LA EMBAJADA REALIZA RECOMENDACIONES A TRAVÉS DE SU PÁGINA WEB

Los españoles que viajen a México deberán extremar las precauciones frente a la inseguridad ciudadana

| 17 de febrero de 2017, 16:29

Su riqueza paisajística, el atractivo de sus playas y su cultura milenaria hacen de México un lugar atractivo para el disfrute vacacional y lo sitúan como el décimo destino turístico mundial –en 2014 se registraron un total de 29 millones de turistas–, pese a estar considerado uno de los países más inseguros del planeta, debido a los elevados índices de delincuencia que afectan a sus distintas regiones, incluida la capital, Ciudad de México.

Contribuir a la seguridad e integridad de los viajeros españoles que se suman al alto porcentaje de visitantes que recorren sus estados anualmente es tarea primordial de la Embajada de España en el país ante los casos de secuestros, extorsión, asaltos en la vía pública y en el transporte público, tiroteos o robos de pertenencias que se denuncian continuamente. Es por eso que, en su página web, la oficina diplomática informa a los turistas sobre las medidas que deben adoptar una vez en el país y de cómo solicitar ayuda ante cualquier problema que pueda surgir durante la estancia.

Como primera medida, invita a extremar la precaución y adoptar códigos de conducta que disuadan a los delincuentes de actuar contra el visitante. En este sentido, propone evitar comentarios en los que se denote capacidad económica, así como signos externos de riqueza (vehículos de alta gama, joyas o relojes, entre otros) y eludir mostrar en público documentación, tarjetas de crédito, dinero efectivo o cámaras fotográficas que atraigan la codicia de los delincuentes. Igualmente, aconseja separar estos enseres en bolsillos o carteras distintas y no llevar encima más que el dinero y tarjetas de pago imprescindibles.

Otra de las recomendaciones consiste en evitar, en la medida de lo posible, sacar dinero en los cajeros automáticos y, en caso de que se necesite utilizarlos, buscar alguno que se encuentre en el interior de zonas protegidas, como centros comerciales, pero actuando siempre con cautela y discreción.

A quienes tengan previsto contratar personal, invita a prestar mucha atención en este apartado y les insta a que pidan referencias de las personas que puedan formar el equipo doméstico, así como de otros potenciales empleados dispuestos a trabajar a su servicio.

 

Zonas de alto riesgo

En las zonas de alto riesgo, que deben ser evitadas, aconseja cambiar las rutas en los desplazamientos habituales y prestar atención constante a los alrededores y a las personas que se cruzan por la calle, así como no entrar ni salir de casa o del hotel sin comprobar antes la entrada y quiénes están en ella. En estas zonas también recomienda conducir vehículos que no llamen la atención y evitar los todoterreno y, en el caso de que alguien intente robar el vehículo, no oponer resistencia ninguna.

Si la circulación de vehículos resulta imposible por estar la vía pública bloqueada por delincuentes, aconseja mantener la calma, no oponer resistencia a los delincuentes y procurar no llamar por teléfono mientras sea uno visible para no levantar sospechas.

En caso de hallarse en una zona de tiroteos, lo más recomendable es echarse al suelo y mantenerse inmóvil y con las manos visibles mientras dure. Si se está en el vehículo, y hay posibilidad, recomienda aparcarlo al margen de la vía pública y agazaparse en su interior sin salir del mismo, procurando proteger la cabeza. En cualquier caso, apagar el motor. Por el contrario, recomienda no salir nunca a mirar si se oyen disparos ni adoptar ninguna actitud que pueda hacer pensar a los que participan en el tiroteo que uno va armado.

Otra de las recomendaciones que realiza para estas zonas de alto riesgo es no implicarse en ningún caso en conductas ilegales o de dudosa legalidad, que puedan ser fácilmente aprovechadas por los criminales para extorsiones, secuestros o agresiones de todo tipo. En este sentido, informa de que una parte elevada de las víctimas de delito o de los conflictos entre grupos del crimen organizado en México lo constituyen personas vinculadas a ellos o que han tenido algún contacto con los mismos, siquiera indirecto. Mientras que los terceros suelen verse poco afectados por la violencia criminal.

En caso de recibir llamadas telefónicas amenazantes, pide no mantener la conversación, no proporcionar absolutamente ningún dato y colgar el teléfono a la mayor brevedad posible. También recomienda fijarse en el número de teléfono desde el que se ha recibido la llamada.

Por último, insta a avisar al Consulado General correspondiente a la zona donde se produzca cualquier percance acaecido y hacerlo a la mayor brevedad posible.

