También habrá un taller de realización de cámaras fotográficas

El Cervantes de Tokio acoge la exposición fotográfica ‘Europa Enlatada’

Las obras del colectivo fotográfico Fotolateras, compuesto por Lola Barcia Albacar (Valencia) y Marinela Forcadell (Castellón de la Plana), llegan por primera vez a Japón para revelar unas escenas capturadas por unas latas, convertidas por ellas mismas en cámaras estenopeicas.

El Cervantes de Tokio acoge la exposición fotográfica ‘Europa Enlatada’
Cervantes Tokio-Venecia
Foto de las góndolas de Venecia.

Las obras del colectivo fotográfico Fotolateras, compuesto por Lola Barcia Albacar (Valencia) y Marinela Forcadell (Castellón de la Plana), llegan por primera vez a Japón para revelar unas escenas capturadas por unas latas, convertidas por ellas mismas en cámaras estenopeicas.

En la exposición ‘Europa Enlatada’, presentan unos paisajes de Europa que para ellas son una reflexión de lo rápido que se mueve Europa. Las personas siempre en movimiento no quedan capturadas en las fotografías, resultando así en un espacio ‘vacío’.

El colectivo aprovecha este viaje a la capital nipona para realizar un taller, donde enseñará a más de 40 alumnos a realizar sus propias cámaras. La exposición tendrá lugar en el Instituto Cervantes de Tokio en colaboración con la Delegación de la Unión Europea e Iberia.

Esta técnica peculiar consiste en fabricar cámaras fotográficas a partir de latas metálicas, que al pintar de negro por dentro se convierten en cámaras oscuras. En su interior introducen un papel fotosensible y permiten entrar a la luz por un pequeño orificio (estenopo), y se toma el tiempo suficiente para que se ‘cocine’ la imagen como expresan ellas mismas, ya que, al carecer sus cámaras de lente y disparador, la luz entra de forma natural el tiempo necesario para que la imagen ni se queme ni se quede cruda.

Las obras expuestas son los frutos de sus viajes por el mundo, desde Berlín a Lisboa, Palermo o Santiago de Compostela, con unas 45 de estas cámaras. Con ellas también llevan unos equipamientos necesarios para montar un ‘laboratorio’ en el cuarto de baño del hotel, donde revelan la ‘Europa Enlatada’ con el aroma único de sus calles al final del día.

Para que se introduzca suficiente luz en estas cámaras ‘lateras’, se necesitan como mínimo 20 segundos de exposición, que puede variar hasta unas horas dependiendo de las condiciones de luz. Al ser tan largo el tiempo de la exposición, comparando con las cámaras modernas que pueden capturar una escena en tan poco tiempo como 1/8000 segundos, las cámaras no capturan la gente que realmente están presentes en la escena: es por eso que sus obras de ‘Europa Enlatada’ nos muestran las imágenes de una ‘Europa vacía’ a la vez.

La exposición estará hasta el 9 de febrero en la galería del Instituto Cervantes.

El Cervantes de Tokio acoge la exposición fotográfica ‘Europa Enlatada’