ENTREVISTA CON GUSTAVO ACOSTA, SECRETARIO GENERAL DEL PSOE BUENOS AIRES

“Haber podido sostener esta agrupación durante 70 años, estando a más de 12.000 kilómetros de distancia, es un logro”

| 21 de enero de 2013, 12:01
Gustavo Acosta, secretario general del PSOE Buenos Aires, y Félix Mues, presidente.

En diciembre de 2012, el PSOE Buenos Aires celebró junto a sus afiliados y simpatizantes el 70° aniversario de su creación. Para hacer un repaso de su historia, ‘Crónicas de la Emigración’ conversó con su actual secretario general, Gustavo Acosta, que asumió el cargo el 21 de abril del año pasado en la Asamblea Extraordinaria de recambio de autoridades.  

Pregunta. En diciembre pasado, el PSOE celebró el 70º aniversario de su fundación.

Respuesta. Estando a más de 12.000 kilómetros de distancia, haber podido sostener esta agrupación durante 70 años –con 40 años de proscripción en el medio (En España que era oficial y en Argentina que fue de hecho por el estado de sitio)– es un logro que se consiguió porque tenemos una militancia que es activa, pura y sólida.

Además, haber podido hacerlo en esta parte del mundo, la República Argentina, que es nuestro segundo hogar y donde, no por nada, los españoles la buscaron masivamente como destino.

Nosotros decimos que no somos una enfermedad de la piel, que somos una enfermedad de los huesos. La llevamos muy adentro y donde quiera que estemos hacemos la diferencia, en gestión, en solidaridad, construcción de derechos y más allá de los problemas del presente, mi convicción es reafirmarme cada vez más en los ideales del PSOE, eso sin lugar a dudas.

P. ¿Cómo ve a España?

R. No voy a eximir de responsabilidades a quienes hoy manejan España pero no sería justo si no dijera que la crisis que padece España es una crisis continental, que no es sólo una crisis española. 

Es una crisis financiera que se originó en las aventuras imperiales de los Estados Unidos, en las que en algún punto tuvo que ver la España de los que gobiernan hoy. Las invasiones norteamericanas a Irak y a Afganistán costaron carradas de dinero y la economía europea no es la norteamericana. Los europeos no tienen la maquinita para imprimir billetes, como tienen los estadounidenses. Otra cosa es cómo se gestiona esa crisis, es otra discusión.

Por otra parte, creo que allí hoy se vive una situación tan desesperante como la que tuvimos en Argentina en 2000-2003, ese trienio feroz que tuvimos, pero pareciera que no toman debida nota de lo que pasó aquí, que no aprenden de los errores ajenos. Están repitiendo exactamente la misma historia que la Argentina en los 90.

Van al abismo y lo peor de todo es que ese camino que es peligrosísimo está legitimado por el voto popular. Nosotros nos inclinamos ante el voto popular, no nos vamos a inclinar nunca ante quienes los ciudadanos votan, pero sí lo haremos siempre ante el voto popular.

P. ¿Qué opina de la iniciativa de referendo del Gobierno catalán?

R. España es una continuidad desde 1477. Creo que hay algunos sonsos, irresponsables, clamando por la autodeterminación y todas esas paparruchadas que solamente caben en la cabeza de los enanos populistas que sacan las presuntas causas nacionales, que no son tan nacionales, cuando la situación en España es desesperante.

De todas formas, España va a salir adelante. No importa quién la gobierne, va a salir porque tiene la fortaleza, los recursos, la calidad humana y la decisión de salir, a pesar de quienes la gobiernan hoy.

P. En estos 70 años, ¿a quiénes recordaron especialmente?

R. En estos 70 años le rendimos homenaje a muchísimo compañeros que hoy no están, que han sido la vanguardia, y que son los que mantuvieron viva  la idea, el deseo de hacer política y de ser libres.

Homenaje a Venancio Blanco, que está con nosotros, y recordamos especialmente a Emilio Madariaga Cortés y Marcelino Fernández Villanueva, el comandante Gafas. También valoramos a quienes hoy siguen sosteniendo esto y a quienes seguirán manteniéndolo.

P. ¿Cómo está la agrupación?

R. Creo que debemos reflexionar sobre lo que ha pasado en España en los últimos años. Aquí hay mucho irresponsable hablando, José Luis  Rodríguez  Zapatero fue un gran presidente y su final no tuvo que ver con aciertos o desaciertos de su gestión, sino con una crisis continental.

Si Zapatero salió del poder con la crisis recordemos que la derecha italiana también salió del poder y lo hizo por la ventana del baño y la derecha francesa por la rejilla del baño. Creo que más allá de las decisiones de cada uno, lo determinante fue un problema continental.

Yo, como institución y dirigente político, asumo plenamente la gestión de Rodríguez Zapatero con todos sus aciertos y sus errores.

P. ¿Qué mensaje le daría a los afiliados?

R. Esta ejecutiva, cuando se postuló en abril de 2012, presentó una plataforma que hemos cumplido prácticamente en su totalidad. Desde entonces realizamos tres asambleas y rendimos cuenta de cada peso gastado. Además, estamos gestionando la apertura de una delegación en el sur del conurbano bonaerense.

P. ¿Qué proyectos tienen de cara a 2013?

R. Seguimos bregando por la constitución del PSOE Argentina ya que estamos tramitando la personería jurídica.

También estamos analizando la posibilidad de redactar un proyecto de ley de partidos políticos extranjeros. Esto también lo hemos estado hablando con compañeros del partido demócrata de Italia en Argentina, que se reúne en nuestra sede porque ellos, a pesar de representar a un colectivo muy numeroso en el país, no tienen sede en Argentina.

