EL SECRETARIO XERAL DE EMIGRACIóN PARTICIPó EN LA REUNIóN CON LOS EMPRESARIOS DEL EXTERIOR

Rodríguez Miranda destacó la importancia de la planificación conjunta entre la ‘galeguidade’ social y empresarial

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, aseguró en la reunión con los empresarios gallegos del exterior que el futuro pasa por la coordinación de las entidades gallegas con las asociaciones de empresarios gallegos del exterior, a los que pidió su colaboración para que Galicia salga de la crisis.
Rodríguez Miranda destacó la importancia de la planificación conjunta entre la ‘galeguidade’ social y empresarial
Rodríguez Miranda y Francisco Conde, en el Igape.

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, destacó en su participación en la reunión anual de la Rede de Asociacións de Empresarios Galegos no Exterior que Galicia necesita a los empresarios gallegos del exterior para poder dar una respuesta a la crisis y llevar a cabo la recuperación económica de Galicia, uno de los ejes del Gobierno de Núñez Feijóo desde su primera legislatura.

Miranda aseguró que los empresarios del exterior son fundamentales para “garantizar la presencia económica de Galicia fuera de nuestras fronteras, para modernizar nuestro sector internacionalizador, para situarnos en mercados no explorados y consolidar los ya existentes, y para atraer inversiones a esta tierra”.

El responsable de Emigración de la Xunta recordó los objetivos con los que se fundaron las entidades gallegas del exterior y aseguró que, después de 100 años, esos principios están vigentes. “Juntos seremos más fuertes, juntos llegaremos más lejos, juntos señalaremos el lugar que Galicia debe ocupar en la historia”.

Rodríguez Miranda aseguró que “la unión de las entidades gallegas es uno de los principales retos de la ‘galeguidade’ de los próximos años porque Galicia necesita de una representación exterior potente con objetivos definidos, eficiente en el uso de sus recursos, con vocación de servicio a Galicia y a los gallegos, con capacidad para sumar las inteligencias, las capacidades, los conocimientos y los recursos de cientos de gallegos repartidos por el mundo”.

El secretario xeral recordó que pronto habrá una nueva Lei da Galeguidade que supondrá un nuevo marco legal para las relaciones de las comunidades gallegas con la Galicia territorial. Además, aseguró, implica que las comunidades del exterior tendrán, en el campo económico, una serie de derechos expresamente contemplados en esta Lei “como recibir información de la realidad económica de Galicia, mantener contacto con los agentes económicos y sociales de nuestra comunidad, colaborar con el Gobierno y los agentes económicos de Galicia en el impulso de las actividades de carácter económico y empresarial de las actividades que fomenten desarrollo económico y la proyección económica de Galicia en el exterior y su internacionalización dentro de su ámbito territorial”.

Rodríguez Miranda aseguró que si hay un ámbito en el que las comunidades gallegas pueden desarrollar una acción esencial a favor del desarrollo económico de Galicia “es, sin duda, su capacidad para apoyar la proyección económica en sus lugares de acogida, para dar valor y difundir la marca Galicia, allí donde se encuentren”.

“Las asociaciones de empresarios gallegos en el exterior sois también parte integrante y esencial de la ‘galeguidade’ y así lo ha considerado la Xunta desde hace más de 30 años”, recordó Rodríguez Miranda, quien aseguró que este es el momento en el que se debe producir la coordinación y planificación conjunta entre “la ‘galeguidade’ empresarial y la ‘galeguidade’ social”.

Rodríguez Miranda, que recordó la figura de Manuel Fraga, destacó la actividad de la Xunta a lo largo de los últimos 30 años a favor de los gallegos del exterior e hizo referencia a los más de 30.000 gallegos atendidos al año por la Secretaría de Emigración, a los más de 150.000 que participan en actividades de la Xunta, a las actuaciones para la mejora de hospitales, centros de día, residencias de ancianos, …

Según dijo, las actividades de la Xunta promovieron una “cierta cultura de la subvención” que restó la fuerza de la comunidades gallegas “para ser autosostenible, para creer e integrar a las nuevas generaciones”. “Todos somos conscientes de eso –aseguró- y estamos dando los pasos necesarios para reverter esta situación de envejecimiento y de falta de dinamismo de algunas comunidades”.

Miranda aseguró que ahora hay un nuevo futuro y “desde la Secretaría Xeral de Emigración consideramos esencial que las comunidades gallegas y las asociaciones de empresarios en el exterior caminen juntos en la tarea de proyectar las potencialidades de Galicia hacia el exterior”.

El secretario xeral recordó que las asociaciones de empresarios, al igual que el resto de colectividades del exterior, tienen por delante el reto de integrar a las segundas, terceras e incluso cuartas generaciones. “Queremos recuperar a los jóvenes gallegos formados en sus países de residencia, profesionales, emprendedores y trabajadores reconocidos y exitosos. Nuestro futuro debe estar unido al suyo porque ellos son los receptores y transmisores de nuestros mejores valores y porque ellos añadirán nuevos valores a nuestra esencia como nacionalidad histórica”.

Rodríguez Miranda explicó que la proyección de Galicia en el exterior es una política “integral y transversal”, “es una política estratégica de país y al que el país debe dedicar sus mejores recursos”. Miranda, que reconoció que el éxito de esta política se medirá en el retorno económico que tenga para Galicia, pidió un esfuerzo a los empresarios gallegos del exterior para crear estructuras orientadas al crecimiento económico y la generación de empleo.

Rodríguez Miranda destacó la importancia de la planificación conjunta entre la ‘galeguidade’ social y empresarial