La Policía intenta dilucidar si se trató de un hecho intencional o de un accidente

Un vigilante del Centro Gallego de Buenos Aires recibió un disparo en la cabeza del jefe de vigilancia

Un vigilante del Centro Gallego de Buenos Aires recibió un tiro en la cabeza, que habría partido del arma de un jefe de vigilancia de la misma entidad. En estos momentos, la víctima, identificada como Luis Herrera (49), se encuentra internada en terapia intensiva en “estado desesperante”, según informaron fuentes del centro asistencial.

Un vigilante del Centro Gallego de Buenos Aires recibió un disparo en la cabeza del jefe de vigilancia

Un vigilante del Centro Gallego de Buenos Aires recibió un tiro en la cabeza, que habría partido del arma de un jefe de vigilancia de la misma entidad. En estos momentos, la víctima, identificada como Luis Herrera (49), se encuentra internada en terapia intensiva en “estado desesperante”, según informaron fuentes del centro asistencial.

El autor del disparo fue detenido por efectivos de la comisaría sexta de la Policía Federal Argentina (PFA), quienes también secuestraron el arma y las grabaciones de las cámaras de seguridad del sanatorio para intentar dilucidar si se trató de un hecho intencional o de un accidente.

Los policías también averiguan con otros empleados del Centro Gallego si los involucrados tenían algún tipo de conflicto previo.

El vigilante, con tres años de antigüedad, fue gravemente herido este pasado sábado por la mañana, cuando fichaba la entrada y se disponía a comenzar su jornada de trabajo, informaron fuentes policiales y sanitarias.

Por otra parte, se supo que el tiro provino del arma calibre 22 de otro empleado de vigilancia que la había llevado desde su casa pese a que tanto él como sus compañeros trabajan desarmados.

Un vigilante del Centro Gallego de Buenos Aires recibió un disparo en la cabeza del jefe de vigilancia