El objetivo es contribuir a la financiación de los gallegos acogidos en su centro de día

Emigración destina 12.000 euros a la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo para atender las necesidades básicas de los gallegos

La Secretaría Xeral de Emigración destina, a través de un convenio de colaboración, 12.000 euros para la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo de cara a ayudar en la atención de las necesidades básicas de los gallegos residentes en esta populosa localidad brasileña acogidos en su centro de día.

Emigración destina 12.000 euros a la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo para atender las necesidades básicas de los gallegos
200622CONVENIO ROSALIA DE CASTRO SAU PAULO
El secretario Rodríguez Miranda, en una visita anterior a la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo.

La Secretaría Xeral de Emigración destina, a través de un convenio de colaboración, 12.000 euros para la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo de cara a ayudar en la atención de las necesidades básicas de los gallegos residentes en esta populosa localidad brasileña acogidos en su centro de día.

Esta entidad sin ánimo de lucro posee, desde 1983, un centro de asistencia social que tiene como finalidad promover el apoyo socio asistencial y de acogida para personas mayores y dependientes a través de su atención integral con carácter de servicios preventivos, de salud y asistenciales, para procurar una longevidad saludable. Entre sus actividades primordiales se encuentra la prestación de atención social a la colectividad de emigrantes gallegos y descendientes que se encuentren en una situación de necesidad, en su mayor parte debido a las circunstancias socioeconómicas en las que viven, contando con unos 20 usuarios gallegos.

La Secretaría Xeral de Emigración estima que es necesario colaborar con esta institución puesto que es la única entidad en São Paulo que presta este tipo de servicios a la comunidad gallega.

Emigración destina 12.000 euros a la Sociedade Beneficente Rosalía de Castro de São Paulo para atender las necesidades básicas de los gallegos