Las situaciones de violencia que se vienen produciendo en México suelen tener relación con enfrentamientos entre organizaciones criminales, o de éstas contra el Ejército y las fuerzas de orden público mexicanas, en el marco del combate contra el narcotráfico que mantiene el Gobierno de México, según informa la Embajada, que añade que al amparo de la delincuencia organizada, florecen también otros tipos de violencia que adoptan la forma de asaltos, robo de vehículos, secuestros, extorsiones, etc. Este tipo de agresiones, asegura, suelen tener una incidencia mayor sobre la seguridad pública que la directamente provocada por la delincuencia organizada.

Es por eso que en los desplazamientos terrestres, rurales o urbanos, es posible encontrarse controles de carretera, generalmente del Ejército. Por ello, recomienda a los ciudadanos españoles prestar la máxima colaboración a las autoridades del retén, contestando todas las preguntas que se les formulen y manifestando claramente su condición de ciudadanos españoles.

La oficina diplomática considera que, por desgracia, también pueden hallarse retenes de grupos criminales en carreteras, particularmente en el norte del país. En tales circunstancias, hay que actuar con mucha prudencia, no huir ni acelerar y detenerse si se es requerido para ello, ya que las probabilidades de seguir camino indemne son mayores al mostrar cooperación.

 

Zonas a evitar

Entre las zonas que recomienda evitar la visita por su alto grado de peligrosidad destacan el rural de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Sonora y Nuevo León. En el caso de querer visitar la Barranca del Cobre, entre Chihuahua y Sinaloa, pide ceñirse al recorrido turístico.

Por lo que respecta a Ciudad Juárez y su zona aledaña (Chihuahua), la visita no es recomendable. En el caso de que sea necesario viajar allí, aconseja alojarse en El Paso (Estados Unidos) y cruzar la frontera las veces que sea necesario. El Estado de Tamaulipas, los municipios de Monclova, Piedras Negras y Ciudad Acuña (Coahuila), también se inscriben entre los lugares con alta peligrosidad, así como los municipios aledaños a Monterrey (Nuevo León) de Santiago, Juárez, Cadereyta, Salinas Victoria, Escobedo, Apodaca, San Nicolás de los Garza, Guadalupe, Santa Catarina y García.

Teniendo en cuenta que el aeropuerto de Monterrey se encuentra en Apodaca, para desplazarse de ese emplazamiento a la ciudad se recomienda tomar durante el día la autopista de peaje y, por la noche, la Avenida Miguel Alemán, que transcurre por los municipios de Apodaca, San Nicolás, Guadalupe y Monterrey.

El norte del Estado de Veracruz, colindante con el Estado de Tamaulipas, y el noroeste del Estado de Veracruz, colindante con el Estado de San Luís Potosí (Huasteca) figuran también entre las zonas de especial peligrosidad, así como el Estado de Michoacán, donde la intensificación de las actividades de grupos criminales ligados al narcotráfico ha desencadenado un aumento del nivel de violencia, especialmente en la región de Tierra Caliente donde se producen enfrentamientos entre grupos de autodefensa, civiles armados, el Ejército y la Policía Federal. La Embajada aconseja evitar cualquier desplazamiento a este Estado al sur de su capital, Morelia, incluida Tierra Caliente, la costa del Pacífico y el Puerto de Lázaro Cárdenas.

Por lo que respecta al norte del Estado y la capital, pide a los turistas que extremen sus precauciones y eviten situaciones de riesgo.

Las carreteras de la costa que comunican a los estados de Colima y de Guerrero con el de Michoacán y las carreteras secundarias se incluyen igualmente dentro de este grupo de peligrosidad, así como las carreteras segundarias en el Estado de Jalisco y las localidades que son limítrofes con Michoacán.

Por último, en el Estado de Guerrero, en Acapulco, la delincuencia organizada ha protagonizado incidentes violentos perpetrados contra turistas españoles, que se añaden a los cometidos contra mexicanos. Por ese motivo, recomienda evitar este destino si no es por motivos profesionales y en el supuesto de que sea ineludible pide extremar la prudencia.

En todas estas zonas, para cualquier desplazamiento fuera de los núcleos urbanos o de mayor afluencia turística, aconseja solicitar la oportuna orientación o, en su caso, autorización de las autoridades competentes, debiendo evitarse, en todo caso, los desplazamientos nocturnos.

Por lo que respecta a todos los Estados fronterizos con Estados Unidos (EE UU), estas advertencias deberán ser escrupulosamente observadas, apunta la Embajada, que añade que en caso de ser necesario visitar la franja fronteriza con EE UU se recomienda alojarse en las ciudades al norte de la frontera y cruzarla cuantas veces sea necesario. Así mismo, recomienda contactar con los teléfonos de emergencia consular de los consulados generales competentes o mediante correo electrónico para solicitar aclaraciones, precisiones o consejos.

