LA MINISTRA DIO CUENTA DE SU GESTIÓN EN LA COMISIÓN DE EXTERIORES DEL CONGRESO

González Laya: “Las grandes bolsas de viajeros españoles varados en el extranjero prácticamente han desaparecido”

| 24 de abril de 2020, 18:00
_T7Q9939
González Laya, en la Comisión de Exteriores del Congreso.

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, aseguró que la primera fase para traer a los españoles temporalmente en el exterior “está prácticamente superada” porque “las grandes bolsas de viajeros españoles varados en el extranjero prácticamente han desaparecido” y cifró en 24.000 los que han retornado con el acompañamiento o la gestión de Exteriores, “lo cual supone una operación de una magnitud sin precedentes y en una cifra que sigue aumentando todos los días”.

Durante su comparecencia en la Comisión de Exteriores del Congreso, González Laya explicó que, “de cara a las próximas semanas, deberemos centrar nuestra atención en los lugares donde se han quedado varados grupos de españoles menos numerosos y más dispersos y que no son susceptibles de justificar vuelos específicos”. En estos casos, aseguró, “estamos apostando por la coordinación europea para tratar de facilitar la salida de estas personas en vuelos de terceros o incluso por un reparto de tareas en la UE que permita organizar ‘vuelos escoba’, si me permiten la expresión”.

“Para los próximos días –­explicó­– están previstos vuelos adicionales desde Argentina Paraguay, Ecuador, Australia, Tailandia, Colombia y Bolivia, amén del de Filipinas que está en estos momentos en ruta”, y que llegó este viernes a Madrid.

La responsable de la cartera de Exteriores comenzó su intervención recordando que había comparecido hacía dos meses y en el aquel momento era “imposible imaginar hasta qué punto una pandemia como la del Covid-19 iba a transformar el contexto internacional, el debate político europeo, la política exterior de España y, en definitiva, nuestras vidas”.

 

Reconocimiento al servicio exterior

González Laya también recordó a quienes han perdido sus vidas estas semanas y mostró su reconocimiento a todos aquellos que continúan trabajando para mitigar la pandemia tanto en la sanidad, como en cuerpos de seguridad y sectores esenciales. “En calidad de ministra de Exteriores quiero mencionar de manera especial a los diplomáticos, a los miembros del servicio exterior que hoy están cumpliendo una labor esencial, aunque a veces poca conocida que es la atender y ayudar a los miles de españoles que lo necesitan cuando se encuentran en el extranjero”.

A lo largo de su intervención, la responsable de Exteriores explicó la gestión de su departamento para apoyar a los “nacionales que estaban en el extranjero cuando la pandemia ha irrumpido, en lo que constituido una crisis consular de grandes proporciones”.

La ministra recordó que la primera actuación tuvo lugar en Wuhan, en China, donde 26 españoles regresaron los pasados 31 de enero y 16 de febrero, junto a algunos ciudadanos de otros países europeos en vuelos coordinados con Reino Unido y Colombia. “Esta operación marcó el inicio de la coordinación interministerial frente a la pandemia y también de la coordinación consular europea”, explica González Laya, quien comenta que las primeras restricciones a la movilidad no afectaron gravemente a los españoles, pero, “cabía prever, como así sucedió, un empeoramiento global que acabaría por alcanzarlos”. “Por ello, –­continúa– activamos una campaña dirigida a instar y a favorecer el retorno de los viajeros que estaban temporalmente fuera de sus lugares de residencia”.

Los elementos fundamentales de esta campaña pasaron por la movilización de las 215 embajadas y consulados españoles en el mundo para que localizara a los viajeros afectados por las restricciones; cambiar las recomendaciones de viaje e instar a no viajar si no era estrictamente necesario; hacer una campaña de difusión por todas las vías disponibles, incluidas las redes sociales; y enviar SMS a los viajeros recomendando que reconsiderasen sus planes de viajes.  

