DEBEN SER MAYORES 65 AÑOS, VALERSE POR SÍ MISMOS Y NO PODER ENCONTRAR DE OTRA FORMA UN ALOJAMIENTO

Una residencia madrileña ayuda a los retornados a encontrar una vivienda en su lugar de origen

Muchos españoles se vieron obligados hace algún tiempo a emigrar de España por las dificultades del momento, ahora quieren volver pero su situación sigue sin ser la idónea. Por ello, la residencia ‘El Retorno’, situada en la pequeña localidad madrileña de Alalpardo, acoge a emigrantes hasta que pueden regresar a sus provincias de origen.
Una residencia madrileña ayuda a los retornados a encontrar una vivienda en su lugar de origen
Muchos españoles se vieron obligados hace algún tiempo a emigrar de España por las dificultades del momento, ahora quieren volver pero su situación sigue sin ser la idónea. Por ello, la residencia ‘El Retorno’, situada en la pequeña localidad madrileña de Alalpardo, acoge a emigrantes hasta que pueden regresar a sus provincias de origen.
Durante ese tiempo todas sus necesidades están cubiertas. Mientras, el personal de ‘El Retorno’ realiza las gestiones necesarias con las respectivas Comunidades Autónomas para encontrar una residencia o un piso tutelado, la opción que busca la mayor parte de los acogidos.
Para ser beneficiario de esta oportunidad es necesario, además de valerse por sí mismo, tener más de 65 años y no poder satisfacer sus necesidades de vivienda por otros medios. También se acoge a los cónyuges, o parejas reconocidas legalmente, de los residentes, aunque no tengan la nacionalidad española.
Para sus internos, ‘El Retorno’ dispone de varias actividades, como una biblioteca y diversos talleres ocupacionales. También ofrece atención social y sanitaria para sus residentes desde su llegada a España hasta su traslado a una residencia definitiva.
Los requisitos para obtener la plaza en esta residencia pasan por cursar previamente una solicitud en la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior o en la Consejería de Trabajo e Inmigración del país de residencia acompañada de un informe médico y un informe social.
Aunque el tiempo medio de estancia es de un año, desde el inicio de la crisis las Comunidades Autónomas tardan más tiempo en encontrar residencia o pisos a los solicitantes por lo que cada vez son más los que necesitan un plazo de dos años. Los países más habituales de donde proceden los retornados suelen ser México, Venezuela y Uruguay.


Más de 400 acogidos desde su creación
La Fundación Gumiel fue ideada en 1979 por Víctor Mirón, un salesiano que durante sus estancias en México vio la necesidad de crear una residencia para aquellos españoles que deseaban retornar a España tras largos años de emigración, pero que no podían hacerlo por falta de recursos.
La residencia fue creada en 1988 y desde 1991 viene acogiendo a los emigrantes retornados. Desde entonces han pasado por ella unos 400 españoles procedentes de otros países. En 1996 se firmó el primer convenio entre la Fundación y la entonces Dirección General de Migraciones, donde se establecían las bases de la colaboración, las condiciones y requisitos para la acogida.
La Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior ha contribuido al sostenimiento económico de la residencia ‘El Retorno’ prácticamente desde su fundación. En 2008 recibió una subvención de 360.000 euros, en 2009 de 365.000 euros y en 2010 de 315.000 euros para atender hasta a 40 personas.
El acuerdo entre la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior y la Fundación Gumiel tiene previstO el mantenimiento de un número variable de plazas en reserva, con el fin de atender cualquier necesidad urgente que pudiera plantearse.
En la actualidad el número de residentes es de 22, por lo que hay 18 plazas disponibles.

Una residencia madrileña ayuda a los retornados a encontrar una vivienda en su lugar de origen