libro de Honor, Goytisolo ha recibido de manos del director un certificado que acredita la permanencia del legado durante al menos los próximos 15 años, y una llave simbólica de la mencionada caja de seguridad.

El décimo premio Cervantes

La sede central del Instituto Cervantes en Madrid albergó diversas entidades bancarias durante la mayor parte de los casi cien años de vida del edificio que erigió el arquitecto Antonio Palacios. En 2007, la cámara acorazada de sus sótanos se reconvirtió y pasó a denominarse Caja de las Letras. Desde entonces, una veintena de escritores, artistas, compositores, bailarines, científicos y otros nombres propios de la cultura vienen cediendo objetos relacionados con su trayectoria personal y profesional y con su obra creativa. Hoy es un peculiar espacio que conserva la memoria cultural de España e Hispanoamérica.

Juan Goytisolo es el décimo premio Cervantes que entrega un legado en la antigua cámara acorazada, como antes hicieron Francisco Ayala, Antonio Gamoneda, Juan Gelman, Juan Marsé, José Emilio Pacheco, Ana María Matute, Nicanor Parra, José Manuel Caballero Bonald y Elena Poniatowska.

Tras este acto, se ha inaugurado la exposición ‘Quijotes por el mundo’, que reúne 185 ediciones de la gran novela cervantina en casi 60 de lenguas de todo el mundo.

Juan Goytisolo depositó dos manuscritos inéditos en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes