LA DENUNCIA SE EFECTUÓ EL PASADO MIÉRCOLES PERO LA SUSTRACCIÓN TUVO LUGAR LA SEMANA ANTERIOR

Robo de una joya única: El Códice Calixtino de la Catedral de Santiago

El ‘Códex Calixtinux’ es un manuscrito que data del siglo XII formado por cinco libros y dos apéndices; una guía de los peregrinos que seguían el Camino en su viaje a Santiago de Compostela, con consejos, descripciones de la ruta y de las obras de arte así como de las costumbres locales de las gentes que vivían a lo largo del camino. También contiene sermones, milagros y textos litúrgicos relacionados con el apóstol Santiago.
Robo de una joya única: El Códice Calixtino de la Catedral de Santiago
El deán José María Díaz observa una edición facsímil del Códice Calixtino, expuesta en una sala de la catedral, de cuyo archivo ha desaparecido la obra original.
El deán José María Díaz observa una edición facsímil del Códice Calixtino, expuesta en una sala de la catedral, de cuyo archivo ha desaparecido la obra original.
El ‘Códex Calixtinux’ es un manuscrito que data del siglo XII formado por cinco libros y dos apéndices; una guía de los peregrinos que seguían el Camino en su viaje a Santiago de Compostela, con consejos, descripciones de la ruta y de las obras de arte así como de las costumbres locales de las gentes que vivían a lo largo del camino. También contiene sermones, milagros y textos litúrgicos relacionados con el apóstol Santiago. Su extraña desaparición, la semana pasada, ha conmovido a la sociedad gallega y pone en duda el rigor con el que la Iglesia custodia sus obras.
El Códice Calixtino, que se conservaba en una sala acorazada de la Catedral de Santiago rodeada de cámaras de vigilancia y guardias de seguridad, desapareció del archivo de la Catedral de Santiago entre el jueves 30 de junio o el viernes, día 1, y la tarde del pasado martes, día 5, que fue cuando uno de los medievalistas que tenían acceso a él comenzó a echarlo en falta. Desde ese momento los efectivos policiales se pusieron en marcha para intentar encontrar algúna pista sobre esta desaparición.
Se creó un dispositivo especial formado por la Policía Local, la Científica y Judicial, y la Brigada de Patrimonio de la Comisaría Central de la Policía Nacional, que están siguiendo varias pistas y visualizando los vídeos de las cámaras en busca de cualquier indicio que les haga avanzar en su investigación. El problema reside en que las cámaras no enfocaban directamente el lugar donde estaba el Códice. Además, la Policía Municipal realizó registros en las salidas y entradas de Santiago y de otras ciudades españolas. Aunque se cree que en estos momentos el Códice estará ya fuera de nuestras fronteras, por lo que las autoridades internacionales también están al tanto.
El Códice procede de Francia, lo que demuestra que el fenómeno de la peregrinación a Santiago es europeo y mundial. Presuntamente, es un trabajo del Papa Calixto II (de ahí su nombre ‘Códice Calixtino’) que lo envió a Francia y desde allí Aimérico Parthenay lo donó a la Catedral de Santiago por la redención de su alma, hace ya ocho siglos.
Estos cinco libros, con una temática aparentemente distinta, tienen un objetivo común que es ensalzar al Apóstol Santiago. El Libro I contiene una colección de sermones y homilías sobre textos evangélicos relacionados con Santiago. El Libro II cuenta 22 milagros llevados a cabo por intercesión de Santiago. El Libro III recoge el relato tradicional del traslado de los restos del Apóstol a Compostela. El Libro IV es una crónica atribuída al arzobispo Turpín en la que se cuenta cómo se le apareció Santiago a Carlomagno mostrándole el camino de las estrellas que debía seguir. El último, el Libro V, es una guía del peregrino por el camino francés a Compostela en el que se narra las poblaciones por donde pasa, las tradiciones de los pueblos del camino, los santuarios y los lugares más recomendados para su visita.
El contenido del Códice, en el caso de no encontrarse el original, no desaparecerá porque ha sido adaptado al castellano y gallego y existen diferentes ejemplares. El problema es la importancia de su antigüedad y su historia; además, las copias surgidas no son exactas y en ocasiones faltan anotaciones. Se asegura que su valor es incalculable aunque algunas subastas han hecho estimaciones que rondan los 10 millones de euros.
Los investigadores creen que se trata de un robo por encargo de un coleccionista, aunque tampoco descartan otras hipótesis. Lo que sí parece claro es el conocimiento y profesionalidad de los autores que realizaron la maniobra sin causar daños y sin coger otros objetos de valor que había junto al Códice.
Las reacciones en el mundo cultural y político se suceden desde el pasado miércoles. El presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijoo, se mostró “consciente del enorme valor que tiene, tanto desde el punto de vista histórico como del patrimonio de Galicia, de España y de la humanidad”. Mariano Rajoy, secretario general del PP, calificó el hecho como “lamentable y muy preocupante” y señaló la importancia de los textos como “antecedente de lo que son las actuales guías de viajes”. Por su parte, el portavoz del BNG se preguntó si un documento tan valioso ‘‘debe estar en manos de una institución como la Iglesia o debería estar guardado por las instituciones públicas’’.

Robo de una joya única: El Códice Calixtino de la Catedral de Santiago