CLAUSURÓ EL VII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE EMPRESARIOS GALLEGOS EN EL EXTERIOR

Núñez Feijóo proyecta en A Toxa una imagen de Galicia en constante progresión y estable para las inversiones

| 30 de julio de 2021, 13:05
IMG_1304
El presidente y el secretario xeral de Emigración, Rodríguez Miranda, con los representantes de las asociaciones de empresarios del exterior.

Los empresarios y emprendedores gallegos en el exterior interesados en internacionalizar sus negocios tienen desde este jueves motivos más que suficientes para pensar en Galicia como lugar idóneo para desarrollar sus proyectos, a juzgar por la imagen que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, les proyectó sobre la comunidad autónoma durante el acto de clausura del VII Encuentro Internacional de Empresarios Gallegos en el Exterior, que se desarrolló en A Toxa (O Grove, Pontevedra) y al que asistieron alrededor de un centenar de personas del mundo empresarial, la mayoría, llegados de fuera.

Feijóo aprovechó su discurso de media hora de duración para hablar a los presentes y también a los que siguieron en encuentro vía ‘streaming’, de la progresión económica que de un tiempo a esta parte experimenta la comunidad gallega en sectores como la automoción, el textil, las manufacturas, la pesca, las energías hidráulica y eólica y en el apartado forestal, así como en las exportaciones, y de las posibilidades de inversión que ofrece, por tratarse de un territorio en el que prima la “estabilidad y el control de las cuentas públicas”.

Galicia es, desde 2009, “la comunidad que menos se ha endeudado, estamos cerrando nuestra cuenta al 0,6% de déficit”, lo que la convierte en un “activo fundamental en la España de la inestabilidad de los últimos años”, dijo Feijóo. Si “el papel de los gobiernos debe ser no estorbar” y “dar seguridad y estabilidad, este Gobierno trata de dar estabilidad y control de las cuentas públicas”, sobre la base del crecimiento económico y, por consiguiente, de una mayor recaudación, y de la bajada de  impuestos, apuntó el presidente.

Por ello, hizo un llamamiento a los empresarios a que piensen en Galicia, que ha pasado de ser “la región más pobre” de España a situarse “por encima de la media” en nivel de renta, y porque, “a pesar de las dificultades, es uno de los lugares más seguros para invertir, bastante más seguros que otros en los que se invierte”, apostilló.

“Sois embajadores privilegiados de lo que es Galicia”, dijo Feijóo a los empresarios en el exterior, a los que les pidió trabajo, mantener la marca y, al más puro estilo Kennedy, les instó a intentar pensar “qué podemos hacer por Galicia”.

La economía de la región está “mejorando de forma ostensible”, añadió y, pese a los estragos que ocasionó la pandemia, se ha “recuperado mucho la exportación”, hasta el punto de que “hasta junio de 2021, las exportaciones han subido un 41%”, lo que en la balanza importación-exportación supone 590 millones de exportación más que en el mismo periodo de 2019, que fue el año récord”.

Asimismo, la balanza comercial arroja un superávit de 1.500 millones de euros, frente a saldo negativo en 4.400 millones de España, lo que demuestra que la economía gallega “es muy internacional, muy abierta, lo que acredita que sabemos trabajar”.

Sectores como el automóvil están en la base de esta balanza positiva de exportaciones, puesto que Galicia cuenta con la factoría de mayor productividad de España en el ensamblaje de automóviles –“este año estamos haciendo el 17% de todos los coches españoles, la media está entre el 13% y el 14%”, dijo–, pero también en el textil, donde Zara sigue “como buque insignia en el mundo”; en el naval, que, “a pesar de las dificultades de algún astillero, segue teniendo carga de trabajo y especialidad en distintos sectores”, y en el apartado forestal, en el que, dijo, “seguimos siendo la primera potencia en España, con el 46% del aporte de madera”. Por lo que respecta a la pesca, aseguró que Galicia es “la primera región de

la Unión Europea en pesca fresca y congelada, la primera de Europa y la segunda del mundo en conserva”, y en sector lácteo, está “dentro de las regiones más importantes de la Unión Europea”.

Aludió también a la apuesta por las TICs, “que dan  empleo a 25.000 personas en Galicia" y por la fabricación de vehículos aéreos no tripulados, como aviones y helicópteros y barcos pequeños, para “irrumpir en un mercado que está naciendo, pero que es una apuesta importante”.

La hoja de ruta que sigue el Gobierno gallego parte de la estrategia de “internacionalizar a las empresas gallegas” utilizando para ello la “digitalización, la diversificación”, y entre sus objetivos para 2022 apuntó a la meta de conseguir 8.000 empresas gallegas que exporten y llegar a los 25.000 millones de exportación anuales, frente a los 22.000 millones del año 2019.

 

Proyectos a los ‘Next Generation’

Este tiempo de pandemia, y asesorados por un comité de expertos, los dirigentes gallegos han tenido tiempo de hacer una auditoría para presentar proyectos a los fondos europeos Next Generation, que ha dado como resultado 355 proyectos que requieren de una inversión de 20.000 millones de euros. Fue una auditoría “intensísima a los sectores económicos productivos de Galicia”, realizada en seis meses, dijo el presidente, sobre la necesidad de ver dónde se puede crecer e invertir y descubrir nichos y bolsas de ineficiencia para poner en valor y presentar candidaturas a estos fondos, lo que “es un gran trabajo que va a quedar con independencia de las partidas que consigamos” de tales fondos.

Entre los proyectos interesantes que podrán salir de este estudio, destacó el que afecta al sector de la automoción, que sigue siendo, dijo, “un polo transformador de coche autónomo en coche dirigido, con más de 700 ingenieros trabajando en un centro tecnológico de Porriño". También aludió al proyecto de ir sustituyendo los derivados del petróleo de las ropas por fibras textiles, que es por lo que están apostando firmas como Zara o H&M. Para ello, se pensó en crear una fábrica de fibras textiles (viscosa y lyocell), lo que supondrá una inversión de más de 1.200 millones de euros, y permitirá  la creación de 3.000 puestos de trabajo. Pero lo más importante, señaló, es que traerá consigo una “reordenación del sector forestal” para poner en valor la madera, “que muchas veces la tenemos olvidada”, lamentó. También habló de proyectos en el sector conservero y energético, ya que el 78% de la energía de Galicia es renovable. Con 7.500 megavatios de energía eólica e 

hidráulica, y con la solicitud de 7.500 megavatios más, el número de esta unidad de potencia que se quieren invertir en Galicia “es igual a los instalados cuando se empezaron a hacer los pantanos en los ríos Miño y Sil”.

 Asimismo, apunto, Galicia cuenta con una capacidad de energía eólica y marina instalada en la zona del Cantábrico y otras posibilidades de energía, que la sitúan ante una “gran oportunidad económica”.

Todos estos proyectos se han acompañado, dijo Feijóo, de una “ley de abandono de tierras”, con el objeto de “ocupar y poner a funcionar las tierras abandonadas en la comunidad autónoma”. “La propiedad no la vais a perder, pero el uso sí”, advirtió a los emprendedores que siguieron su intervención que pudieran tener tierras en Galicia.

 

Xacobeo y tren de alta velocidad

Feijóo no quiso dejar escapar la ocasión de referirse al Xacobeo que este año y el próximo constituye “una oportunidad de enseñar al mundo” la Galicia actual y que va a suponer “un antes y un después en términos de convergencia, en renta y en modernización de accesibilidad”. Porque el Xacobeo coincide con entrada del tren de alta velocidad en Galicia, lo que se prevé que suceda “a finales de este año o principios del siguiente”, para competir con el Levante, con Cataluña y con Andalucía y situará a ciudades como Ourense, A Coruña y Vigo a 2 horas 15 minutos de Madrid, en el caso de la primera, y a 3 horas 20 minutos o 3 horas 15 minutos en el caso de las segundas.

“A ver si somos capaces de aprovecharlo, con  la inteligencia que nos caracteriza, y apoyar iniciativas de colaboración como las que representan”, pidió a los empresarios, ya que ello permitirá hacer “más sencilla la implantación de los empresarios gallegos en los distintos países”, “diseñar acciones y eventos conjuntos para darnos a conocer y facilitar que las empresas inviertan en Galicia”.

 

Invitación al retorno

Otro de los aspectos sobre los que incidió fue el retorno, para lo que la Xunta viene poniendo en práctica políticas que favorezcan la vuelta a la tierra de los que un día decidieron abandonarla.

“Tenemos que conseguir que los hijos y nietos vuelvan”, apuntó, y remarcó: “Necesitamos que vuelvan” para ayudar a repoblar una comunidad en la que el número de fallecimientos es de 40.000 al año, frente a los menos de 19.000 nacimientos que se registran.

Para propiciar ese retorno, recordó la concesión de becas BEME a los alumnos con los mejores expedientes académicos para que puedan realizar másteres en las universidades gallegas, o las ayudas que se conceden a los emprendedores o a las familias para que se instalen en Galicia. 

El objetivo es “intentar que se queden aquí, dijo Feijóo, quien, para seguir ahondando en el progreso que ha experimentado Galicia en los últimos años, aludió también a los kilómetros de autovías que se han construido –3.500 en la actualidad, cuando en 1981, fecha en la que se aprobó el Estatuto de Autonomía, no había ninguno–, o el numero de hospitales de que dispone, 20, frente a los 10 que había aquel año, así como de trasplantes de órganos y cirugías cardiacas, práctica medica en la que Galicia supera en número a países con mayor número de población. Por todo ello, “Galicia es el mejor lugar para volver”, concluyó Feijóo.

 

 

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca