Un total de 1.200 becas para que los jóvenes del exterior estudien en Galicia

La formación es uno de los pilares de la Estratexia Galicia Retorna y por eso se han puesto a disposición de los jóvenes del exterior 1.200 becas para que estudien en Galicia un máster, con las becas BEME (Bolsas Excelencia Mocidade Exterior), o un ciclo formativo. Cabe destacar que de los alumnos participantes en las primeras convocatorias más del 80% están residiendo y trabajando en Galicia.

Un total de 1.200 becas para que los jóvenes del exterior estudien en Galicia
BEME
El presidente Rueda y el secretario xeral de Emigración, durante una entrega de diplomas BEME.

Además de estas becas, también se integró a los retornados en las ayudas para estudiantes de las universidades gallegas que por causas sobrevenidas tuviesen dificultades para continuar sus estudios.

El próximo mes de febrero se abrirá el plazo para solicitar las BEME, una beca que en sus seis años de trayectoria se han convertido en un referente para los jóvenes de la colectividad que quieren estudiar un máster en alguna de las tres universidades públicas gallegas porque les permite iniciar un nuevo proyecto con una cierta seguridad, ya que la cuantía de la beca oscilaba en pasada ediciones entre los 7.000 y los 11.000 euros en función del tiempo del máster y la procedencia del alumno.

La mayoría de los alumnos que acuden a formarse en alguna de las tres universidades gallegas –Santiago, A Coruña y Vigo– valoran muy positivamente esta beca “porque te permite venir con cierta tranquilidad”, asegura, por ejemplo, Antía Torrado, que, tras vivir 15 años en Alemania y Argentina, regresó a Galicia para cursar un máster de gestión deportiva. “Con lo que tienes ahorrado y con el monto de la beca sabes que vas a poder vivir unos meses sin problemas hasta que encuentres trabajo y te sitúes”, explica Antía, quien reconoce que la beca supuso “un empujoncito” para volver a Ourense, donde tiene todas sus raíces familiares.

Belén Casal procede de Uruguay y es una descendiente de gallegos que siempre soñó con poder profundizar en sus orígenes. “Si bien me imaginé vivir siempre en Galicia, nunca tuve la posibilidad, y no sé si sin ayuda me hubiese aventurado”, explica, ya que el “máster nos ofrece inserción social y las condiciones elementales para afrontar los gastos que lleva implícito un cambio de residencia”.

En la misma línea se expresa Martín Ramírez, quien, procedente de Chile, estudió un máster de Dirección y Gestión de Contabilidad. Martín asegura que el sueño de muchos descendientes es “volver a la tierra de los abuelos y de los padres”. “Es muy gratificante para nosotros –explica– que se nos dé la oportunidad de acceder a estas becas”.

Al igual que en los otros programas de retorno, hay beneficiarios de Venezuela que quieren salir del país por la complicada situación que se vive allí y en Galicia “mejor que en ningún otro lugar”, afirma María Isabel González, que cuando cursaba la beca tenía en mente traerse a su familia. González califica de “excelente” el programa de becas porque “se le está dando una oportunidad a los jóvenes que no podemos cursar en nuestro país, porque es muy costoso o por otras razones, de evolucionar” y “de conocer la cultura de nuestros abuelos o de nuestros padres”.

Desde Venezuela también procedían Arianna González y Paola Fernández, dos jóvenes que llegaron a Galicia para cursar un ciclo de Formación Profesional (FP) con ayuda de las becas de la Xunta.

“Teníamos pensado venir a Galicia, pero la posibilidad de hacer este ciclo lo precipitó”, reconoce Paola Fernández, quien se trasladó con sus padres y tenían previsto quedarse en Galicia. Arianna González también destaca la importancia de la beca porque, gracias a ella, pudo tomar la decisión de estudiar en el extranjero porque sus padres no podían pagarle los estudios fuera del país.

Desde Argentina llegó Natalia Aznar, para quien la beca de la Xunta fue determinante para poder estudiar un ciclo formativo en A Coruña. “Me pareció una oportunidad muy buena porque te ayudan bastante para que uno pueda insertarse y acomodarse en la cuestión estudiantil” y esto “nos va a ayudar a insertarnos” laboralmente, ya que su intención es quedarse a trabajar en Galicia “porque Argentina es un país económicamente muy inestable”.

BEME

Las Bolsas de Excelencia Mocidade Exterior (BEME) están destinadas a menores de 40 años, con nacionalidad española y que lleven al menos dos años residiendo fuera de España en las fechas de presentación de la solicitud.

Además, deberán haber nacido en Galicia o ser descendiente por consanguineidad (hijo, nieto o bisnieto) de un emigrante nacido en Galicia. En este último caso, los solicitantes deberán estar vinculados a un ayuntamiento gallego en el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE).

También podrán participar aquellos emigrantes no nacidos en Galicia pero que residieron en esta comunidad de forma continuada durante diez años antes de emigrar.

Asimismo, deberán tener la titulación universitaria que les permita acceder al máster que desean cursar.  

Un total de 1.200 becas para que los jóvenes del exterior estudien en Galicia