“La campaña informativa animó a muchas personas a adelantar sus planes de retorno y sirvió para concienciar a los viajeros sobre el peligro de quedarse atrapado en los países que estaban visitando”, explica la ministra, quien reconoce que aun sí no todos los viajeros lograron regresar a tiempo. “Las conexiones aéreas se suspendieron, muchas de manera repentina, y muchos viajeros vieron sus vuelos de retorno cancelados”, recuerda González Laya.

 

Avalancha de consultas

La situación de bloqueo y la incertidumbre generaron preocupación y provocaron una avalancha de consultas que amenazaban con saturar los teléfonos de embajadas y consulados en el exterior, explica la responsable del departamento de Exteriores. Recuerda que, en cuanto se anunciaron las primeras restricciones de viajes, “se puso en marcha el servicio de atención telefónico de emergencia consular, denominado ‘sala de crisis’, previsto para situaciones de emergencia consular pero que nunca se había utilizado a esta escala”.

“Desde su apertura, la sala de crisis ha atendido a todos los españoles que han precisado información consular de emergencia de forma ininterrumpida, 24 horas al día, durante 7 días a la semana”, explica González Laya, quien recuerda que se atendieron más de 46.000 llamadas y “decenas de miles de españoles han podido recibir información sobre las vías de retorno que quedaban abiertas en cada país y sobre qué requisitos imponían las autoridades en cada frontera”. “Los datos actualizados por las embajadas y consulados en tiempo real permitieron a miles de españoles aprovechar las oportunidades existentes para retornar”, asegura la ministra.

“Pese a los esfuerzos iniciales ­–explica– no todos pudieron volver por lo que el 17 de marzo iniciamos un proceso de mapeo específico de la situación que reveló la existencia de importantes bolsas de viajeros sin posibilidades comerciales de volver”. En ese momento el mayor número de viajeros españoles estaba en Iberoamérica, con grandes concentraciones en Argentina, Ecuador, Perú, Honduras, México, Cuba y República Dominicana; y en el Sudeste Asiático, donde el principal problema fue la dispersión y la inaccesibilidad de los lugares como son los casos de Filipinas, Indonesia o Nepal.

“Fuera de estas zonas –asegura González Laya– cabe destacar el caso de África con pequeñas bolsas de turistas en numerosos países y el caso específico de Marruecos, donde se ha concentrado también un importante número de afectados”.

“Tras el proceso de mapeo y con el objetivo de no dejar a nadie atrás lanzamos un dispositivo de retorno ambicioso, sin descuidar por ello las limitaciones presupuestarias”, explicó en su comparecencia la ministra de Exteriores. Aseguró que en todo este proceso se tuvieron en cuenta los principios de voluntariedad; prioridad para los más vulnerables, prestando especial atención a menores, personas de más edad y enfermos; subsidiariedad, ya que, dada la magnitud de la crisis, era impensable que las repatriaciones se hicieran exclusivamente con vuelos financiados por el Gobierno; y efectividad, actuando primero en los sitios con más viajeros.

La ministra hizo hincapié en que se priorizaron las opciones comerciales y explicó que se llegó a un acuerdo con Iberia para crear la figura de ‘vuelos garantizados’, mediante la cual la compañía manda un avión a lugares de gran concentración de españoles y el Ministerio se compromete a asumir los costes que no se cubran con la venta de billetes. “Este sistema a través de ‘vuelos garantizados’, pionero en Europa, ha sido elogiado en Europa y considerado un ejemplo a seguir”, dijo la ministra, quien explicó que en los lugares con concentraciones más reducidas de españoles se han coordinado vuelos conjuntos con Europa.

En su intervención, González Laya recordó que los vuelos que se llevaron a cabo en el marco del Mecanismo de Protección Civil Europea pueden ser costeados hasta un 75% por la Unión Europa, siempre que el 20% de los viajeros sean de otros países comunitarios. “Recuerdo que, además, –dijo González Laya– son parcialmente financiados por los propios pasajeros mediante la compra de billetes con lo que se cumple un triple objetivo: hay más aviones, el coste del retorno para los españoles es razonable y el impacto para las arcas españolas es limitado”.

En su intervención, la ministra de Exteriores también recordó la puesta en marcha de la plataforma Aloja, que en sus primeras semanas ya puso en contacto a varios centenares de personas.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca