Opinión

Juan Carlos Cambas, pianista argentino y sus ‘Almas en el viento’

Arte y máxima música del pianista argentino Juan Carlos Cambas, el autor del celebrado disco ‘Almas en el viento’, Música argentina de Raíz, Biosfera Studio Argentina, 2007. Obra auspiciada por la Secretaría de Cultura y Comunicación de la Nación Argentina y ‘Declarado de Interés Nacional’.
Juan Carlos Cambas, pianista argentino y sus ‘Almas en el viento’
Arte y máxima música del pianista argentino Juan Carlos Cambas, el autor del celebrado disco ‘Almas en el viento’, Música argentina de Raíz, Biosfera Studio Argentina, 2007. Obra auspiciada por la Secretaría de Cultura y Comunicación de la Nación Argentina y ‘Declarado de Interés Nacional’. “Una tarde, perfilando el rumbo que quería darle a este disco –me revela tímidamente Juan Carlos Cambas–, imaginé grabar con aquellos artistas que quiero y admiro desde siempre, y que, de alguna forma, guían mi camino, son mis ‘referentes’. Así anoté en un papel algunos nombres e ideas. Cuando terminé, los miré y me dije: ‘Estoy loco, es imposible reunirlos a todos’. Pero me equivoqué. Fue posible gracias al talento infinito de los Artistas más grandes de la Argentina: Mercedes Sosa, Suma Paz, China Zorrilla, Eduardo Lagos, Raúl Carnota, Jairo, Jaime Torres, Domingo Cura. Y mi padrino Luis Landriscina. Y al futuro prometedor de Abel Pintos, Mónica Abraham, Lidia Barroso, María Lombas, Daniela Horovitz, Carlos Mancinelli, Néstor Basurto, José Ceña, Los mejores de la cuadra, Cosecha de agosto, Coro del nuevo mundo y Martín Nosti, que colaboraron sin divismos, sólo con el afán de darme una mano, de compartir la música, de reafirmarme el camino”.
Música con identidad: la que representa a un lugar en el mundo. En el pianista Cambas, sonidos y paisajes de su tierra argentina. “El arte no es uniformidad –señaló Suma Paz– sino individualidad”. Hermosos, hondos ritmos del norte de la Argentina: el huayno y la chaya y la cueca. La del centro: zamba y chacarera, gato y vidala. La del litoral: chamamé. Y la de la pampa: la milonga y también canciones. “El título general del disco ‘Almas en el viento’ –agrega Juan Carlos Cambas– me lo inspiró el poema de Atahualpa Yupanqui, el titulado ‘La Flecha”. Evoquémoslo: “Llenen mi boca de arena,/ si quieren callar mi voz,/ no he de morirme de pena,/ la flecha ya está en el aire/ para llenarse de sol”. En abril de 1999 el pianista Cambas daba sus primeros pasos; después, en 2007, lo que parecía un ambicioso sueño, utópico, se transformó en realidad: su segundo disco, como solista. Y don Atahualpa prosigue: “Aunque me quiten los ojos,/ igual he de verlo yo/ con los ojos de mi hermano,/ donde la flecha cayó,/ después de volar volando,/ para llenarse de sol”. Música de Raíz. El Hombre y el Paisaje fundidos místicamente en el Ser del Universo. La idiosincrasia de Argentina: lo autóctono, lo aborigen, para, a través de la savia, ascender por el tronco hasta las ramas y las hojas, la copa alada de las nubes y azul del Firmamento.
Pampa argentina. Llanura verde, infinita, despojada, esencial. “Un cielo del revés”, dijera Yupanqui. El ser humano y el misterio del Horizonte: al fondo y final, la línea a la que él se va apropincuando, aunque ella, irremediablemente, cada vez más se va alejando. Introspección. Abstracción. Lo minúsculo ante la Inmensidad del Espacio y la Silente Paz del Tiempo. Milonga pampeana –música de la pampa por excelencia– que se canta a media voz, segura y convincente, metafísica, reflexiva, sugeridora. Música de la Puna, en cambio, la que se canta a viva voz. Abrazada por los cerros, la voz se yergue potente con el fin de proyectarse hacia las cumbres. Vivacísimas y jocundas músicas del Carnavalito y del Huayno. Juan Carlos Cambas, quien naciera en la Ciudad de Buenos Aires el 2 de septiembre de 1967, reside en Galicia desde abril de 2002.

Juan Carlos Cambas, pianista argentino y sus ‘Almas en el viento’