Los gallegos retornados iniciaron 600 nuevos proyectos empresariales

Desde Venezuela, Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Chile, Irlanda, Francia y Holanda, entre otros países, han llegado los gallegos que retornan a Galicia para un nuevo comienzo que pasa por montar su propio negocio, algunos en las ciudades, pero otros optaron por núcleos de población más pequeños como, por ejemplo, las localidades pontevedresas de Vilanova de Arousa y Sanxenxo o las lucenses de Ribadeo y Sober.

Los gallegos retornados iniciaron 600 nuevos proyectos empresariales
7.Miranda-Retornado Sanxenxo
Rodríguez Miranda, durante su visita a la empresa Enercraf, afincada en Sanxenxo.

En total, las ayudas al retorno emprendedor apoyaron 600 nuevos proyectos de gallegos retornados y tuvieron un impacto económico superior a los 32 millones de euros. Además, hay que tener en cuenta que en 2021 se creó una nueva línea de ayudas: ‘refuerzo covid’.

Los negocios son de lo más diverso, desde una ferretería y una juguetería a empresas tecnológicas de tratamiento de datos o de preparación de profesionales para acceder al mundo digital. La edad también es muy variada, ya que va desde los 19 a los 79 años, aunque la edad media se sitúa en los 41,2 años.  

La mayoría de los participantes hacen una valoración positiva del programa de apoyo al retorno emprendedor y destacan que la ayuda de la Secretaría Xeral de Emigración les ayudó a acelerar el proyecto o hacerlo de manera más segura.

Rubén Someso creó el proyecto ‘Musicavivencial’, en el que trata de que los niños de 0 a 3 años desarrollen el oído para captar todos los sonidos posibles. “Sin la ayuda de la Xunta, el proyecto hubiese fraguado también porque era un plan de vida, pero me hubiese costado mucho más”, explica este coruñés, quien matiza que si no hubiese tenido el incentivo de la Xunta igual habría montado su proyecto en Zaragoza.

Muchos de los gallegos que retornan vienen buscando la calidad de vida que no tienen en otros lugares como Adrián Rodríguez, que tras estar unos años en el mundo académico en Irlanda y un breve paso por Alemania, montó una empresa puntera en servicios informáticos en su Ribadeo natal. Este programa “me ayudó porque montar una empresa exige una inversión muy importante”, asegura.

La complicada situación que vive Venezuela ha forzado el retorno de muchos gallegos y sus descendientes. En el caso de Amelia Rodríguez, regresó toda la familia. Primero sus padres y su hija. “Ellos vinieron por un tiempo para acompañar a mi hija, pero llevaron bien el invierno y quisieron quedarse”, aunque eso supuso “emigrar dos veces” porque ya tenían una vida hecha en Venezuela. Luego llegaron ella y su marido y entre los ahorros que tenían y la ayuda al retorno emprendedor cogió el traspaso de una ferretería, ya que necesita trabajar y la convalidación de sus estudios lleva su tiempo. Amelia asegura que han venido para quedarse porque la situación en Venezuela “no va a mejorar en el corto plazo” y en Galicia valora mucho la tranquilidad con la que puede salir a la calle y el poder disponer de medicamentos.

Aunque nació en Venezuela, Steffany Andrea Azuaje llegó desde Uruguay a donde se había trasladado la familia cuando la situación en Venezuela se complicó mucho. Como en Uruguay no encontraron trabajo, decidieron probar suerte en Galicia, en concreto se establecieron en Vilanova de Arousa, donde viven su tía y sus primos. Tras un periodo de formación, Steffany montó una página de comercio local ‘on line’. “Nosotros no tenemos idea de volvernos, nos gusta Galicia”, afirma esta joven.

Con la ayuda al retorno emprendedor se instaló en Sanxenxo Enercraf, una empresa dedicada a la fabricación de equipos de soporte tecnológico (baterías de gran potencia) para aeronaves. La empresa nace en Canadá pero se trasladaron a Galicia buscando una empresa auxiliar que aportara el personal necesario para la construcción de estas baterías de gran potencia que requieren trabajadores muy especializados.

Ayudas al retorno emprendedor

Las ayudas al retorno emprendedor están destinadas a los gallegos residentes en el exterior y a sus cónyuges o personas con unión análoga a la conyugal y los descendientes por consanguinidad de las personas gallegas y nacidas en Galicia.

Los beneficiarios deberán contar con nacionalidad española; residir en el exterior en las fechas previstas en cada convocatoria; estar de alta en el régimen especial de autónomos o en cualquier otro régimen especial por cuenta propia de la Seguridad Social o en mutualidad del colegio profesional, en todo caso, con anterioridad a la presentación de la solicitud; residir y ejercer su actividad laboral o profesional en la Comunidad Autónoma de Galicia; y no haber sido beneficiaria de esta ayuda al amparo de anteriores convocatorias.

Los beneficiarios de estas ayudas para promover el autoempleo y la creación de empresas podrán recibir hasta 10.000 euros para gastos corrientes derivados de la puesta en marcha de esta actividad económica.

Los gallegos retornados iniciaron 600 nuevos proyectos empresariales