El conseller de Asuntos Exteriores, Raul Romeva, ha presentado el proyecto

El proyecto de ley de la comunidad catalana en el exterior sigue su trámite en el Parlament

El Parlament ha aprobado este miércoles que el proyecto de ley de la comunidad catalana en el exterior siga su trámite después de que se hayan tumbado las enmiendas a la totalidad presentadas por Ciudadanos y PP.

El proyecto de ley de la comunidad catalana en el exterior sigue su trámite en el Parlament
Romeva-pleno del Parlament
Raul Romeva en el Pleno del Parlament.

El Parlament ha aprobado este miércoles que el proyecto de ley de la comunidad catalana en el exterior siga su trámite después de que se hayan tumbado las enmiendas a la totalidad presentadas por Ciudadanos y PP.

El conseller de Asuntos Exteriores, Raul Romeva, ha presentado el proyecto, que tiene por objetivo dar apoyo, asistencia y protección a los catalanes residentes en el extranjero, reconocerlos como destinatarios de la obra de Govern y potenciar las relaciones con los países donde hay una importante presencia de catalanes.

La iniciativa crea el Registro de Catalanes Residentes en el Exterior; regula las comunidades catalanas y les da apoyo y reconocimiento oficial; crea el Consell de la Catalunya Exterior, el órgano asesor de consulta y participación de los catalanes residentes fuera del país; fomenta la movilidad internacional que tenga por objetivo la excelencia académica, asociativa y profesional, y establece el Día Internacional de la Catalunya Exterior.

La diputada de Ciudadanos Susana Beltrán ha argumentado su enmienda a la totalidad porque consideran que el proyecto no protege ni mejora las condiciones de los catalanes en el exterior al dejarles “fuera de la UE y del mundo”, por lo que considera que es una propuesta involutiva respecto a los derechos que ya se tienen.

Desde el PP, Juan Milián ha dudado de la constitucionalidad de la iniciativa, sobre todo por lo relacionado con la diplomacia pública, y ha añadido que quieren que los catalanes en el exterior sean “libres de los tentáculos del Govern y reciban más ayuda, pero no condicionada a criterios políticos”.

Ferrán Pedret (PSC) ha avisado de que el registro de catalanes en el exterior no puede servir de censo electoral, y ha echado de menos mecanismos más claros y directos de participación de estas comunidades en la elaboración de políticas públicas.

Joan Josep Nuet (SíQueEsPot) no ve en el texto “una nueva estructura independentista” y sí una iniciativa que se ocupa de los catalanes en el exterior, y ha avanzado que las enmiendas que presentarán en el trámite parlamentaria serán para reforzar sus derechos y no se sientan catalanes de segunda.

“Obsesión” contra el registro

La diputada de la CUP Anna Gabriel ha criticado las enmiendas a la totalidad de Ciudadanos y PP y su “obsesión” contra el registro de catalanes en el exterior, y ha reivindicado la necesidad de ocuparse de los catalanes que viven fuera de Cataluña.

Desde JxSí, Jordi-Miquel Sendra ha destacado la importancia de adecuar la normativa a las nuevas necesidades de los catalanes en el exterior, así como que estas comunidades proyectan Cataluña “al mundo y dan a conocer la cultura y la lengua catalana”.

El proyecto de ley de la comunidad catalana en el exterior sigue su trámite en el Parlament