 

Riesgo medio

Además de las zonas consideradas de alta peligrosidad, también existen zonas de riesgo medio. Por este motivo, puede visitarse, aunque se recomienda extremar la precaución, la ciudad de Monterrey, donde se recomienda usar hoteles enclavados en San Pedro Garza García y procurar que la mayor parte de actividades se desarrollen en este municipio, especialmente por la noche. También Saltillo (Coahuila); los Mochis, Culiacán y Mazatlán (Sinaloa); Hermosillo, Ciudad Obregón, Guaymas o Puerto Peñasco (Sonora); Tijuana, Playas de Rosarito y las rutas hacia Tecate y Mexicali (Baja California); la ciudad de Chihuahua y otros puntos del Estado, como Cuauhtémoc, Hidalgo del Parral o la Barranca del Cobre; la ciudad de Durango y el Estado de Morelos (capital Cuernavaca), donde se asiste a un incremento de la violencia ligada al narcotráfico así como a los secuestros. En esta zona se debe actuar con prudencia, informarse antes de visitar ciudades y comarcas aisladas y procurar no efectuar desplazamientos nocturnos salvo en zonas pobladas. Además, se aconseja permanecer siempre alerta ante incidentes imprevistos y concentrar las actividades propias en el propósito de la visita sin aventurarse solo por lugares desconocidos.

También se incluyen dentro de este apartado de riesgo medio el Estado de San Luis Potosí; el Estado de Veracruz; el Estado de Zacatecas (excepto la capital) y las carreteras de conexión de Aguascalientes (Aguascalientes) hacia Zacatecas, así como las zonas rurales del Estado de Jalisco y la periferia de la zona metropolitana de Guadalajara (capital del estado), que han sufrido en los últimos meses un aumento de actividades delictivas, que hacen recomendable incrementar la prudencia. Es recomendable asimismo usar solo carreteras de peaje y antes de realizar un desplazamiento, informarse siempre sobre el lugar de destino y el recorrido a realizar.

Por lo que respecta al Estado de México, habrá que tener precaución en las carreteras secundarias y las localidades del Estado colindantes con el norte y oriente de la ciudad de México, sobre todo en horas de la noche.

 

Precaución en la capital

Ciudad de México, si bien no es una zona especialmente afectada por el narcotráfico y el crimen organizado, presenta un nivel de inseguridad ciudadana que debe tenerse en cuenta, por lo que conviene estar siempre particularmente vigilante. Sin embargo, no todos los barrios de la ciudad presentan los mismos problemas de seguridad.

Se deben tomar precauciones en relación con el transporte público, incluidos metro, microbuses y taxis.

Respecto a los taxis, el servicio que prestan desde el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México es fiable: debe comprarse el billete previamente en las cabinas habilitadas en la zona de llegadas del aeropuerto indicando el lugar a donde desea que le lleven. Los precios están tarifados en función de la zona a la que se desplace.

Algunos hoteles cuentan con un servicio de taxis propio y pueden tomarse una vez que se ha comprobado en el hotel que la administración los conoce y avala.

En la calle, no es aconsejable tomar directamente los taxis en circulación, sino acudir a uno de los llamados ‘sitios’ de taxis y concertar el servicio con el encargado del sitio. También pueden solicitarse taxis por teléfono. En este caso, conviene solicitar al telefonista el número de matrícula o de taxi para su comprobación posterior. Así mismo, se puede solicitar previamente información sobre el precio del transporte.

Si bien el centro histórico puede visitarse, debe hacerse tomando las precauciones indicadas y evitando caminar por zonas apartadas de los recorridos habituales.

Se han producido algunas agresiones y robos a turistas en autobuses que realizan el recorrido entre el Distrito Federal y Teotihuacán.

La Embajada asegura que no es aconsejable conducir sólo en Ciudad de México por la noche si no conoce bien la ciudad.

 

Zonas sin problemas

Por lo que respeta a las zonas turísticas más importantes del país, con excepción de Acapulco (Estado de Guerrero), no presentan, hasta ahora, problemas de seguridad, siempre que se permanezca dentro de los circuitos turísticos y que se sigan normas de elemental prudencia.

Entre las zonas que se consideran seguras, con la prudencia que todo turista en un entorno desconocido debe adoptar, están, en general, los Estados del Sur: Tabasco, Campeche, Yucatán (Mérida), Quintana Roo (Cancún, Chichen Itza, Riviera Maya), Oaxaca y Chiapas.

En la costa del Pacífico: Estado de Baja California (con la excepción de Tijuana y alrededores); Estado de Baja California Sur (Los Cabos, La Paz, Loreto) y Mar de Cortés; Estado de Jalisco (Puerto Vallarta) y Estado de Nayarit (Nuevo Vallarta).

