El profesor de la UNED Zamora elogia el programa ‘Pasajeros de vuelta’ de la Junta

Juan Andrés Blanco: “Necesitamos que regresen los que están fuera porque en Castilla y León tenemos déficit de población y de profesionales”

El acto que la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León organizó el pasado lunes en la Casa Botines de la capital leonesa para promocionar el programa ‘Pasaporte de vuelta’ de ayuda a las familias retornadas contó con la presencia, entre otros, del exdirector de la Cátedra Población, Vinculación y Desarrollo de la UNED de Zamora, Juan Andrés Blanco Rodríguez.

Juan Andrés Blanco: “Necesitamos que regresen los que están fuera porque en Castilla y León tenemos déficit de población y de profesionales”
Juan Andrés Blanco y equipo
Juan Andrés Blanco –a la dcha.–, con el equipo de la UNED Zamora con el que trabaja.

Gran conocedor de las propuestas del Gobierno autonómico que encabeza Alfonso Fernández Mañueco, tanto para los que residen en el exterior como para los que se plantean retornar, Juan Andrés Blanco considera el programa “interesante” y “creo que la orientación es la adecuada”, comentó a este periódico.

‘Pasaporte de vuelta’, que benefició a 692 castellanos y leoneses retornados desde su puesta en funcionamiento, en 2015, constituye un incentivo para animar a volver a los miles de ciudadanos de la región repartidos por todo el mundo, que ahora se necesita que regresen, porque “tenemos una deficiencia, no solo de población, sino también de profesionales que puedan trabajar en sectores como la atención a los mayores, el campo, la hostelería o la construcción”, apuntó el profesor.

Asimismo, también incidió en la importancia de las políticas que se están llevando a cabo desde esa Administración autonómica para contribuir a la formación de profesionales, no solo en el ámbito universitario, con becas específicas para el colectivo, sino en el ámbito de la formación profesional.

Blanco Rodríguez aseguró que el paso que se está dando para promover la vuelta de los que están en el extranjero es “muy interesante”, porque, en la línea de lo que siempre se ha apuntado, “la emigración no supone separación, sino que implica vinculación”, y programas como este de la Junta permiten ahora a los que antaño se fueron, porque “iban a estar mejor que aquí”, el retorno, “porque en los países en los que están, la situación no es la más adecuada”.

Buena relación de la Junta con la Xunta

Conocedor de las iniciativas que la Consejería de Presidencia de la Junta promueve para colaborar con los afincados fuera, así como de las que se llevan a cabo en otras comunidades españoles, Blanco considera que “se está tratando de seguir, con buen criterio, lo que han hecho los gallegos”, que “lo han hecho muy bien”, apostilló el profesor, quien lleva años trabajando en proyectos que relacionan a los zamoranos residentes en otros lugares de España y el extranjero con su ciudad y con su comunidad autónoma.

“Lo que está inventado no hay que inventarlo”, añadió Blanco, en relación a la estrategia de emigración –pionera en toda España– que diseña la Xunta, con programas de becas de estudios y ayudas para atraer al ámbito autonómico a las familias que residen fuera.

“Aunque a nivel más limitado”, en Castilla y León también se están poniendo en marcha “los mismos proyectos de retorno”, así como de concesión de becas a los jóvenes para formarse en la universidad en cursos de postgrado, que se han ido incrementando, destacó.

Así pues, ‘Pasaporte de vuelta’ es, según su criterio, fruto de la “buena relación” entre la Junta de Castilla y León y la Xunta de Galicia, que, en el ámbito de las políticas de emigración, se está materializando en el apartado formativo y también en el retorno de familias, contribuyendo así a paliar los efectos de la despoblación que ambas regiones, al igual que otras muchas, están experimentando desde hace algunos años.

Desde Castilla y León “tenemos mucha envidia de los más de 20.000 gallegos que han retornado en los últimos años” gracias a las políticas específicas desarrolladas por la Xunta al respecto, y en Castilla y León “se está tratando de hacer programas muy similares”, comentó el profesor.

Asociaciones como plataformas

Después de más de tres décadas de trabajo en la Cátedra, siempre sobre la base de la investigación, Blanco hizo uso de sus conocimientos para analizar el papel que juegan las entidades castellanas y leonesas en el exterior en la conexión entre los ciudadanos asentados en el territorio y los que residen fuera. A la aportación que realizan en el apartado cultural, también añade la de “poner en valor lo propio” y facilitar información respecto a aquellas cuestiones que pueden ser del interés de las personas a ellos vinculadas.

El contacto del departamento de Población, Vinculación y Desarrollo de la UNED Zamora con la Junta y con estas entidades es constante, asegura, para, a través de ellas, facilitar a los interesados la información adecuada a la hora de hacer más fácil el retorno, dando a conocer “las ayudas, las becas o programas como ‘Pasaporte de Vuelta’”.

Por ello, concluyó Blanco, “las mejores plataformas para difundir los programas” de la Administración “son las asociaciones”, tanto las que existen dentro como fuera de España, y “son plataformas que hay que utilizar para fomentar esa relación”.

Juan Andrés Blanco: “Necesitamos que regresen los que están fuera porque en Castilla y León tenemos déficit de población y de profesionales”