Opinión

‘Roteiro patrimonial por Sárdoma e Castrelos’, en Vigo

Isaac Otero | 08 de mayo de 2017

Estoy delante del Roteiro patrimonial por Sárdoma e Castrelos, editado recientemente por el Concello de la ciudad de Vigo con textos de Elisa Pereira García, ilustraciones de Evaristo Pereira de la Torre y maquetación de Javier Castro Pérez. Tras detenernos en el tan completo como didáctico plano de ambas parroquias viguesas y su geografía circundante, en seguida reconoceremos que el Puente de Sárdoma está situado en el Camino ‘Finca dos Aires’, en la parroquia de San Pedro de Sárdoma, a la orilla del río Lagares. Un puente medieval de los siglos XII-XIII. Construido con “perpiaños” de granito, nos ofrece dos arcos de medio punto y entre éstos un “tallamar” triangular que servía para repartir la fuerza de la corriente de agua. El dominio de la técnica del arco permitió que este tipo de puentes fuese el habitual durante siglos. Sólo con la Revolución Industrial –merced a las técnicas de construcción de hierro– se pudo sustituir a aquellos de piedra.
“A lenda do ferreiro” fue recogida por Alfonso Daniel Rodríguez Castelao de boca de un viejo en la feligresía de Castrelos. “Había en Castrelos un ferreiro que, cando chegou o vello, deulle por namorarse dunha rapaza nova –escribe Castelao–. O ferreiro era rico e logrou facerse dono da mellor xoia de Castrelos. Mais os mozos lograron acedarlle a vida. O vello namorado clavou as fiestras da casa, pechou a muller dentro e nin con iso logrou durmir un sono acougado. A Muller do ferreiro era moi devota e, a forza de vagaos, conseguiu ir a misa todos os días”. Párrafos más adelante, el gran escritor, pensador y artista gallego prosigue: “A casa estaba a carón do adro, e a porta sur da igrexa daba dereitiña á porta da ferreiría, de xeito que o ferreiro podía traballar ollando a súa muller na misa. Unha mañanciña chegou pola porta da ferreiría unha vella lurpia, tida por meiga en todo Castrelos, e deitou nos ouvidos do ferreiro estas verbas: ‘ti morrerás axiña e a túa muller casará… casará cun rapaz, que sei eu…’. Naquel intre a probe casada, de xeonllos na eirexa, pedíalle paciencia a Santa María. O vello ferreiro, endoudecido polos ciumes colleu un ferro e meteuno no lume. Encamiñouse á igrexa, disposto a desfacer, diante de Deus mesmo, a fermosura da súa muller. Cando o ferreiro, cego de ciumes, foi entrar na igrexa, tapouse a porta súpetamente cunha parede de pedra…”.
En el Barrio ‘da Costa’ en Castrelos se sitúa un bello crucero que data del año 1641, según reza su inscripción. Se yergue sobre una plataforma constituida por tres gradas cuadrangulares y bordes achaflanados. El fuste tiene forma cuadrangular, con imágenes de San Francisco con el lobo y de San Lourenzo “coa grella na man”. El capitel, decorado con volutas en los ángulos, la cruz de la Orden de Malta y cinco “vieiras xacobeas”. He ahí un árbol con dos animales enfrentados y el sol, la luna y las estrellas. Igualmente, una cruz griega con dos animales enfrentados. Y coronando el capitel se halla la Cruz de sección cuadrangular: en el anverso, Cristo crucificado; en el reverso, la Piedad. ¡Cruceros! ¡Parada de procesiones y de entierros! Por lo general, los motivos de su construcción eran por devoción, ofrecimiento o protección.
En la Finca de Castrelos, al fin, nos encontramos con el espléndido Pazo-Museo ‘Quiñones de León’, donado por Don Fernando Quiñones de León, Marqués de Alcedo, a la ciudad de Vigo en 1924. 

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca