EL PARTIDO POPULAR Y LA HGV ENTREGARON OBSEQUIOS AL DIPLOMÁTICO Y A SU ESPOSA

El cónsul general de España, homenajeado en la Hermandad Gallega de Venezuela

| 09 Julio 2012 - 12:27 h.
Filomena Ruiz de Jiménez muestra la imagen de la Virgen de Coromoto, ante la mirada de su esposo y del presidente ‘popular’.
Filomena Ruiz de Jiménez muestra la imagen de la Virgen de Coromoto, ante la mirada de su esposo y del presidente ‘popular’.

Dirigentes del Partido Popular de España en Venezuela (PPEV) y la Junta Directiva de la Hermandad Gallega de Venezuela (HGV) otorgaron un reconocimiento al cónsul general de España en Caracas, Aníbal Julio Jiménez Abascal. El acto se realizó el 7 de junio en el Salón ‘Víctor Castor Cachaferio’ de la HGV.
Para iniciar el acto, el presidente de la HGV, Antonio Piñón Martín, se dirigió a los asistentes: “Yo fui testigo del trabajo del cónsul general, nos escuchó y nos aconsejó sabiamente. Un gran conocedor de la problemática del país y que se integró muy bien a las diferentes comunidades que conviven en Venezuela”. Piñón Martín habló en representación de la institución que preside. “Desde la Hermandad Gallega de Venezuela, queremos hacer un homenaje a tu labor porque de verdad fuiste una persona que se interesó por nuestros problemas y, lo más importante, escuchaste y ayudaste en la medida de tus posibilidades a las personas que se acercaron a ti. Nuestro mayor agradecimiento en nombre del colectivo y socios de la Hermandad”, recalcó.
Por su parte, Felisindo López Lorenzo, líder del PP en Venezuela, quiso recordarle al cónsul general que es un gran amigo “que se nos va, pero de pronto regresa como embajador”. El representante del PP entregó una placa a Jiménez Abascal “por su ejemplar labor en beneficio de la comunidad española residente en Venezuela”.
La HGV también obsequió al diplomático y a su esposa, Filomena Ruiz de Jiménez. Antonio Piñón aseguró que los directivos eligieron los presentes recordando que la pareja “practica deporte”. Para Filomena Ruiz eligieron una franela para practicar tenis de color blanco y con el logo de la institución estampado; para el cónsul general eligieron una franela para el golf de color verde, bordada también con el logo de HGV.
Otro de los presentes para Jiménez Abascal fue un libro que recrea con estupendas fotografías el Parque Nacional Canaima (estado Bolívar), y para su esposa eligieron una finísima imagen tallada en madre de Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela. Piñón Martín concluyó la entrega de obsequios con una afirmación: “Sé que nunca se van a olvidar de Venezuela”.
El jefe de la Oficina Consular de Carrera quiso agradecer el gesto con un breve discurso: “Muchas gracias a los amigos que prepararon este homenaje que no olvidaremos nunca y no los olvidaremos a ustedes”, aseguró.
Jiménez Abascal afirmó que la Hermandad Gallega de Venezuela es un ejemplo. “Yo conozco bien América, he sido cónsul en La Habana (Cuba), en Montevideo (Uruguay), y nunca he visto una institución de emigrantes españoles tan sólida y tan bien dirigida como esta Hermandad, que es un gran ejemplo”.
Acerca de su trabajo en Venezuela comentó que ha sido intenso. “Tuvimos la Ley de Memoria Histórica, la protección de españoles, entre otras cosas. Además esta Legislatura estuvo caracterizada por los problemas económicos en España e incertidumbres en Venezuela”.
Para ilustrar lo que él percibe de Venezuela recurrió a una historia del libro de Francisco Herrera Luque ‘La Historia Fabulada’ –obra que le fue obsequiada por el cónsul honorario en Anzoátegui–. “En ese libro hay una anécdota que simboliza Venezuela, en 1939 llega a La Guaira un buque de judíos que van huyendo de las matanzas de los nazis, estaban buscando un país donde quedarse, querían ir a Argentina o Uruguay. Deciden parar no para quedarse sino abastecerse, y luego seguir camino, entonces la líder del grupo se encuentra con un niño venezolano que vendía mangos, la líder mujer se come un mango y le pregunta al niño cuánto le debe y el niño le dice ‘no te voy a cobrar nada porque tienes cara de necesitar el mango más que yo”, recreó.
Aunque se marcha asegura que él y su esposa “llevamos recuerdos imborrables, la carrera diplomática es un libro donde pasas las paginas, esta página es de las que va a dejar un recuerdo imborrable y muy bonito en los 38 años de carrera”, aseveró.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca