EN SU VISITA A BUENOS AIRES SALUDÓ A LOS BENEFICIARIOS DEL PROGRAMA ‘REENCONTROS NA CASA’

Santiago Camba señaló que el concurso de acreedores de la Fundación Galicia Salud “está a punto de finalizar”

| 16 Junio 2012 - 12:41 h.
Un momento del encuentro que Santiago Camba, acompañado por Nora Bermani y Alejandro López, mantuvo con los beneficiarios de ‘Reencontros na casa’.
Un momento del encuentro que Santiago Camba, acompañado por Nora Bermani y Alejandro López, mantuvo con los beneficiarios de ‘Reencontros na casa’.

El secretario xeral de Emigración, Santiago Camba, aprovechó su estancia en Buenos Aires para saludar, el pasado jueves, a los beneficiarios del Programa ‘Reencontros na Casa’, que parten este lunes 18 hacia Galicia para reencontrarse con sus familiares.

Durante su estancia en la capital argentina, además, se reunió con Marta Donsión, actual titular de la Presidencia de la Junta Directiva del Centro Gallego de Buenos Aires, tras la renuncia del presidente electo Carlos Vello, según informó el político. Consultado al respecto, Camba opinó que “posiblemente este cambio de autoridades llegue relativamente tarde” por la situación delicada en la que está la institución, dijo, tras dos años de autogestión.

Por otra parte, adelantó que el concurso de acreedores de la Fundación Galicia Salud “sigue su curso con normalidad” y que “está a punto de finalizar”. Tras deslindar responsabilidades de la administración gallega en la conducción actual de la entidad, manifestó que, en todo caso, “el Gobierno gallego va a ayudar en todo lo que pueda en lo que respecta a la disolución de la Fundación”.

En otro orden de cosas, Camba se mostró a favor de reformar nuevamente la ley electoral para eliminar el  requisito del ruego del voto en el exterior y consideró que también habría que habilitar los centros de la colectividad para que se pueda votar allí, especialmente en aquellos lugares que están más alejados de los Consulados.

A su llegada a Buenos Aires, Santiago Camba, acompañado por el delegado del Gobierno gallego en Argentina, conversó con ‘Galicia en el Mundo’.

Pregunta. ¿Tiene previsto reunirse con la actual presidenta del Centro Gallego de Buenos Aires?

Respuesta. Sí, hoy tendré una entrevista con Marta Donsión, una mujer capaz, me imagino por lo que la conozco desde hace años, con muchas ganas de trabajar, pero que se encuentra con un Centro Gallego en una situación muy compleja. En ese sentido, intentaremos ayudar en todo lo que es la Fundación para que ésta no sea una carga para el propio Centro, que está en unas dificultades realmente serias. Dificultades que hasta hace unos meses el círculo pequeño de la conducción nos decía que el centro gallego no tenía dificultades, que iba bien. Nosotros no terminábamos de creerlo hasta que empezaron a aparecer los problemas serios con la falta de pago a los trabajadores. No la supimos nosotros, ni la mayor parte de la Junta Directiva, lo que desencadenó una serie de desencuentros que terminaron con la renuncia de varios integrantes de comisión. Creo también que el señor Carlos Vello tendrá que responder por la situación del centro desde que asumió la conducción hasta esta parte.

P. ¿En qué estado se encuentra el concurso de acreedores?

R. La convocatoria de acreedores sigue su curso normal, aunque los directivos del Centro Gallego se han mantenido al margen, cuando ellos forman parte de la Fundación Galicia Salud en un 50%, igual que la Administración autonómica. Sabemos de las vicisitudes del Centro y tampoco queríamos ser molestos, por utilizar un tono suave, así que por nuestra parte nos hemos dedicado a trabajar en la convocatoria para que llegue a buen puerto negociando con los cerca de 200 proveedores comerciales, con la AFIP y manteniendo reuniones con todas aquellas personas que podían considerarse perjudicadas. En estos momentos falta muy poco para que el concurso empiece su resolución definitiva.

P. ¿Cuáles son las perspectivas en esta instancia?

R. Aquí se hablaba de que cada uno asumiera su parte de la deuda pero creo que la Administración gallega va a tener que hacer un esfuerzo suplementario y posiblemente este cambio de autoridades en el Centro Gallego llegue relativamente tarde porque lo que tiene pasado en estos últimos dos años le juegan muy en contra. En este sentido, creo que el Centro pasa unas dificultades tan serias que es incierto su propio futuro. Por nuestra parte, aún viendo ciertas actitudes, nunca dimos por zanjado el diálogo, ni lo daremos.

P. ¿Cuáles podrían ser las alternativas del Centro de cara a la situación que enfrenta, a su criterio?

R. Yo creo que un Hospital primero debe ser gestionado por profesionales de la administración sanitaria. No podemos pensar en un hospital al uso de hace 50 años cuando había una población joven, que no gastaba, con 120 mil socios propios. Hoy el contexto es diferente, no sólo en Buenos Aires, en cualquier parte del mundo. Yo creo que en ese sentido puedo diferir del modelo de gestión sanitaria del Centro Gallego y creo que el tiempo nos está dando la razón. Lo que pedimos es que se haga una gestión sanitaria sensata, con conocimientos, una gestión que lleve a un centro que fue un faro dentro de la asistencia sanitaria en Buenos Aires a recuperar al menos un mínimo de esplendor. En esto me podrán decir que es un centro privado que pertenece a sus socios. Por supuesto que sí, pero cuando vienen mal dadas, cuando vienen torcidas, da la impresión que la Administración gallega, que los políticos gallegos, tenemos algo que ver y la verdad es que los políticos de Galicia no tenemos nada que ver en esta última gestión, que, por las cifras de las que se habla, son ciertamente malas. Por eso también la necesidad de separar la gestión del Centro de la política de emigración gallega para que no haga daño en lo que puede ser la vida pública gallega, pero seguir tendiendo una mano.

P. ¿Qué expectativas tiene para el próximo Consello de Comunidades Galegas, que se celebra a fin de mes?

R. Este Consello tiene características que yo creo que son importantes porque si el anterior se realizó al comienzo de la legislatura, éste se realiza al final de la misma, por lo que creo que será momento para evaluar lo hecho por la Secretaría de Emigración en estos tres años. Yo creo que las evaluaciones siempre son importantes y un acicate para mejorar lo que se hizo bien y para corregir errores que imagino que también los habrá habido a lo largo de estos tres años en los que atravesamos una situación difícil. Sin embargo, nosotros los esfuerzos y la austeridad la empezamos desde adentro, desde los presupuestos de gasto de la propia Secretaría, intentando influir lo menos posible en las entidades.

P. ¿Se presentará en el marco de este encuentro el borrador de la nueva  Lei da Galeguidade?

R. Quisimos esperar a este Consello para presentarlo formalmente, aunque hay un borrador en el que venimos trabajando hace tiempo ya, incorporándole aquellos temas planteados por las comunidades del exterior. Creo que esta propuesta es importante porque la ley vigente ya tiene 30 años. Fue muy buena en su momento, fue pionera y cumplió con todas las expectativas, pero en estos momentos necesitamos ajustar la normativa a los nuevos tiempos sin menoscabar ninguno de los derechos.

P. ¿Cuál es su posición respecto de la posible reforma de la recientemente reformada Ley electoral?

R. Éste es un tema manido. Todos saben que fuimos los gallegos y en concreto el PPdeG los que nos opusimos a aquella primera reforma. Sin embargo parece que a algunos les falla la memoria, en todo caso no hay más que ir a las hemerotecas para ver lo que decían en aquel momento los dirigentes del PSOE y del BNG sobre este tema. Si alguien defendió la no reforma de ese voto fui yo, y en su momento se me retiró del Consejo General de la Emigración por defender con fuerza el voto de la emigración.

Lo que queremos es que los españoles que viven en el exterior voten en las mismas condiciones que los españoles que viven dentro de España.  Que se pueda votar por correo, que se habiliten urnas para votar en los Consulados, pero también en las entidades españolas y ¿por qué no? en las elecciones gallegas en los centros gallegos, con sus interventores; es que no hay nada que lo impida excepto la propia norma, que si hay voluntad política se va a cambiar.

P. ¿Qué opina sobre la creación de una circunscripción electoral para el exterior?

R. Es un tema a estudiar, que cabe dentro de las posibilidades; lo que pasa es que puede ser un tema un tanto torticero porque para que haya una circunscripción electoral en el exterior hay que cambiar la Constitución, y eso puede dar un motivo para que los que no quieren cambiar el ruego del voto digan que no, porque implica modificar la Constitución y tengamos que esperar 10 o 15 años más para eliminar el ruego del voto de la emigración. A mí me crea ciertas dudas por el cambio a nivel constitucional, sino es una posibilidad más, por supuesto.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

publicidad

Hemeroteca