Hay quienes preguntan si pueden volar con un jamón o qué discoteca recomienda la Embajada

El cónsul de España en Praga desvela algunas de las preguntas más curiosas en el servicio de emergencias

En su blog ‘En la ciudad de las cien torres’, que está alojado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores, el cónsul de España en Praga, Pablo Rupérez, explica las funciones del servicio de emergencia consular en un país y recuerda algunas de las “preguntas inesperadas, curiosas, algo surrealistas, o que simplemente nos superan”.

El cónsul de España en Praga desvela algunas de las preguntas más curiosas en el servicio de emergencias

En su blog ‘En la ciudad de las cien torres’, que está alojado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores, el cónsul de España en Praga, Pablo Rupérez, explica las funciones del servicio de emergencia consular en un país y recuerda algunas de las “preguntas inesperadas, curiosas, algo surrealistas, o que simplemente nos superan”.

Cuestiones como si la Embajada cuenta con la píldora del día después, cómo se dice lavativa en checo o qué discoteca recomienda la Embajada son algunas de las preguntas recibidas en el teléfono de emergencias. Hay quien no tiene claro el concepto de emergencia y llamó para preguntar si podía llevar un jamón en el avión y al responderle que el teléfono era sólo para emergencias dijo que para él el jamón es una emergencia.

También hay quienes creen que el teléfono de emergencias es un servicio de atención al cliente y pregunta qué pueden hacer si las sábanas del hotel están sucias o qué hacer al descubrir la falta de visibilidad de los asientos que le asignaron en la ópera. Hay algunos que van más allá: “Querría dos billetes de autobús. Ventanilla por favor. Para el viernes. Ya sé que este teléfono es para emergencias, pero era por si colaba, es que la estación de autobús me pilla lejos de casa”.

Algunas llamadas son recibidas a altas horas de la madrugada y, según el propio blog, en estado etílico. “Soy descendiente directo del rey español Carlos II el Embrujado, exijo que venga alguien de la embajada y me saque de la comisaría donde me ha metido la policía. Que además vivo mucho tiempo al año en Fuengirola”, aseguró un extranjero que llamó al teléfono de emergencias.

Los que no se olvidan de España cuando están en el extranjero también hacen llamadas curiosas, como quien pregunta por el prefijo de la calle General Pardiñas de Madrid o el que dice ser forofo del Madrid “y quiero ir al Santiago Bernabéu, ¿me pueden ayudar?”.

Rupérez recuerda que cuando un español aterriza en Praga recibe un sms de ‘España contigo’ en el que se le informa del número de teléfono de emergencias del Consulado. Un teléfono que funciona las 24 horas del día, todos los días del año.

Según explica, en ese teléfono, que siempre contesta alguien que hable español y checo, se resuelven incidencias como robos y pérdidas de documentación que se solucionan fácilmente expidiendo un salvoconducto para regresar a España. Otras veces las gestiones son más complicadas como urgencias médicas, detenciones o fallecimientos. El año pasado atendieron 312 incidencias y expidieron 179 salvoconductos.

En su blog, Pablo Rupérez trata de explicar de manera amena y cercana la actividad consular. Este ‘post’ fue colgado en enero de este año pero la pasada semana, con motivo de los viajes de Semana Santa, se posicionaba en la portada del agregador de noticias en español ‘Menéame’.

El cónsul de España en Praga desvela algunas de las preguntas más curiosas en el servicio de emergencias