Además, tenemos un viejo anhelo de constituir el PSOE de América, pero eso está más lejano porque no todos tienen la misma condición que nosotros y también nos miran como una gran potencia. Imagínate que en Argentina votan unos 400.000 españoles de los poco más de 2 millones que hay en todo el mundo y eso genera algún problema, diría yo, de cartel. Creo que algunos resisten esa iniciativa porque saben que sería prácticamente imposible tomar decisiones para el exterior sin consultar con las bases de Argentina.

Por otro lado, estamos analizando la creación de una circunscripción  para los españoles residentes en el exterior para poder elegir a nuestros propios diputados y senadores. Sabemos que es un proyecto ambicioso que con la derecha es poco probable que se concrete, más no imposible.

Hay en el Congreso algunas proposiciones no de ley y nuestra portavoz del exterior se ha reunido con responsables del exterior de los populares, así que estamos viendo.

Estamos reafirmando la presencia del PSOE en Buenos Aires, más allá de los resultados electorales. Nosotros seguimos viendo a nuestros paisanos, a nuestros afiliados. La mayoría de los nuestros no manejan las redes sociales y tenemos que hacer una militancia cuerpo a cuerpo, como decimos nosotros. Vamos a seguir ampliando las relaciones con todas las instituciones y los colectivos de jóvenes.

P. ¿El PSOE Argentina ha fijado ya su posición al respecto?

R. En Argentina, la posición ha sido siempre clara y categórica, la última reforma electoral ha sido repudiada por nosotros, por más que haya sido acordada entre el PP y nuestro partido. Para nosotros es un repudio cerrado, único, absoluto y sin fisuras, que quede claro. No hay dirigente del PSOE que haya venido a la Argentina que no se haya tenido que tomar debida nota del rechazo y la condena del PSOE Argentina por la reforma electoral.

La posición de esta agrupación ha sido planteada en el 38° congreso federal, en la reunión del comité federal y en la conferencia política. Para nosotros, y que quede claro, es un objetivo irrenunciable e innegociable.

También tengo que decir que Fernando López Pereira, presidente del PP de Argentina, en ese momento, sostuvo lo mismo que nosotros y eso tiene que ver con la reivindicación de derechos de ciudadanos españoles residentes en el exterior.

El PP en Buenos Aires, por lo menos parte de su dirigencia, rechazó del mismo modo que nosotros la modificación de la ley electoral.

P. ¿Usted es el primer secretario general de la agrupación socialista nacido en Argentina?

R. La agrupación de Buenos Aires es la más grande, la más antigua y la más poderosa de todo el PSOE en el exterior y es la primera vez que su máxima autoridad, y lo digo con orgullo, es un ciudadano español nacido del otro lado del mar.

Nuestro partido refleja, en su participación y en su composición la realidad del CERA. Tenemos presidente navarro, un secretario general canario, una vicesecretaria general asturiana, un secretario de organización gallego, es decir, tenemos de todo, felizmente, y de esa diversidad nos nutrimos.

En lo personal, recuerdo una vez que en el año 66 (en los comienzos de la dictadura de Onganía) cuando yo tenía 4 años, entraron unos policías en el Centro Betanzos donde nos reuníamos y el comisario con voz ronca preguntó quién era el responsable. La gente se miró entre ella y se pararon todos y yo, que era un nene, me paré también, aunque en ese momento no sabía qué pasaba.

Muchos años después ese nene es hoy el secretario general del PSOE y lo digo con un enorme orgullo porque tiene que ver con nuestro código genético, con una identidad y un modelo de gestión.

Yo después de mucho esperar tuve mi nacionalidad española y me afilié al PSOE una semana después de que Felipe González dejó el poder. Recuerdo que estaba Elena Posada, y no lo podía creer. Me dijo: oye eres el primero que entra en la semana. Eso es así cuando se gana es un hormiguero pero cuando se pierde estamos siempre los mismos, y no me pesa. Yo me afilié al partido en la oposición y me hago cargo del partido en la oposición, en medio de una de las mayores crisis de la historia española.

P. Además de su responsabilidad al frente del PSOE de Buenos Aires, ¿cuál es su actividad?

R. Soy profesor de historia y tengo 31 años en la docencia. Trabajo en 9 escuelas. En una de ellas, la escuela técnica n° 1 en Paraná Miní, soy el docente más antiguo.

Nací en Buenos Aires. Soy modelo 1962. Hijo de canarios y la 5ª generación de socialistas de la familia Acosta, lo digo con orgullo. Además, soy dirigente sindical, soy el secretario general de los maestros y tengo tres hijos maravillosos, Magdalena, María de la Paz y Manuel.

Cuando me defino en el lugar que vine al mundo digo que soy una generación que se quedó en el medio. Yo fui chico para la guerrilla, grande para la droga, estuve justito para la guerra de las Malvinas y soy de los argentinos que se perdieron la época del respeto. Yo no conocí el respeto, yo tenía miedo. Soy de la generación que tenía que salir con documentos a todas partes. Pasé toda mi adolescencia con estado de sitio con las garantías constitucionales suspendidas, con procedimientos del ejército y de la policía y hoy, más allá de todas las cuestiones de las que todos nos quejamos, estamos acá y allá, sé que estamos mucho mejor.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca