Opinión

El ‘Parque do Castro’ de Vigo: un paseo por sus jardines

El ‘Parque do Castro’ de Vigo: un paseo por sus jardines

El Parque del Castro se define como un auténtico jardín botánico enclavado en el centro de Vigo, la “Ciudad del Olivo”, puesto que posee muchas especies exóticas, de gran tamaño y de un meritorio valor ornamental. Hasta llegar a este paraje podemos seguir la senda botánica de las “frondosas” del parque del Castro, el cual señalizaba un recorrido por más de 30 especies diferentes. Fundamentalmente se extiende por el lado meridional y el denominado “Paseo Rosalía de Castro”, que circunda el centro del parque. Sobresale su valiosa colección de camelias distribuidas en varias zonas del jardín. La mayoría de tales especies son de origen portugués: son los casos de las ‘Jane Andersen’, ‘Angelina Vieira’ o ‘Pomponia Estriata Portuensis’, entre otras.
“Por debaixo do mar soa un pandeiro/ e hai un río de luz asulagado./ Por enriba do mar soa unha frauta/ e hai unha rúa de camelios brancos”, rememoramos los gallegos versos de Celso Emilio Ferreiro, mientras recibimos el perfumado obsequio de la Camellia japonica que luce el título de ‘Cidade de Vigo’. Saludamos la bondad de los árboles monumentales de Galicia: la ‘castanea sativa’, la ‘citrus aurantium’, la ‘cedrus’ y la ‘betula alba’. Admiramos las diversas variedades de camelia ‘japónica’: la ‘alba plena’ y la ‘masayoshi’, la ‘doutor Balthazar de Mello’ y la ‘lady Campbell’. He aquí la llamada ‘Matusalén de las Camelias’ debido a su secular vida. He ahí al ‘Eucalyptus globulus’ y al ‘Fagus sylvatica’ y al ‘Liriodendron tulipífera’.
Visitamos el ‘Castelo de O Castro’ y su Fortaleza. El estanque y el ‘Monumento á Peixeira’. El ‘Mirador das Áncoras’ y la escalinata principal de acceso al recinto. El imprescindible ‘Poboado Castrexo’ de singular significado arqueológico. El ‘Monumento a Martín Códax’, el inmarcesible trovador del mar de Vigo durante la Edad Media y su célebre “lírica galaico-portuguesa” del siglo XIII. Asimismo nos encontramos con el destacado ‘Depósito de Agua’ al igual que con la pista de seguridad vial, área infantil, biosaludable, deportiva y ‘skate’. Y así mantenemos el ‘itinerario’ recomendado por los guías de Turismo local y provincial. Encomiable simbiosis de ‘Turismo de Galicia’ y la ‘Sociedad Española de la Camelia’, a fin de promocionar la cultura relativa al cultivo, cuidado y conocimientos de esta hermosa ‘Flor de las Rías Baixas’ por antonomasia, que viajó espléndidamente hasta nosotros desde Oriente y quiso aclimatarse y vivir con esperanza en las occidentales tierras de ‘Gallaecia’.
En la atalaya de ‘O Castro’ oteamos el horizonte de las Islas Cíes, el industrioso puerto marítimo y pesquero, así como toda la grandiosa y esplendente Ría de Vigo. Su huella dejaron los celtas sobre esta colina a partir de fines del siglo I y los romanos en el siglo III, cuyo máximo exponente es el poblado ‘castrexo’ y romano, todavía presente en el maravilloso parque. Durante la Edad Media se instaló el ‘Castelo do Penço’, perteneciente a la Mitra Compostelana. Entre los años 1656 y 1665 fue derribado para alzar el ‘Castillo de Santa María do Castro’, el ‘Castillo de San Sebastián’ y el recinto amurallado que los abrazaba. ‘O Castro’ fue testigo de las invasiones piratas inglesas –del 1585 al 1589– y también de las turcas, en 1617. Y asimismo de la imborrable ‘Batalla de Rande’ en 1702. E igualmente, refugio del ejército en su retirada del ataque inglés en 1719.

El ‘Parque do Castro’ de Vigo: un paseo por sus jardines