MAREA GRANATE RECIBIÓ CARTAS DE EMIGRANTES QUE SE ENCONTRABAN DESINFORMADOS O FUERA DE PLAZO PARA VOTAR

Cientos de españoles protestan frente a los consulados de 40 ciudades extranjeras por las trabas del voto rogado

| 27 de mayo de 2015, 15:36
Consulado Perú
Un momento de la protesta ante el consulado de Perú.

Cientos de españoles en el exterior se han manifestado el pasado 24 de mayo en 40 ciudades extranjeras, entre ellas Ámsterdam, Atenas, Berlín, Boston, Bruselas, Buenos Aires, Cambridge o Copenhague, para protestar por las trabas administrativas que presenta el voto por correo.

Bajo el lema ‘Sin voz ni voto’, varios cortejos fúnebres han escenificado el entierro simbólico del sufragio universal frente a las delegaciones diplomáticas españolas en capitales de los cinco continentes. La protesta también ha tenido eco en las redes sociales con el hashtag #SinVozNiVoto24M.

Los cambios en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), aprobada a finales de 2010 por el PSOE con el apoyo del PP, CiU y BNG, introdujeron como novedad que el derecho a voto desde el extranjero había que pedirlo expresamente. Es el llamado voto rogado que, desde su puesta en funcionamiento, presenta dificultades de tipo administrativo para que se cumplan los plazos estipulados para ejercer el derecho al voto.

El resultado ha sido que en cada cita electoral solo tienen opción de votar un número reducido de votantes. En concreto, en estas elecciones, sólo pudieron hacerlo un 5% de los que tienen derecho a votar fuera de España.

Es por eso que Marea Granate, el colectivo que representa a expatriados españoles, denuncia que ha recibido cientos de cartas de emigrantes que se encontraban desinformados o fuera de plazo porque los censos se habían cerrado sin previo aviso.

Según Marea Granate, en las elecciones generales de 2011, las primeras desde la entrada en vigor de la LOREG, la participación de los españoles residentes en el exterior cayó a menos del 5%, mientras que en los comicios generales de 2008 se situó en el 32%. En las pasadas elecciones europeas, la participación descendió del 14% al 1,8%, mientras que en las autonómicas andaluzas solo consiguieron votar el 3,8% de los emigrantes andaluces.

El número de españoles residentes en el extranjero ha aumentado un 48% desde el estallido de la crisis en 2008 y ya asciende a 1,8 millones, según el Instituto Nacional de Estadística.

Las quejas recibidas por Marea Granate van desde la falta de información por parte de los consulados y del Ministerio de Exteriores sobre los plazos para inscribirse y rogar el voto hasta las malas praxis en las instancias consulares, que ofrecen informaciones inexactas “o directamente falsas a quienes acudían a registrarse para poder votar en este año electoral”, cuentan.

Marea Granate considera que las trabas para votar no están solo relacionadas con la ley electoral, sino que el Gobierno, intencionalmente, está tratando de desincentivar la participación electoral de los emigrantes con medidas como la “interpretación restrictiva” del derecho a registrarse como residente temporal en un consulado y la obligación de hacerlo como residente permanente, perdiendo al mismo tiempo el derecho a votar en las elecciones municipales y la cobertura sanitaria en España.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca