MUñOZ PRESIDIó EL COMITé EJECUTIVO DE LA ARFE

Facenda augura “buenas expectativas” para la cooperación entre Galicia y el norte de Portugal

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz Fonteriz, presidió el pasado viernes el acto inaugural del Comité Ejecutivo del Foro de la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas (ARFE), en el que puso de manifiesto las “buenas expectativas” que existen para la región Galicia-Norte de Portugal de cara al período 2014-2020 en torno a la que denominó “una Estrategia Atlántica”.
Facenda augura “buenas expectativas” para la cooperación entre Galicia y el norte de Portugal
Elena Muñoz, que presidió la reunión, y Jesús Gamallo, el pasado viernes.

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz Fonteriz, presidió el pasado viernes el acto inaugural del Comité Ejecutivo del Foro de la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas (ARFE), en el que puso de manifiesto las “buenas expectativas” que existen para la región Galicia-Norte de Portugal de cara al período 2014-2020 en torno a la que denominó “una Estrategia Atlántica”.
En su intervención, Muñoz Fonteriz señaló que ya asoman nuevos retos, en un nuevo tiempo en el que Galicia debe afrontar haber dejado la categoría de región en convergencia, al experimentar en el período 2007-2013 un notorio incremento de su Producto Interior Bruto per cápita, en el que avanzó desde el 75% de la media de las regiones de la UE hasta situarse en torno al 90%.
Argumentó que en lo que se refiere a la “envolvente financiera” Galicia queda comprendida dentro del grupo de la “red de seguridad” que le permitirá a las regiones que abandonan por vez primera la categoría de convergencia retener una buena parte de los montantes financieros “que estamos recibiendo en el actual período”, afirmó. A eso hay que añadirle las favorables perspectivas que representa el tratamiento global al alza que la propuesta de la Comisión Europea formula en cuanto a los recursos específicamente asignados para la cooperación territorial.
En cuanto a lo relacionado con la geografía de los programas operativos, la conselleira manifestó que la presencia de Galicia se mantiene en las tres áreas definidas: el área Atlántica (a la que se le añaden las regiones de Madeira, Azores e Islas Canarias), el programa para el Sudoeste de Europa (al que se agrega Andorra) y, dentro de los transfronterizos, el Programa para España y Portugal (que abarca en el área de cooperación a la Región Norte de Portugal y a las provincias gallegas de Pontevedra y Ourense).
Tras referir que con los anteriores y más medios “deberemos crear riqueza, condiciones para el crecimiento económico sostenible y empleo de calidad”, Elena Muñoz dijo que la Xunta inició la preparación de nuevas estrategias dirigidas a las necesidades específicas de la zona fronteriza con el Norte de Portugal.
Dichas estrategias van dirigidas al aprovechamiento de servicios públicos comunes en materia de agua, tratamiento de residuos, prevención de incendios y otros riesgos, instalaciones comunes de formación, ocio y atención social o conservación de espacios. Señaló en este sentido que las regiones transfronterizas y trasnacionales que comparten elementos naturales, ecosistemas o cuencas marítimas deben fijar objetivos en la gestión conjunta y coordinada de los recursos.
Para ganar masa crítica y atraer talento innovador defendió la importancia de trabajar para alcanzar economías de escala trasnacionales e interregionales, promoviendo estrategias conjuntas de especialización que aprovechen las ventajas comparativas latentes.

‘Economía azul’
Dentro de esas buenas expectativas en torno a una Estrategia Atlántica, la titular de Facenda argumentó que Galicia percibe que la cooperación transfronteriza, tal y como está anunciada, supone para las regiones implicadas una oportunidad para constituirse en integrantes de una potente red de conocimiento en la fachada atlántica de Europa.
De lo que se trata es de desarrollar un modelo innovador de ‘economía azul’ de las actividades sustentadas por las costas y los recursos marinos, desde las más tradicionales de pesca y acuicultura sostenible, turismo y transporte, hasta las biotecnologías y energías renovables.
Habló en este sentido de un modelo que contemple el planeamiento ecosistémico de las pesquerías y la acuicultura, la investigación y promoción de nuevas energías limpias, la conectividad de redes de comunicación y movimiento de mercancías y pasajeros o la explotación sostenible de los recursos.

Facenda augura “buenas expectativas” para la cooperación entre Galicia y el norte de Portugal