DICE QUE LOS PROGRAMAS DE ‘ATENCIÓN EN RED’ GENERARÁN RIQUEZA Y EMPLEO

Mañueco anuncia un innovador modelo que ofrece viviendas para que quienes emigraron puedan regresar

| 25 de junio de 2021, 19:14
Mañueco-Atencion en Red1
El presidente Mañueco posa junto a los alcaldes de los 39 municipios de las comarcas de Aliste y Sayago.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este viernes 25 en Alcañices (Zamora) el despliegue del nuevo modelo de ‘Atención en Red’, innovador para dar a las personas mayores la atención que necesitan y quieren. El nuevo modelo ‘Atención en Red’ arrancará en esta provincia y se extenderá por el conjunto de la Comunidad bajo la idea de facilitar a los mayores vivir en su casa con los servicios como los de una residencia o, si lo prefieren, en una residencia, pero como si estuvieran en su hogar. Con la experiencia acreditada como la autonomía más avanzada en atención a la dependencia, “demostramos que esto es posible”, ha subrayado en la presentación de este modelo, acompañado por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ante los alcaldes de los 39 municipios de las comarcas de Aliste y Sayago en los que arrancará.

Este innovador proyecto representa el paradigma de la atención a la Dependencia 5.0 que se está impulsando desde el Gobierno autonómico y que tiene como finalidad ofrecer cuidados individualizados a las personas mayores, con dependencia, discapacidad o enfermedad crónica, ya sea en centros residenciales o en su propio domicilio. Lo hace, además, entrando de lleno en el medio rural, como respuesta inteligente y sostenible para la demografía de Castilla y León.

En las comarcas de Aliste y Sayago inicialmente se van a crear 30 viviendas en red para mayores, así como otras 10 para profesionales que van a cuidarlas y sus familias, con una inversión por parte de la Junta de 9 millones de euros en tres años y medio. El programa tiene capacidad de atender de forma simultánea a 150 personas con dependencia o discapacidad, en estas casas o en sus propias viviendas, y creará 95 puestos de trabajo en la zona. Pues, ha resaltado Fernández Mañueco, con este nuevo modelo ‘Atención en Red’ se demuestra además que es posible generar empleo, riqueza y atraer población al medio rural.

Un modelo “innovador” para las personas mayores y un ejemplo de modernización de los Servicios Sociales de Castilla y León, ha reseñado el presidente de la Junta. Arranca así en Zamora, y ya se está impulsando en las zonas de Vitigudino y Cabeza de Horno, en Salamanca, con el objetivo de extenderlo progresivamente a toda la Comunidad, ha anunciado el presidente de la Junta. “Estamos demostrando que sí es posible vivir en una residencia como en casa”, ha subrayado Fernández Mañueco, quien ha señalado que éste es el nuevo modelo de atención residencial, que supondrá una inversión de 80 millones de euros en los próximos tres años, y cuya futura Ley ya está en tramitación.

También, ha añadido, se va a demostrar que es posible vivir en casa como en una residencia, con las adaptaciones necesarias, aprovechando el potencial de las nuevas tecnologías para ponerlas al servicio de la protección de los más vulnerables y llevando la atención profesional al domicilio.

 

 

Ético e innovador

‘Atención en Red’ pivota sobre tres ejes, complementarios entre sí: ‘A gusto en casa’, ‘Viviendas en Red’ y el nuevo modelo de atención residencial. En los dos primeros, el usuario recibe servicios de calidad en su propio entorno, permitiendo así que pueda permanecer en su hogar de forma digna y segura hasta el final de su vida. Además, pueden aprovechar la lavandería, la cocina y otros servicios de las residencias de la zona como plataformas multiservicio. ‘Viviendas en red’ suma casas cedidas por los ayuntamientos para que personas mayores que emigraron puedan volver a su pueblo. 

Se trata, además, de un sistema en el que la prestación de los apoyos profesionales se concibe desde un enfoque ético, esto es, garantizando siempre los derechos de los usuarios, preservando su dignidad, respetando sus deseos y, en definitiva, su proyecto de vida. Además, concibe los cuidados desde una perspectiva innovadora, con soluciones para domotizar los domicilios, teleasistencia avanzada o robots sociales, así como en red, trabajando en colaboración con entidades locales, proveedores de servicios –en el caso de Zamora, con la Fundación Intras– y las asociaciones y familias de la zona. 

