El PP mantiene los 41 escaños y En Marea pasa a ser la segunda fuerza, empatada a 14 con el PSdeG

Feijóo gana con rotundidad y se convierte en el único líder con mayoría absoluta

Las elecciones autonómicas en Galicia dejaron entrever un claro ganador: Alberto Núñez Feijóo, candidato del PP a revalidar la presidencia de la Xunta y favorito a convertirse en el relevo de Rajoy. Con 41 escaños, los mismos que en 2012, el líder de la derecha conservadora en Galicia se presenta así como el único candidato que consigue una mayoría absoluta en estos tiempos tan convulsos para la política en el ámbito nacional. Por el contrario, el PSdeG-PSOE fue el gran perdedor de la noche al situarse por detrás de En Marea, aunque ambas formaciones obtienen 14 escaños. 

Feijóo gana con rotundidad y se convierte en el único líder con mayoría absoluta
Saludo de Núñez Feijóo a los militantes, durante su comparecencia.

Las elecciones autonómicas en Galicia dejaron entrever un claro ganador: Alberto Núñez Feijóo, candidato del PP a revalidar la presidencia de la Xunta y favorito a convertirse en el relevo de Rajoy. Con 41 escaños, los mismos que en 2012, el líder de la derecha conservadora en Galicia se presenta así como el único candidato que consigue una mayoría absoluta en estos tiempos tan convulsos para la política en el ámbito nacional. Por el contrario, el PSdeG-PSOE fue el gran perdedor de la noche al situarse por detrás de En Marea, aunque ambas formaciones obtienen 14 escaños. 

Galicia sigue siendo del PP y los resultados electorales de este domingo, 25 de septiembre, así lo avalan. Los 41 diputados –los mismos que en la pasada legislatura– obtenidos por la formación que lidera Núñez Feijóo, le permitirán a éste dirigir los destinos de Galicia por tercera vez y respaldar, si cabe, a Mariano Rajoy en su intento por ser investido de nuevo presidente de España.
La del domingo se puede considerar por tanto una noche de triunfo también para Génova, que de boca de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, no dudó en hacer la lectura que más le convenía a juzgar por los resultados en Galicia y Euskadi.
“Los españoles han penalizado a los que generan bloqueo para su país”, dijo De Cospedal, en clara alusión a los malos resultados cosechados por los socialistas en ambos feudos.
Durante la campaña electoral, Núñez Feijóo ya había alertado sobre la posibilidad de que se le escapara la mayoría absoluta que le daban las encuestas y de los peligros que acarrearía para Galicia un gobierno presidido por socialistas e independentistas. 
Sus advertencias parece que tuvieron eco entre los votantes y el líder del PPdeG no sólo igualó el resultado en escaños con respecto a la convocatoria pasada, sino que mejoró en número y en porcentaje de votos.
Once mil sufragios más que en 2012 y casi dos puntos más en porcentaje de votos avalan su política de estos cuatro años en los que, pese a todo, no faltaron discrepancias con la ciudadanía, sobre todo en aspectos como la sanidad. Concreamente, en Vigo, la población se movilizó en contra de la privatizacion de la sanidad a propósito de la puesta en funcionamiento de un gigante hospitalario, el ‘Álvaro Cunqueiro’, que, a juzgar por las protestas, se abrió al público sin garantías suficientes.
Otros factores jugaron a favor del candidato del PP, quien a principios de año tomó ciertas medidas administrativas orientadas a mejorar las economías domésticas, como la supresión del pago del impuesto de sucesiones, que ya había sido eliminado en otras comunidades autónomas.
La proclamación de una Galicia saneada en sus cuentas públicas y la adopción de algunas medidas para impulsar sectores como el naval también pudieron repercutir en el voto favorable al PP, que logró hacerse con más del 47% de los sufragios emitidos este pasado domingo. Los 676.676 votos conseguidos por Feijóo contrastan con los 271.418 de En Marea (formación en la que se integran Podemos, Anova y Esquerda Unida), que, liderada por Luis Villares, consigue 14 escaños (19,07 de los votos) y se convierte así en la segunda formación política dando el tan temido ‘sorpasso’ al PSOE, que le igualó en número de escaños, aunque no de votos.
La formación que lideraba en esta ocasión Xoaquín Fernández Leiceaga consiguió 254.552 votos (el 17,88% del total) y se sitúa en tercer lugar, lo que, a buen seguro, habrá causado honda preocupación en Ferraz y en el secretario general, Pedro Sánchez, en la cuerda floja desde que se hizo cargo de la dirección del partido.
Por su parte, el BNG se sitúa como cuarta fuerza en el Parlamento gallego al obtener 118.982 votos (el 8,36% de los sufragios emitidos), lo que le da una representación en la Cámara de seis diputados.
Ciudadanos, con 46.103 votos en toda Galicia (3,38% el total), no consigue representantes en la comunidad autónoma, pese al temor de Núñez Feijóo a que le restara respaldo de votantes de derechas en estos comicios.
Las elecciones de este pasadodomingo en Galicia llevaron a las urnas a 1.438.054 gallegos de un censo de 2.255.579 residentes en Galicia, lo que supone un 63,75% del electorado, más de ocho puntos por encima de los comicios de 2012. Contando el sufragio exterior, la cifra de los llamados a votar se elevaba a 2.701.848 gallegos.

Feijóo gana con rotundidad y se convierte en el único líder con mayoría absoluta