Opinión

Las curativas aguas de Baños de Molgas

La villa de Baños de Molgas se encuentra casi en el centro de la provincia de Ourense. Su hermoso Balneario está en la zona céntrica de la localidad, en una angosta parcela que queda entre el río y la carretera. Durante todo el siglo XX el Hotel Balneario se ha amplificado en no escasas ocasiones, mas sin por ello perder jamás el ‘feitizo’ de un ‘Establecimiento’ salutífero de Agua tradicional.
Las curativas aguas de Baños de Molgas
La villa de Baños de Molgas se encuentra casi en el centro de la provincia de Ourense. Su hermoso Balneario está en la zona céntrica de la localidad, en una angosta parcela que queda entre el río y la carretera. Durante todo el siglo XX el Hotel Balneario se ha amplificado en no escasas ocasiones, mas sin por ello perder jamás el ‘feitizo’ de un ‘Establecimiento’ salutífero de Agua tradicional. La localidad de Baños de Molgas posee seductoras construcciones de piedra y numerosos balcones decorados. A la ribera del río Arnoia, los hallazgos arqueológicos que se han encontrado en sus aledaños –hoy en día pueden contemplarse en las salas del Museo de la Diputación Provincial de Ourense– revelan que fue un emplazamiento romano y que sus aguas ya eran reconocidas y empleadas como remedios naturales por ellos mismos. Constancia de viajes de varios reyes se reflejan a lo largo de la Edad Media.
Declaradas “de utilidad pública” en 1873, “a petición” de su por entonces propietaria Doña Ramona Salgado, desde esa época paulatinamente el lugar se fue metamorfoseando con envidiable vitalidad, hasta el punto de que llegó a contar con Don Francisco Andión con el cargo de director médico. Durante las décadas del pasado siglo XX el Hotel Balneario se ha engrandecido, conservando su ‘esprit’ de la ‘belle époque’ de los clásicos años Veinte. Baños de Molgas figura en algunos tratados de aguas mineromedicinales de la Edad Moderna entre los más célebres de Galicia y la Península Ibérica. Claras, transparentes y untuosas al tacto, el caudal de sus aguas es variable pero bastante generoso: su temperatura oscila entre los 28º de la Charca y los 49,5º de la ‘Fonte Quente’. El uso de ellas está específicamente aconsejado para dolencias reumatológicas, al igual que para trastornos de la piel y vías urinarias, depresiones y especiales situaciones de estrés, insomnio y ansiedad e irritabilidad, entre otras.
Caso de que nuestro deseo sea realizar algunos viajes turísticos, la villa de Baños de Molgas nos propone excepcionales parajes como Ansuiña, Vide y la playa fluvial de A Acea. Muchos son asimismo los aficionados al arte de la pesca que se acercan a los tramos acotados del río Arnoia, pues les ofrecen una variada fauna piscícola. ¡Cuánto es el legado monumental y artístico de Baños de Molgas! Rindámonos, prosternados y colmados de fe, ante la vetusta capilla de Santa Eufemia de Ambía, declarada ‘Monumento Histórico-Artístico’ de Galicia y España. Todavía podemos admirar partes de su primigenia construcción del siglo IX y en su interior nos aguarda un vigoroso Cristo medieval. ¡Honda espiritualidad pétrea en el histórico ‘cruceiro’ en San Vitorio! A su lado, vestigios del arte rupestre: un ‘petroglifo’ con círculos concéntricos y líneas grabadas, inscritas sobre roca…
Mas, ¿quién sería capaz de pasar por alto este venerable ‘Monte Medo’, aquel escenario de cultos paganos que, al transcurrir los siglos, se fueron ‘cristalizando’ hasta alcanzar la construcción de una ermita, sustituida durante el siglo XVIII por un gran santuario de estilo barroco? En verano, coincidiendo con la devoción y romería de la ‘Virgen de los Milagros’, este enclave –dominando un deshabitado paisaje¬– se transforma en un enorme centro de peregrinación al que acuden riadas de gentes de toda la geografía gallega.

Las curativas aguas de Baños de Molgas