DURANTE LA CELEBRACIóN DEL 60º ANIVERSARIO DEL CENTRO GALLEGO DE VITORIA

Feijóo destaca que a través de los centros gallegos “entendemos la pluralidad de esta casa común que es España”

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, recordó, durante la celebración del 60º aniversario de la fundación del Centro Gallego de Vitoria, que éste es tan sólo uno de los 16 centros gallegos y casas de Galicia que los emigrantes gallegos fundaron en diversas localidades vascas y subrayó que todos ellos son lugares en los que las asociaciones de gallegos se revelaron cómo verdaderos canales de diálogo e integración, “porque desde cada uno de ellos –dijo– transmitimos el mensaje de que el apego a la tierra de origen no está discutido con el cariño a la tierra de acogida”.

Feijóo destaca que a través de los centros gallegos “entendemos la pluralidad de esta casa común que es España”

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, recordó, durante la celebración del 60º aniversario de la fundación del Centro Gallego de Vitoria, que este es tan sólo uno de los 16 centros gallegos y casas de Galicia que los emigrantes gallegos fundaron en diversas localidades vascas –Vitoria, Bilbao, Eibar, Ermua, Barakaldo, San Sebastián, Ondarroa, Lloido, Santurce–, y subrayó que todos ellos son lugares en los que las asociaciones de gallegos se revelaron cómo verdaderos canales de diálogo e integración, “porque desde cada uno de ellos –dijo– transmitimos el mensaje de que el apego a la tierra de origen no está discutido con el cariño a la tierra de acogida”.

Asimismo, subrayó que el trabajo desarrollado desde estas asociaciones fue encaminado a exaltar la cultura propia buscando compartirla en el nuevo contexto vital, y buscando su integración en el ámbito sociocultural, político y económico del lugar de destino. “Es a través de la labor y de la presencia de estos centros que entendemos la pluralidad de esta casa común que es España. Y entendemos, a su vez, el significado de la igualdad entre el conjunto de regiones y nacionalidades que componen el mapa del Estado”, concluyó.

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó que no puede haber mayor garante de la estabilidad para una comunidad o para un país que poder salvaguardar, desde la responsabilidad institucional, sus servicios públicos. “Y, esa debe ser la senda a seguir”, aseveró, después de recordar que Galicia y País Vasco, junto con Canarias, fueron las tres únicas comunidades que cumplieron su objetivo de déficit público.

Asimismo, afirmó que “con la estabilidad institucional fuimos capaces de atravesar una de las peores crisis económicas de las últimas décadas y supimos poner rumbo al crecimiento”, a lo que añadió que “romper con esa estabilidad significaría retroceder en nuestros pasos y frenar los avances conseguidos hasta el momento”.

En esta línea, el titular de la Xunta incidió en que es ahora cuando debemos defender y procurar con mayor intensidad esa misma estabilidad que nos hizo progresar como país.

El acto también contó con la presencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, quien puso en valor las excelentes relaciones que mantienen los pueblos gallegos y vascos y recordó que Euskadi es el “futuro común”, también el de las personas inmigrantes que tuvieron que dejar Galicia en busca de una oportunidad de trabajo, por lo que animó a seguir “trabajando juntos” para “mejorar y progresar”.

Además, asistieron el ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso; el secretario xeral de Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda; el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran; y el diputado general de Álava, Ramiro González; así como el presidente del Centro Gallego de Vitoria, Manuel López Doamo, y representantes de diferentes instituciones alavesas.

Todos ellos asistieron primero a la inauguración del cruceiro en honor a todas personas que tuvieron que dejar su tierra, y a su bendición por parte del obispo de Vitoria, Carlos Elizalde, y posteriormente a los actos conmemorativos en el interior del centro.

A juicio del lehendakari, el cruceiro inaugurado representa el “encuentro” y la “integración” y anima a seguir “caminando juntos”. “Tenemos raíces ancladas en la tierra que nos vio nacer, pero las ramas de nuestros árboles están abiertas al mundo y construimos un futuro compartido”, aseguró. En este sentido, Urkullu recordó que Euskadi seguirá siendo tierra de acogida de personas que buscan refugio y mostrando la solidaridad que también recibió. El lehendakari puso el énfasis en su compromiso por seguir trabajando en favorecer la convivencia entre personas, pueblos y culturas. Así, y desde el punto de vista de que Euskadi es “el futuro en común”, apostó por seguir "trabajando de la mano" para continuar mejorando y progresando “juntos”.

El Centro Gallego de Vitoria, que este año cumple su 60 aniversario, nació de la necesidad de ayudar a los gallegos que llegaron a Vitoria a mediados de los años 50 en busca de trabajo. Si inicialmente el punto de encuentro fue el bar Americano de la calle Olaguibel, posteriormente la asociación se trasladó a las instalaciones actuales de la calle Gernikako Arbola.

Feijóo destaca que a través de los centros gallegos “entendemos la pluralidad de esta casa común que es España”