Opinión

‘Las Fuentes del Camino’, de Mª Ángeles Rodríguez Fraga

Isaac Otero | 18 de octubre de 2021

“Por su diversidad de matices y connotaciones, el ‘Camino de Santiago’ es un hecho, o más bien, un acontecimiento que puede ser abordado desde muy diferentes puntos de vista. No obstante, el espíritu de esta ‘Guía’ es claro: un paisaje, como bien decía el escritor William Faulkner, se conquista con las suelas del zapato, no con las ruedas del automóvil. Nuestro propósito, entonces, es ofrecer a aquellos que han decidido seguir el viejo ‘Camino Francés’ a pie, a caballo o en bicicleta, una información útil acerca de las fuentes y manantiales donde, en un determinado momento, podrán hacer un alto para beber, o simplemente, refrescarse”, leemos en la ‘Introducción’ del libro Las Fuentes del Camino, cuya autora es María Ángeles Rodríguez Fraga. La obra –editada por la ‘Xunta de Galicia’, ‘Consellería de Relacións Institucionais e Portavoz do Goberno, S.A. de Xestión do Goberno do Xacobeo, 1993’– va fotográficamente acompañada de la mano de Xurxo Lobato. ‘Publimix’ corrió a cargo de su realización y diseño. El estilo corresponde a M. Villaronga. Y en la colaboración técnica figuran Javier Jove Pose, Jesús Damiá Rodríguez y María Jesús Gómez Castillo.

“A José Manuel, José y David, por el tiempo que les he robado”, presenta su autora a sus dedicatarios. ¿Y qué mejor que comenzar con una cita medieval de Aymeric Picaud del Liber Peregrinationis del siglo XII? Transcrita así en castellano: “Viene luego la tierra de los gallegos, pasados los confines de León y los puertos de los montes de Irago y Cebrero. Es una tierra frondosa, con ríos, prados, de extraordinarios vergeles, buenos frutos y clarísimas fuentes…”.

“Andando ya en el ’93, los caminantes que llegan a Santiago son la mejor garantía del trabajo bien hecho hasta ahora –escribe Víctor M. Vázquez Portomeñe, “Conselleiro e Portavoz do Goberno da Xunta de Galicia”–. El agua es la simbología de la vida, sin ella todo muere. ¡Cómo, pues, olvidarla dentro de todo este engranaje que entre todos estamos construyendo! El ‘Xacobeo ‘93’ y el relumbramiento del ‘Camino de Santiago’ que, en breve, seguro que va a ser declarado ‘Patrimonio de la Humanidad”.

He aquí cómo, de manera excelente, esta ‘Guía’ brinda al viajero una materia distinta a un simple catálogo de fuentes. Si vamos desde O Cebreiro a Compostela, nos encontraremos con más de un centenar de ellas. Son la perfecta estampa de este recorrido a través de la geografía y la historia, la etnografía y la cultura de nuestra Galicia: la Jacobsland, esto es, la “Tierra de Santiago”, otrora épicamente cantada por las “sagas vikingas”. ¿Quién no recuerda esas fuentes que concedieron topónimos, como Fonfría, Fontearcurda o Fondevila? Evocaremos Cucurís y el grifo del Hospital “da Condesa”. Primoroso arte en Portomarín o Melide. Fuentes vinculadas a tradiciones religiosas, tal el caso de Pena con la “Fonte da Virxen”, a donde conducen numerosas ofrendas. Asimismo es imprescindible mencionar Santa Irene, cuya fuente fue creada en idéntico lugar donde, siguiendo la tradición, fue sacrificada la Santa.

“En Galicia –escribió el Licenciado Molina en el siglo XV– todo se es agua y frescura”. El recordado escritor Fermín Bouza Brey expresó: “Apenas hay corriente de agua sin encanto en Galicia y Portugal”.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca