Opinión

En Mar del Plata, Mariano Mores se despidió de los escenarios

Isaac Otero | 17 de agosto de 2016

Mariano Mores, merced a la colaboración con Francisco Canaro –cariñosamente nombrado ‘Pirincho’–, mantuvo firme su concepto de ‘orquesta típica’ de espíritu sinfónico. El distanciamiento con Canaro se debió a su ‘début’ en el mundo del cine a partir del film ‘El otro yo de Marcela’. Como actor realizó un breve papel en ‘La tía de Carlos’, de 1946, y dio el batacazo con ‘Corrientes…calle de ensueños’, de 1948, donde componía un ‘rol’ casi autobiográfico. Asimismo se vio en ‘La doctora quiere tangos’, ‘La voz de mi ciudad’, ‘Sucedió en el fantástico circo Tiphany’, así como también en la antología ‘Café de los maestros’, de 2008.

Si tenemos presente la trayectoria de su carrera artística, siempre recordaremos que Marianito Mores produjo y protagonizó revistas teatrales tan fructíferas como ‘Buenas noches, Buenos Aires’, de 1963, tiempo después llevada a las pantallas. E igualmente, ‘Buenos Aires canta al mundo’ y ‘Yo canto a mi Argentina’, de 1973. Muy estimado en su época por el presidente Juan Domingo Perón, Mores se convirtió en uno de los primeros artistas populares en subir al escenario del sublime y renombrado ‘Teatro Colón’ de la calle Cerrito –en plena Avenida ‘Nueve de Julio’– de la capital porteña. ¿Y cómo no resaltar que la enaltecida Evita señalaba el tango ‘Uno’ –con poesía y letra de Enrique Santos Discépolo, llamado ‘Discepolín’– como uno de sus preferidos?

Hemos de evocar también que su milonga titulada ‘Taquito Militar’ –homenaje a un ministro del gobierno peronista– fue estrenada en el ‘Tetro Colón’ en 1952 con inaudita resonancia popular; pero el derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955 frustró la formación de otra ‘Orquesta Sinfónica Nacional’. A semejanza del amor y la voluntad artística con que sus padres lo impelieron hacia el señorío de la música y la belleza, Marianito Mores incluyó a partir de 1966 a su hijo Nito –fallecido de enfermedad temprana en 1984– y a su hija Silvia, al lado de su nieto Gabriel. Asimismo a su esposa Myrna en breves apariciones. Un ‘clan familiar’ que llegó incluso a tener su ciclo en el ‘Canal 9’, bajo el expresivo título de ‘La familia Mores’.

“Fue el miércoles, 22 de febrero de 2012. En la sala ‘Astor Piazzolla’ del ‘Teatro Auditorium’, un emocionado y sonriente Mariano Mores, con toda su familia sobre el escenario, le entregó la batuta de pequeña orquesta a su nieto, Gabriel Mores, hijo del nunca olvidado hijo Nito”, estoy leyendo en la página de ‘Espectáculos’ del diario La Capital de la hermosa ciudad turística de Mar del Plata, correspondiente al jueves, 14 de abril del presente 2016, que daba la noticia del fallecimiento del gran Mariano Mores, “leyenda del tango”, a los 98 años, en Buenos Aires, cuya vida expiró el día anterior, el miércoles 13 de abril, en medio de una ilimitada conmoción.

Martita Dí Marco Beguiristain –sobrina de Susana Berta– desde su adorada y benéfica Balcarce, en plena pampa argetina, al sur de la provincia de Buenos Aires, no ha querido perder un solo segundo en transmitirme la desaparición física, que no la musical e inmarchitablemente tanguera, del sin par Marianito Mores. Ello fue el término de la gira de despedida de su dilatada, prolífica y señera carrera artística. En febrero, cuando todos los veranos el maestro se presentaba en Mar del Plata, donde conmemoraba su cumpleaños.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca