Mostró sus cuadernos en el estand habilitado por la Xunta de Galicia

El patrimonio y el paisaje de Galicia, presentes en la Feria del Libro de Fráncfort en las acuarelas de Eduardo Baamonde

Eduardo Baamonde estuvo presente en la Feria Internacional del Libro de Fráncfort mostrando sus cuadernos en los que recoge el paisaje y patrimonio de Galicia. En el estand habilitado por la Xunta de Galicia los visitantes pudieron hacer un viaje por las tierras gallegas a través de sus acuarelas.

El patrimonio y el paisaje de Galicia, presentes en la Feria del Libro de Fráncfort en las acuarelas de Eduardo Baamonde
IMG_20221028_072733
Eduardo Baamonde, en un momento de su trabajo.

Eduardo Baamonde nació en Lugo hace 60 años, estudió historia del arte, de museología y de artes y oficios en Santiago. Desde 1988 ejerce como profesor de dibujo en el I.Y.S. de Vilalonga en Sanxenxo. Además de profesor de dibujo, autor de cuentos infantiles, ilustrador, etc., es un hombre de acción; acción gráfico-plástica, eso sí. No deja de ser un tipo como él mismo dice, que se pasa los días dibujando o barruntando proyectos. Para Eduardo Baamonde, dibujar es una manera de pasar por la vida. Delante de esa trascendental pregunta “qué pintamos aquí”, él responde: “pinto”.

En su proceso artístico el dibujo y la pintura ‘in situ’ son fundamentales. Siempre que las condiciones lo permitan, tanto el dibujo del natural sobre cuaderno como la pintura de caballete en gran formato, aunque con resultados bien diferentes, representan para él la misma actitud pictórica.

“Interpretar lo que tenemos delante –asegura Eduardo Baamonde– es siempre un reto que pone a prueba nuestros conocimientos plásticos y nuestras capacidades, tanto físicas como de percepción. Hará unos 20 años viajé a Francia y me encontré con el formato carnet de ‘voyage’. Y, de pronto, supe que podría darle manera a esos bosquejos que iba haciendo aquí y allá sin otra intención que la de practicar. A partir de entonces me centré en delimitar objetivos y planificar mi producción gráfica. Hice los primeros cuadernos referidos a los lugares que me resultaban más familiares: Cambados, Ribadeo y Vilalba. Poco a poco vinieron otros encargos: A Mariña, El Camino Norte, El Camino Primitivo, O Grove, etc. Hasta que surgió la editorial Almacén de Fábulas y en ella publiqué Pontevedra, Vigo, A Coruña, Santiago, Lugo, Ourense, A Ribeira Sacra, O Salnés, Viveiro y la Costa da Morte. Esta colección presenta una mayor uniformidad de formato y de criterio editorial y con ella está fructificando mi voluntad de retratar Galicia”.

Un cuaderno, un rotulador, un pincel y una cajita de acuarelas es todo cuanto necesita para hacer rápidos bosquejos de aquellas esquinas que captan su atención. Páginas rellenas con calles, pazos, iglesias, barcos, plazas, gentes, muelles, ‘cabazos’, jardines, fuentes, quioscos o cualquier otro detalle que permita retratar la idiosincrasia del patrimonio gallego y de los paisajes de Galicia. En estos retratos de villas y ciudades considera tan importante registrar los puntos carismáticos cómo otros menos conocidos, cuando no despreciados, pero que ayudan a describir la memoria del lugar. Después de las grandes ciudades de Galicia, le llegó el turno de las comarcas más singulares como la Ribeira Sacra y la Costa da Morte. Para el artista gallego, sin duda, están entre las más y muy destacadas.

“La pandemia –explica– ralentizó los tiempos y mudó los enfoques originales, pero conseguimos publicar los cuadernos dedicados a tan hermosas tierras. Conozco a Costa da Morte desde los tiempos en que viajar por ella no era fácil y su llamada turística era escasa o inexistente. Hoy cambiaron muchos factores y, en general, se obró una transformación positiva que multiplica el atractivo de la zona. Esperemos que no se nos vaya de las manos. En esa tarea de promoción cultural aportamos un cuaderno de acuarelas que recorre todos los ayuntamientos y muestra algunas de las estampas más sobresalientes de cada uno de ellos. Playas, peñas, cascadas, hórreos, torres, faros, pazos, iglesias, calles, plazas, ... suman una imagen caleidoscópica y variopinta de un territorio singularmente rico en encuadres y lugares de interés. La extensión geográfica pide más páginas, pero la actuación editorial impone una selección mínima necesaria. Otros vendrán que lo hagan mejor y con más extensión”.

A un lado de lugares emblemáticos como Ézaro, Cabo Villano o el Castillo de Vimianzo, por ejemplo, aparecen otras esquinas menos trilladas en las que Eduardo Baamonde se siente más identificado y muy cómodo pintando. Lugares como Caldebarcos, O Couto, El Cereixo, Mens, Caión, Malpica, Corme, Arou…

Baamonde explica que siente preferencia “por los motivos pequeños y retorcidos antes que por los estirados y grandilocuentes”.

Estos cuadernos están distribuidos en las principales librerías de Galicia y, por descontado, en casi todas las de la Costa da Morte. En el mes de mayo lo presentó como candidatura editorial para participar en el XXII Festival de Carnet de Voyage de Clermont-Ferrand; el evento más importante a nivel internacional sobre este formato y fue seleccionado. Así, entre los días 18 y 20 de noviembre estará en la feria mostrando la Costa da Morte a miles de visitantes que suelan acudir al Polydome Michelin de la ciudad francesa de Clermont-Ferrand.

El patrimonio y el paisaje de Galicia, presentes en la Feria del Libro de Fráncfort en las acuarelas de Eduardo Baamonde