Por lo tanto, la ‘Atención en Red’ conjuga los cuidados en domicilio y en centros residenciales, y los conecta entre sí por medio de un paquete común de productos tecnológicos y servicios de apoyo y una red de profesionales volcados en la atención y protección de los más vulnerables. Este proyecto pretende dar una respuesta efectiva a la realidad sociodemográfica de Castilla y León, marcada por el envejecimiento y unas condiciones de baja densidad y alta dispersión de su población. El reto es aportar soluciones innovadoras a los cuidados de larga duración y favorecer que las personas con necesidades de apoyo, como protagonistas de su proyecto de vida, puedan optar por seguir viviendo en sus hogares o ingresar en un centro residencial. 

 

 

Cartera común de servicios de apoyo

El objetivo, ha resaltado Fernández Mañueco, es que las personas mayores que quieran seguir viviendo en sus hogares puedan hacerlo con seguridad y dignidad. Con este modelo se favorece la autonomía personal, el envejecimiento activo y la prevención de la dependencia, a la vez que está pensado para adaptar los servicios al medio rural y convertirlos también en palanca para crear riqueza y empleo y fijar población. Castilla y León es la Comunidad líder en creación de empleo vinculado a la dependencia y abandera la profesionalización de los Servicios Sociales.

En los proyectos de atención ‘A gusto en casa’ y ‘Viviendas en Red’, los profesionales valoran las condiciones del entorno y determinan el perfil de necesidades y el nivel de riesgo de las personas con dependencia, discapacidad o enfermedad crónica; son quienes actúan adelantándose a la aparición de problemas que puedan derivar en la imposibilidad de que sean atendidos en su propio domicilio, se coordinan con el personal sanitario y planifican los cuidados.

Lo hacen apoyándose en una cartera común de servicios de proximidad (como el de asistencia personal) y en el desarrollo, a partir de experiencias innovadoras, de sistemas tecnológicos de inteligencia artificial y emocional, dispositivos y ayudas técnicas (como la teleasistencia avanzada o los robots sociales).

Y, derivado de esa concepción de la atención en red, también contarán con los recursos disponibles en los centros residenciales y de día, concebidos como plataformas multiservicios, de manera que los usuarios que son atendidos en su domicilio pueden hacer uso de los servicios de comedor y lavandería o de los programas de promoción de la autonomía personal de una residencia o de un centro de día.

Asimismo, estos programas incluyen otros servicios de apoyo a las familias y a los propios usuarios –ya sea en forma de acciones formativas, grupos de autoayuda o servicios de respiro–, y promueven la implicación de los vecinos con las personas mayores, procurando su participación social, su bienestar y su calidad de vida.

En el despliegue de este modelo de atención será esencial la colaboración de las corporaciones locales, los proveedores de servicios, las redes de apoyo vecinal –integradas por las organizaciones de personas mayores, mujeres, jóvenes, etcétera–, las familias y cuidadores, y los propios usuarios.

 

 

80 millones de euros para modernizar las residencias

El tercer vértice del proyecto ‘Atención en Red’ lo constituyen los centros residenciales adaptados al nuevo modelo de cuidados, tanto desde el punto de vista arquitectónico como funcional. Las residencias del futuro se estructurarán en unidades de convivencia, que son módulos diseñados como pequeños hogares con capacidad para un máximo de 16 personas. 

La ley autonómica que regulará su funcionamiento apuesta también por un sistema moderno e innovador, ya que introduce mecanismos para promover y evaluar la calidad de los servicios residenciales que prestan a partir de estándares europeos. Y establece una reorganización de profesionales y tareas para garantizar siempre que el usuario pueda desarrollar su proyecto de vida.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades avanza ya hacia esas residencias del futuro y ha anunciado inversiones por importe de 80 millones de euros en los próximos tres años para la construcción y modernización de distintos centros, un esfuerzo económico que acometerá con fondos propios y aprovechando también los recursos europeos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

En esa relación de proyectos figuran la edificación de tres nuevas residencias en Ávila, Salamanca y Zamora; diversas obras de mejora y remodelación en centros de Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid, y la ampliación de plazas de convalecencia y la reconversión de plazas públicas residenciales de personas válidas en otras para dependientes.

Posteriormente, el presidente se ha desplazado hasta la también localidad zamorana de Trabazos, donde ha visitado la residencia de la Tercera Edad ‘María Teresa Blanco Baraja’. Un centro que cuenta con 42 plazas y generará 25 puestos de trabajo, con preferencia para las personas del pueblo, y ya prevé una ampliación para 2022.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca