La Sociedad Parroquial de Vedra de Buenos Aires despidió el año junto a su alcalde, Carlos Martínez Carrillo

La Sociedad Parroquial de Vedra en Buenos Aires celebró su fiesta de fin de año junto a su alcalde, Carlos Martínez Carrillo, el pasado sábado 3 de diciembre, en su sede porteña.

La Sociedad Parroquial de Vedra de Buenos Aires despidió el año junto a su alcalde, Carlos Martínez Carrillo
Alejandro López Dobarro firma el libro de visitantes de la institución. A su lado el alcalde de Vedra y el presidente de la institución.

Momentos antes de la comida, la comisión directiva de la casa, que preside Orlando Pegito, organizó una recepción íntima en la que el alcalde Martínez Carrillo entregó un lote de libros editados por la Comisión de Fiesta de los Dolores de Vedra al presidente de la Comisión de fiestas de la Sociedad Parroquial en Buenos Aires, Miguel Vilar.

Durante la reunión, además, el delegado del gobierno gallego en Argentina, Alejandro López Dobarro, firmó el libro de visitantes ilustres de la casa.

“Aunque he visitado en muchísimas ocasiones esta casa en la que siempre he encontrado un gran apoyo y colaboración, no había tenido oportunidad de firmar su libro de visitas”, escribió, y agregó: “si esta sociedad estuviera afincada en una zona costera sería, sin dudas, un gran faro de luz por su enorme contribución a la cultura gallega en Buenos Aires”.

El alcalde de Vedra, que ha visitado prácticamente cada año, al colectivo en Buenos Aires desde el año 2006, viajó este fin de semana a la Argentina para reunirse con sus vecinos en Buenos Aires, tras dos años sin poder hacerlo por causa de la pandemia.

“Quería retomar el contacto presencial; esa unión de los que están allá y acá”, dijo y recordó que este fue un año particular porque muchos vedreses de Buenos Aires visitaron Vedra con motivo del Día de la Galicia Exterior.

“Esa es la garantía –sostuvo– de que esto tiene futuro, de que esas relaciones –no solo familiares sino también culturales– se proyectan y se transmiten a las siguientes generaciones”.

Consultado por Galicia en el Mundo sobre el impacto de la pandemia en la Parroquia, Martínez Carrillo señaló que en uno de los aspectos que más ha afectado es que “muchos de los trabajos asociativos y colectivos se han paralizado y probablemente no se vuelvan a recuperar”.

“Por eso creo –avanzó– que es  importante que se siga manteniendo el contacto con la familia y con los amigos de los dos lados”.

Otra circunstancia importante que están viviendo, apuntó es el retorno de miles de gallegos-argentinos que se están radicando en Galicia y en toda España.

“Lo sentimos y lo vivimos”, dijo. “Es una realidad que retornan personas de todas las edades y familias enteras, pero en todo caso es una alegría saber que cuando los vedreses vienen para aquí se sienten como en casa y cuando van para allá igual”.

Finalmente, consultado sobre la derogación del voto rogado, aseguró que “era fundamental que eso sucediera”. “Estoy muy contento con ello y esperemos que eso sea otro pasito para seguir manteniendo la unión entre Galicia y sus colectivos en el exterior”, manifestó en declaraciones a esta publicación.

La celebración continuó con una cena junto en la que participaron el delgado del gobierno gallego en Argentina, directivos de entidades amigas como el presidente del Centro Lalín y de la Obra Social Ospaña, José Luis Soeane, y la presidenta del CRE Buenos Aires e integrante de Vedra, Susana Carbia, así como socios y amigos de la casa que, además de una excelente comida, disfrutaron de un espectáculo de música, danza y canto gallego, a cargo de las agrupaciones folclóricas de la institución.

La Sociedad Parroquial de Vedra de Buenos Aires despidió el año junto a su alcalde, Carlos Martínez Carrillo