El saldo migratorio del colectivo en 2020 invierte la tendencia positiva desde 2018

Más de 66.000 españoles abandonaron el país en el año de la pandemia, un 12,8% menos que en 2019

La movilidad geográfica continuó siendo una realidad el año pasado en todo el mundo pese a la amenaza y las restricciones que trajo implícita la pandemia. En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el saldo migratorio a nivel general en 2020 (216.244) mantuvo la tendencia en positivo marcada desde 2015, aunque bien es cierto que el número de entradas, 465.721, fue muy inferior al registrado el año anterior, cuando se llegó a admitir a 750.480 inmigrantes, lo que arroja un 37,9% menos de personas que se establecieron en territorio español de un año para otro.

Más de 66.000 españoles abandonaron el país en el año de la pandemia, un 12,8% menos que en 2019

La movilidad geográfica continuó siendo una realidad el año pasado en todo el mundo pese a la amenaza y las restricciones que trajo implícita la pandemia. En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el saldo migratorio a nivel general en 2020 (216.244) mantuvo la tendencia en positivo marcada desde 2015, aunque bien es cierto que el número de entradas, 465.721, fue muy inferior al registrado el año anterior, cuando se llegó a admitir a 750.480 inmigrantes, lo que arroja un 37,9% menos de personas que se establecieron en territorio español de un año para otro.

Menos acusado se presentó el saldo en el apartado de emigraciones, aunque también experimentó un considerable descenso. De las 296.248 salidas de 2019 se pasó a 249.477, lo que supone un 15,8% menos de movilidad en el pasado ejercicio con respecto al anterior.

La tendencia migratoria se mantiene en positivo en España desde 2016, año en el que se rompió la secuencia negativa que se venía produciendo por la crisis económica, con resultados de hasta -142.552 en el año 2012.

Otra cara muestran las estadísticas que se centran en los españoles. En este sentido, las cifras de 2020 ofrecen un resultado negativo después de dos años en positivo y recogen 13.782 salidas más que entradas, como consecuencia de restar a las 52.511 personas con nacionalidad española llegadas del extranjero las 66.293 que decidieron abandonar el país, lo que supone un 12,8% menos que en 2019.

No obstante, los datos del INE resaltan que no se trata fundamentalmente de una inmigración de retorno, sino también de españoles no nacidos en España, puesto que de los más de 52.000 inmigrantes con la nacionalidad que se establecieron en España a lo largo de 2020, solo 23.916 (45,5%) habían nacido en el territorio.

Con estas cifras se invierte la tendencia de estos últimos dos años, en los que se obtuvieron resultados positivos (8.366 en 2019 y 4.426 en 2018), y se vuelve a los resultados negativos de 2017 y de años anteriores, entre los que destacan 2015 y 2013, con un saldo de -42.536 y -40.908, respectivamente.

Países de procedencia y de destino

De los españoles que se instalaron en el país, sean o no nacidos en España, el mayor número, 4.959, llegaron procedentes de Reino Unido, seguido de Venezuela, con 3.896, y de Ecuador, de donde se registraron 3.895. Mientras, los países receptores de emigrantes españoles ese año fueron Reino Unido, con 15.085; Francia, 8.881, y Estados Unidos de América, a donde se desplazaron un total de 5.588.

En el cómputo general, y atendiendo al país de nacionalidad, el mayor número de llegados del extranjero procedían de Colombia (51.067), seguido de Marruecos (44.720) y de Venezuela, desde donde se desplazaron a España el año pasado 29.448 personas. De los que emigraron, sobresalen la colectividad de rumanos, que registró 26.073 salidas; la marroquí, con 17.671; y la británica, que alcanzó las 13.293.

Saldo positivo en todas las autonomías

Al igual que en el cómputo general, todas las comunidades autónomas españolas presentaron el pasado año un saldo migratorio positivo con el exterior. Las mejores cifras se dieron en Cataluña (46.241), Madrid (41.429) y Andalucía (32.811). Cabe destacar las cifras de Canarias, que registró 11.250; Galicia, 7.540; País Vasco, 7.492; Castilla y León, 5.320; Asturias, 2.605, y Cantabria, 1.986. Los mayores saldos migratorios entre comunidades durante 2020 se dieron en Castilla-La Mancha (8.752 entradas netas), Comunitat Valenciana (5.043) y Galicia (4.593).

Por lo que respecta a la población residente en España, aumentó en 61.609 personas durante el año 2020 y se situó en 47.394.223 habitantes a 1 de enero de 2021. Con este crecimiento, positivo por quinto año consecutivo, se alcanza un nuevo máximo histórico desde el comienzo de la serie.

Más de 66.000 españoles abandonaron el país en el año de la pandemia, un 12,8% menos que en 2019