En el centro del país se detallan Estado de Guanajuato, Estado de Querétaro, Estado de Hidalgo, Estado de Puebla y Estado de Tlaxcala.

 

Recomendaciones generales

Como recomendaciones generales, la Embajada asegura que en caso de efectuar pagos con tarjetas de crédito, conviene realizar un atento seguimiento posterior de los extractos bancarios, pues se dan algunos casos de clonación de tarjetas.

También se recomienda utilizar el transporte público con personas conocedoras de la ciudad y no tomar nunca taxis fuera de las paradas habilitadas y se recuerda que en los desplazamientos en medios de transporte público y en el propio vehículo se han producido algunos casos de asaltos o secuestros.

En todo el país, en general, no es aconsejable conducir de noche por carretera. Es siempre más aconsejable utilizar las autopistas de peaje antes que las carreteras ‘libres’ y carreteras principales antes que las secundarias.

En caso de viajar con vehículo alquilado, se deben revisar las condiciones del seguro y conviene aparcar siempre en un estacionamiento vigilado.

En los hoteles se recomienda depositar los documentos y objetos de valor en las cajas de seguridad.

En viajes en avión procedentes o con destino a aeropuertos mexicanos, los objetos de valor deben ser siempre transportados en el equipaje de mano, ya que con alguna frecuencia se han observado casos de robo en las maletas al ser manipuladas en los aeropuertos del país.

Tanto en las playas del Pacífico como en las del Caribe y Golfo de México, se desaconseja bañarse en zonas solitarias y respetar las indicaciones de las banderas sobre el estado de la mar.

Ante situaciones de duda sobre la conducta a adoptar en cada momento, se recomienda no correr riesgos innecesarios y consultar a los teléfonos de las Instituciones Públicas de Seguridad y/o a los teléfonos de la Embajada y consulados de España en México.

La pérdida o robo del pasaporte español se debe comunicar al Consulado General competente por la demarcación (consultar demarcaciones más adelante) o al Consulado Honorario más próximo. Para solicitar ante un Consulado General un nuevo pasaporte debe presentarse la denuncia formalizada previamente ante la Policía mexicana.

En el caso de que la pérdida o robo se produzca en el Distrito Federal, la denuncia puede realizarse por internet, entrando en la página web del Ministerio Público (www.pgjdf.gob.mx). Una vez en la página, elegir ‘MP VIRTUAL haz tu denuncia’, elegir el Acta Especial, rellenar los distintos campos y, al terminar, imprimir el documento que aparece en pantalla con el código de barras. Acudir con ese documento a una delegación del Ministerio Público para ratificarlo. Se recomienda acudir, de preferencia, a una de las dos delegaciones especializadas en la atención a turistas situadas, una de ellas, en Presidente Masaryk, 172, esquina con Hegel, Colonia Polanco, Delegación Miguel Hidalgo (está dentro de la Agencia de la Secretaría de Turismo. Teléfono 5531 7449. Se encuentra cerca del Consulado General de España en México. Atiende de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 horas). La otra se encuentra en Amberes 54, esquina con la calle Londres, Colonia Juárez, Delegación Cuauhtémoc-en la llamada Zona Rosa. (Teléfono 5533 4444. Presta servicio las 24 horas, los 365 días del año, incluidos fines de semana. Si se va por la noche y se ve cerrada, debe llamarse a la puerta).

En caso de pérdida o extravío del pasaporte existen tres alternativas. Se puede solicitar la expedición de un nuevo pasaporte ordinario (modelo actual con huella digital). En este caso, su expedición lleva cuatro semanas. Se solicita de lunes a viernes, en horario laboral, en los consulados generales (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey). En el caso de solicitarlo en el Consulado General en la capital, se debe obtener cita previa.

También se puede solicitar un pasaporte provisional (modelo antiguo, sin huella dactilar): se solicita de lunes a viernes en horario laboral en los consulados generales (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey). Se expide en unas horas. Si se necesita en el mismo día, deberá acudirse al Consulado General a primera hora de la mañana. Este pasaporte no permite viajar a Estados Unidos sin visado.

Otra de las posibilidades consiste en solicitar un salvoconducto (cualquier día) válido únicamente para regresar a España en vuelo directo. El salvoconducto puede solicitarse en cualquiera de los tres consulados generales (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey) o en el Consulado Honorario en Cancún, que podrá expedirlo previa autorización del Consulado General en Ciudad de México.

En caso de detención, la persona debe identificarse como español y solicitar la comunicación del hecho de su detención al Consulado General de España más cercano. Formulada esta solicitud, las autoridades están obligadas a informar al Consulado sin dilación.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca