Opinión

Caldelas de Tui y las aguas de su Balneario

El Balneario de Caldelas de Tui está situado en la margen derecha del río Miño. El complejo salutífero comprende dos edificaciones en hermosa piedra de estilos radicalmente diferentes; al lado del río hay una tercera, de planta baja, en la cual hallamos el manantial así como la sala de inhalaciones. Estas benditas aguas están singularmente indicadas para las dolencias de tipo respiratorio.
Caldelas de Tui y las aguas de su Balneario
El Balneario de Caldelas de Tui está situado en la margen derecha del río Miño. El complejo salutífero comprende dos edificaciones en hermosa piedra de estilos radicalmente diferentes; al lado del río hay una tercera, de planta baja, en la cual hallamos el manantial así como la sala de inhalaciones. Estas benditas aguas están singularmente indicadas para las dolencias de tipo respiratorio. A lo largo de toda su historia ciertamente han sido los enfermos de vías respiratorias –los asmáticos sobre todo– quienes, para aliviar o curar sus males, han sido los visitantes más numerosos de este ‘Establecimiento’ de Aguas y Salud.
El ‘Viejo Hotel’ es la primera de las edificaciones. Construido a mediados del siglo XIX con tres alturas, actualmente presenta varios salones al igual que las cocinas. La segunda de las edificaciones –conocida por el ‘Nuevo Hotel’– fue llevada a término en nobilísima piedra de granito con cuatro alturas: es en ella donde se encuentran las habitaciones. El más antiguo testimonio escrito acerca de las aguas del Balneario de Caldelas de Tui data de 1675. La primera declaración de “utilidad pública” corresponde a 1869. Y once años más tarde, ya en 1880, da comienzo la construcción del mismo, que sería inaugurado años después. Hay que aguardar, no obstante, a 1890 para que el Hotel ¬–contiguo al Balneario– abra las puertas a sus usuarios. Su remodelación completa se llevó a cabo en 1989, si bien la inauguración del novísimo Hotel tuvo lugar en 1992.
La composición de estas aguas nos otorgan las siguientes propiedades y esenciales características: cloruradosódicas y fluoradas, litínicas, hipertermales y radiactivas. Eficaces, por ende, para trastornos de índole respiratoria. Una inmensa mayoría de quienes las han empleado con profusión han sido fundamentalmente niños, con satisfactorios resultados en sus tratamientos. Digamos que, en general, todas las afecciones crónicas de las vías respiratorias son objeto de curación o, cuando menos, de marcado alivio, en este Balneario de Caldelas de Tui. Se trata de patologías y casos de rinitis y sinusitis, vegetaciones y dolencias en el oído y bronquitis, entre otros.
En lo que al interés turístico concierne, en el municipio de Caldelas de Tui se nos ofrecen dos enclaves muy señalados. El primero de ellos es el denominado “monte Aloia”: el primer lugar de Galicia declarado “Parque Natural”. Y desde luego, la ciudad “monumental”, declarada desde 1967 “Conjunto Histórico Artístico”. Su Catedral nos habla y nos convida a visitarla y admirarla desde el siglo XII.
Ascendemos las angostas, empinadísimas ‘rúas’ del ‘casco histórico’ que todavía mantiene la estructura del Medievo. Gratamente nos sorprenden por su mágica belleza los rincones y las casas blasonadas y los restos de su gloriosa muralla. Asimismo visitamos los emplazamientos arqueológicos de la prehistoria en la parroquia de Pazos de Rei. Y los enigmáticos ‘petroglifos’ de Randulfe. Y el ‘castro’ de Cabeza de Francos…

Caldelas de Tui y las aguas de su Balneario